La revolución en la Premier: el triunfo del orden

The following two tabs change content below.

Alex Boubeta

Apasionado del deporte y el periodismo deportivo con un Máster en la especialidad. Trabajé dos veranos en prácticas en el Diario de Pontevedra y RNE-Vigo y tengo bastante experiencia en medios digitales deportivos. Me gusta entender y explicar el fútbol como un juego más allá de todos los factores que lo rodean.

Entradas recientes de Alex Boubeta (ver todas)

Ahora que estamos en parón de selecciones, sin actividad en las grandes ligas europeas, uno se detiene a hacer un repaso sobre la temporada de clubs en Europa y se da cuenta de que la nota más llamativa es la revolución en la Premier League. Los dos primeros, Leicester y Tottenham, no contaban para el título. El líder subió hace dos temporadas y estaba llamado a pelear por la salvación; el segundo era un actor secundario, y otros equipos humildes como Watford o West Ham también están muy bien clasificados además de llegar lejos en la FA Cup. En la otra cara de la moneda, los grandes equipos del fútbol inglés, léase Chelsea, Manchester City, Manchester United, Liverpool o Arsenal, están naufragando.

Uno se pregunta: ¿qué está pasando en el fútbol inglés? ¿Por qué ocurre esto? Para alcanzar una respuesta hay que analizar a los equipos que están rompiendo el orden establecido.

vardy-mahrez-leicester

Vardy y Mahrez celebran un gol del Leicester. Futbolred.com

La hazaña del Leicester

El Leicester está firmando una gesta histórica. Un equipo sobre el papel de la zona baja está luchando por ganar la Premier. Entrenado por Claudio Ranieri, es muy ordenado defensivamente, apenas concede ocasiones a sus rivales, solidario en las ayudas como pocos y que en algunos tramos de los partidos se despiega ofensivamente sin perder nunca el orden. Arriba tiene dos estiletes, Vardy y Mahrez, para hacer el trabajo más reconocido: marcar los goles que dan victorias. El Leicester lleva tres partidos seguidos ganando por 1-0: mete su gol, se repliega y aguanta, pero le sirve. La receta es tan simple como exitosa. No brillante, no vistosa, pero pragmática como pocas.

El equipo de los foxes tiene cinco puntos de margen sobre el Tottenham y está a siete partidos de conquistar la Premier. Sus jugadores, desconocidos a principio de temporada, están en boca de todos, especialmente Vardy y Mahrez, pero también Kanté, Albrighton, Okazaki, Drinkwater, Schmeichel, los centrales Huth y Morgan… Valgan como ejemplo las convocatorias por Inglaterra de Vardy y Drinkwater o por Francia de Kanté. Muchos ya suenan para salir rumbo a los grandes de Europa. En menos de un año.

Otras revelaciones: Tottenham, West Ham o Watford

El Tottenham no es un club tan modesto, sino que siempre ha peleado por los puestos europeos, pero esta temporada ha subido un escalón. De la mano del exentrenador del Espanyol Mauricio Pochettino, ha construido un bloque sólido no exento de calidad que está ante la gran oportunidad de ganar una Premier. Tiene buenos jugadores, como Kane o Delli Alli, y propone ofensivamente, pero su faceta más destacada es la organización colectiva y lo bien que presiona. También conviene decir que, por los continuos tropiezos de los grandes, esta Premier está muy barata y el campeón lo será con mucha menos puntuación que otras temporadas.

Quique Sánchez Flores está firmando una temporada excelente en el Watford. Watfordfc.com

Quique Sánchez Flores está firmando una temporada excelente en el Watford. Watfordfc.com

De forma parecida se podría hablar de West Ham o Watford. El equipo de Bilic, ex seleccionador croata, es quinto y pelea por el último puesto Champions contra los dos gigantes de Manchester, además de estar cerca de jugar las semifinales de FA Cup en Wembley. Destaca el fenomenal Payet y el portero español Adrián. Ya está en semifinales de FA Cup el Watford de Quique Sánchez Flores, equipo recién ascendido que transita por la zona media de la tabla sin ningún apuro. Equipo, además, rocoso como pocos y muy difícil de hacerle daño, que tiene a un inspiradísimo Ighalo y eliminó al Arsenal en cuartos.

