Robos del Draft: los mayores de la historia desde los 40 a la actualidad

Robos del Draft: los mayores de la historia desde los 40 a la actualidad

Uno de los mayores atractivos de la NBA es el Draft. Cuando termina la temporada, los equipos tienen la oportunidad de renovarse con algunos de los mayores talentos jóvenes del planeta. A veces aciertan y otras se equivocan claramente. Hoy vamos a repasar a las mayores robos del draft de la historia de la NBA.

Las mejores promesas son elegidas en los primeros puestos de la primera ronda, mientras que los jugadores con, a priori, menos potencial, salen en la segunda ronda o no son drafteados. Sin embargo, el Draft es toda una caja de sorpresas. La mayoría de los jugadores que se presentan a él no han disputado ni un minuto como profesionales. Por lo tanto, y pese a que algunos hayan brillado en la NCAA o en otras competiciones de menor nivel, su rendimiento en la NBA es una incógnita.

Los robos del draft más grandes de la historia

Esa es la razón por la que no siempre las elecciones altas acaban triunfando. Es más, a lo largo de la historia ha habido cientos de jugadores que no han rendido acorde a su posición en el sorteo universitario. Pero, igual que esto sucede, también conocemos a muchos seleccionados en posiciones bajas con una carrera fantástica en la NBA.

A estos jugadores se les conoce como “robos” del Draft. Hoy vamos a clasificar a los cinco mejores de cada década. Hemos descartado a los elegidos en primera ronda y a los no drafteados, pues no forman parte del sorteo pese a que se presentaron.

Los mayores robos del draft de finales de los 40’ y los 50’

5. Richie Guerin

Este escolta fue seleccionado por los New York Knicks con el número 17 del Draft de 1954. Por aquel entonces, esa elección correspondía a la octava de la segunda ronda. Hasta 1956 no debutó con los Knicks. Jugó durante siete temporadas en el conjunto de la Gran Manzana, siendo elegido para disputar el All-Star Game en seis de ellas.

Richie Guerin, miembro del Hall of Fame, es uno de los robos del draft.

Al inicio de la 1963/64, fue traspasado a los Hawks, con los que disputó seis cursos, cuatro en St. Louis y dos en Atlanta. Se retiró en 1970 tras una exitosa carrera en la que estuvo en tres ocasiones en uno de los mejores quintetos del año. Dejó el baloncesto profesional tras promediar 17,3 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias en 848 encuentros. En 2013, ya a sus 81 años, fue incluido en el Salón de la Fama.

4. Cliff Hagan

Este alero fue una elección de tercera ronda de los Boston Celtics en 1953. A pesar de ser elegido por el conjunto de Massachusetts, nunca defendió la camiseta de los Celtics. Fue en 1956, ya a punto de cumplir los 25 años, cuando debutó en la NBA. Lo hizo en las filas de los St. Louis Hawks, en los que coincidió tres temporadas con Richie Guerin. Su carrera en la mejor liga del mundo fue íntegra en la franquicia de Georgia.

Allí paso diez cursos, en los que promedió 18 puntos, 6,9 rebotes y 3 asistencias en 745 partidos. En su segunda temporada en la liga ganó el anillo anotando 27,7 tantos por encuentro en los Playoffs. Además, fue cinco veces All-Star y estuvo en alguno de los mejores quintetos de la temporada en dos ocasiones.

A punto de cumplir los 36 años, y más de un año después de su retirada de la NBA, volvió a las canchas. Fue para jugar en la ya extinta ABA. Allí estuvo durante tres temporadas, en las que disputó un total de 94 partidos. Fue al Partido de las Estrellas en su primer año. Sin embargo, la edad le pasó factura y en su tercer curso solo disputó tres encuentros. En 1978, tan solo ocho años después de abandonar las pistas definitivamente, fue premiado con su inclusión en el Hall of Fame.

3. Jack Twyman

Jack Twyman fue una octava elección del Draft de 1955. Y no, no fue primera ronda. Por aquel entonces, solo ocho equipos formaban parte de la NBA. Dos de ellos tenían derecho a hacer una elección territorial y los otros seis conformaban la primera ronda del sorteo universitario. Lo seleccionaron los Royals, con los que el alero jugó sus once temporadas en la liga. Primero en Rochester y luego en Cincinnati, se convirtió en una leyenda de la franquicia. Promedió 19,2 puntos, 6,6 rebotes y 2,3 asistencias en 823 partidos a lo largo de una exitosa carrera. Fue seis veces All-Star y estuvo en alguno de los mejores quintetos del curso en dos ocasiones. En 1983 entró a formar parte del Salón de la Fama.

2. Bill Sharman

Bill Sharman fue el último seleccionado en la segunda ronda del Draft de 1950. Los Washington Capitols se hicieron con sus servicios, pero allí solo jugó 31 partidos. En 1951, el escolta desembarcó en Boston, donde jugó diez temporadas y forjó su leyenda. Con los verdes fue ocho veces All-Star y estuvo siete veces en alguno de los mejores quintetos del año. En Boston también pudo hacerse con el título de la NBA. Y no lo hizo solo una vez, sino hasta cuatro.

Además, su papel en aquellos Celtics fue vital. A los 34 años se retiró con unos promedios de 17,8 puntos, 3,9 rebotes y 3 asistencias en 711 encuentros. En 1976 entró al Salón de la Fama por sus hitos como jugador de la NBA. En 2004, lo hizo como premio a su carrera como entrenador.

1. Hal Greer

Hal Greer fue elegido en la decimotercera posición del Draft de 1958, sexta de la segunda ronda por los Syracuse Nationals. Después de cinco años en la liga, los Nationals se trasladaron a Philadelphia, cambiando su nombre por el de los 76ers. En la ciudad del amor fraternal, el escolta ganó su primer y único anillo de la NBA en 1967.

