River vuelve a mandar en América

The following two tabs change content below.

River Plate se proclamó esta madrugada campeón de la Copa Libertadores de América por tercera vez en su historia, luego de vencer por 3-0 al equipo mexicano de Tigres en el partido de vuelta de la final de la copa continental americana.
Con goles de Lucas Alario, Carlos Sánchez (Penalti) y Ramiro Funes Mori, el conjunto argentino goleó en el Monumental de Buenos Aires, cerrando una serie que había terminado sin goles la semana pasada en el encuentro de ida disputado en Monterrey.

El equipo festejando la copa

El plantel de River festejando la copa

River elevó a los cielos de Buenos Aires su tercera Libertadores tras las conquistadas en 1996 y 1986. Luego de 19 años el Millonario volvió a ser el más grande de américa tan sólo 1.482 días después de descender a la segunda división Argentina.

Con un empate a cero en la ida de esta final de Libertadores en México, River afrontó el partido definitivo con el calor de su gente, pero con la presión de saber que un gol de Tigres lo podía dejar KO.

Así se preparaba el Monumental para la final

Así se preparaba el Monumental para la final

En la primera parte el equipo de Marcelo Gallardo dominaba el juego tranquilamente, con un excelente Kranevitter que cortaba y creaba juego. Todo parecía a favor de los locales, sin embargo los mexicanos contaban con las mejores ocasiones de gol; un clamoroso error defensivo de Funes Mori permitió a Sobis quedar mano a mano con Barovero, aunque su remate se fue por encima del larguero. Aquino también contó con un par de ocasiones claras, pero la falta de puntería de cara a gol seguía presente en los jugadores de Tigres.
A falta de un minuto para el final del primer tiempo, una jugada rápida de Vangioni terminó con un centro al joven Alario quien puso la cabeza para convertir el primer gol, permitiéndole a River marcharse al descanso con ventaja.

Lucas Alario se convirtió en el idólo de la final

Lucas Alario se convirtió en el ídolo de la final

En el segundo tiempo de juego se pudo ver más de lo mismo, Tigres contaba con las ocasiones más claras, pero seguía sin poder convertir como le sucedió en la ida, en esta ocasión Aquino y Gniac tuvieron en sus botas el empate pero sus remates no fueron entre los tres palos, no incomodaron a Barovero.

Los minutos pasaban y el tiempo se terminaba para Tigres, la presión invadía a los jugadores y Carmona terminó cometiendo un claro y absurdo penalti sobre Carlos Sánchez, quien sería el encargado de convertir la pena máxima en el minuto 74, la final parecía ya sentenciada, Tigres necesitaba dos goles en 15 minutos.

Tan sólo cinco minutos más tarde, en el 78 de partido llegaba el gol que sentenciaba por completo la final, a la salida de un córner un cabezazo de Funes Mori ponía el sello de River en la Copa Bridgestone Libertadores 2015.