Mi conclusión: la revolución del orden

Una vez desgranados todos los protagonistas de esta revolución en la Premier, uno saca una conclusión: los equipos ordenados, bien trabajados, defensivamente armados y que tienen una idea clara de cómo quieren jugar están superando a los clubs con mejores plantillas y más inversión en fichajes. La propuesta puede ser más o menos vistosa, pero cuando se prepara y se ejecuta bien los resultados llegan. La calidad técnica no es tan decisiva como cabía pensar, es indudable que es importante y que marca diferencias, pero las grandes estrellas no pueden brillar si no tienen un equipo organizado detrás donde encuentren un ecosistema propicio para hacer de las suyas.

Hablaba antes del Watford, basta decir que para muchos el gran acierto de Quique Flores ha sido explotar la debilidad táctica de los equipos ingleses. Muchos expertos sostienen que el fútbol inglés tradicionalmente ha sido tácticamente débil. Los equipos no estaban muy bien trabajados y concedían demasiado atrás. Por eso últimamente han llegado tantos entrenadores extranjeros: Ranieri, Pochettino, Wenger, Pellegrini, Bilic, Van Gaal, Koeman, Klopp, Hiddink (antes Mourinho), Roberto Martínez, Quique Sánchez Flores, ahora BenítezTodos los grandes y la mayoría de los equipos tienen míster foráneo; para encontrar al primer británico hay que irse al octavo puesto. Son algunos  de estos técnicos los que le están dando otro aire a la Premier, mejorándola tácticamente, y en ocasiones llevando a sus equipos al éxito.

Las inmensas decepciones

En la otro lado de esta revolución en la Premier encontramos equipos con plantillas excelentes, plagados de superestrellas, que se han gastado auténticas millonadas en fichajes, que no están rindiendo al nivel que se les presupone. La temporada del Chelsea, aunque Hiddink la esté arreglando, es catasfrófica; el Manchester United, con Martial, Rooney o Mata, sigue dando tumbos y viviendo de las paradas de De Gea; Klopp no ha conseguido llevar la regularidad al Liverpool de Coutinho, Firmino y Sturridge; el Manchester City de Sterling y De Bruyne se está desmoronando y el Arsenal está desperdiciando una oportunidad única de ganar la Premier.

Eden Hazard, estrella del Chelsea años atrás, está haciendo una temporada horrible. Skysports.com

Eden Hazard, estrella del Chelsea años atrás, está haciendo una temporada horrible. Skysports.com

Con jugadores infinitamente mejores técnicamente, pero sin esa idea clara de juego, o al menos sin ejecutarla con la precisión exigida, están siendo superados por equipos con menos calidad y perdiendo la ocasión de ganar una Premier muy barata. Arsenal y Manchester City,  los que más han peleado por el título, debían de estar tirándose de los pelos.

Eso ocurre en la Premier, pero no hace falta irnos tan lejos para comprobar la vigencia de este fenómeno. Sus efectos se extienden a todo el planeta fútbol. Solo veamos al Real Madrid, que con una de las mejores plantillas de Europa está fracasando por no tener claro un plan de juego y ejecutarlo con regularidad, o al Atlético, su antítesis, que con muchos menos recursos está por delante en la tabla. Es un ejemplo fácil de entender de un fenómeno, en mi opinión, imparable: el funcionamiento colectivo de los equipos está por encima de la calidad técnica individual. ¿Vosotros qué pensáis? ¿Estáis de acuerdo conmigo o discrepáis? Animaos a exponer vuestra opinión en los comentarios.