Hal Greer, 10 veces All-Star, es uno de los robos del draft.

Con 15 años de carrera a sus espaldas en la misma franquicia, decidió retirarse en 1973. Lo hizo tras ser diez veces All-Star y haber sido elegido en alguno de los mejores quintetos de la temporada en siete ocasiones. Sus promedios en 1122 partidos en la mejor liga del mundo fueron de 19,2 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias. Tan solo nueve años después de colgar las botas, en 1982, fue introducido en el Hall of Fame.

Los mayores robos del draft de la década de los 60’

5. Paul Silas

Algunos jugadores que se han quedado fuera de esta lista recibieron más reconocimientos a nivel individual que Paul Silas. Sin embargo, hemos querido premiar a este ala-pívot por su larga carrera en la NBA. Fue elegido en la tercera posición de la segunda ronda (décima total) del Draft de 1964. Jugó durante 16 años en la mejor liga del mundo con cinco franquicias diferentes: Hawks, Suns, Celtics, Nuggets y SuperSonics.

Fue tres veces campeón de la NBA, dos en Boston y una en Seattle. Se retiró con dos selecciones al All-Star y cinco nominaciones a uno de los mejores quintetos defensivos de la temporada. Los promedios de su carrera fueron de 9,4 puntos, 9,9 rebotes y 2,1 asistencias en 1254 partidos.

4. Gus Johnson

Gus Johnson, al igual que Paul Silas, fue un número diez del Draft. En su caso, fue la segunda elección de la segunda ronda de 1963. Este ala-pívot jugó nueve temporadas en la NBA con los Washington Bullets. En su último año como profesional, alternó la NBA con la ABA, jugando tanto con los Phoenix Suns como con los Indiana Pacers. En una década de carrera, fue cinco veces All-Star.

Gus Johnson, 5 veces All-Star, es uno de los robos del draft.

Además, fue seleccionado en cuatro ocasiones para uno de los mejores quintetos de la temporada y otras dos para uno de los equipos defensivos del curso. Se retiró ganando el anillo de la ABA con los Pacers. Juntando ambas ligas, promedió 16,2 puntos, 12,1 rebotes y 2,5 asistencias en 631 partidos. En 2010, 33 años después de su muerte, fue incluido en el Salón de la Fama.

3. Bob Dandridge

Bob Dandridge fue una elección de cuarta ronda de los Milwaukee Bucks en el Draft de 1969, el mismo en el que la franquicia de Wisconsin escogió a Lew Alcindor (posteriormente Kareem Abdul-Jabbar) en primera posición. Este alero jugó trece temporadas en la mejor liga del mundo, nueve con los Bucks y cuatro con los Bullets. Ganó un anillo en Milwaukee y otro en Washington, siendo una pieza clave en ambos equipos.

Se retiró en 1982 con cuatro presencias en el All-Star Game. También fue incluido una vez en uno de los mejores quintetos de la temporada y en alguno de los equipos defensivos del año. Abandonó el baloncesto profesional con unos promedios de 18,5 puntos, 6,8 rebotes y 3,4 asistencias en 839 partidos en la NBA.

2. Chet Walker

Este alero fue elegido por los Syracuse Nationals en la quinta posición de la segunda ronda del Draft de 1962. Jugó siete años en la franquicia que lo seleccionó, primero en Syracuse y luego en Philadelphia. Con los 76ers ganó el campeonato de la NBA en 1967. En 1969 se marchó a Chicago, donde disputó las seis últimas temporadas de su exitosa carrera. Se alejó de las canchas en 1975 tras ser siete veces All-Star. Sus promedios en 1032 encuentros en la mejor liga del planeta fueron de 18,2 puntos, 7,1 rebotes y 2,1 asistencias. En 2012, ya a sus 72 años, fue premiado con su inclusión en el Hall of Fame.

1. Willis Reed

Tal vez muy pocos de vosotros sabíais que Willis Reed no fue una elección de primera ronda. Para ser exactos, fue la primera elección de la segunda, la octava en general del Draft de 1964 sin contar las dos elecciones territoriales. Sin duda alguna, el pívot fue el mejor jugador de su camada. Es una auténtica leyenda de los Knicks, franquicia en la que jugó toda su carrera y a la que regaló los dos únicos títulos de su historia.

Entre muchos otros reconocimientos, cuenta con un MVP de la temporada regular y dos de las Finales. También ganó el Rookie del Año en 1965 y disputó el All-Star Game en siete ocasiones. Colgó las zapatillas tras promediar 18,7 puntos, 12,9 rebotes y 1,8 asistencias en 650 partidos en la NBA. En 1982, tan solo ocho años después de su retirada, fue incluido en el Salón de la Fama.

Los mayores robos del draft de la década de los 70’

5. Tiny Archibald

Este mítico base fue una elección de la segunda ronda del Draft de 1970. Hasta 18 jugadores fueron elegidos por encima de él. Empezó su carrera con los Cincinnati Royals, que se mudaron a Kansas City y se cambiaron el nombre a los Kings durante su etapa en la franquicia. También jugó en los New York Nets, los Boston Celtics y los Milwaukee Bucks. En Boston ganó su único anillo de la NBA en 1981, siendo una pieza muy valiosa del éxito del equipo.

Se retiró en Milwaukee tras 14 temporadas en la mejor liga del mundo (una de ellas en blanco por una lesión en el tendón de Aquiles). Fue seis veces All-Star y estuvo en alguno de los mejores quintetos del curso en cinco ocasiones. Promedió 18,8 puntos, 2,3 rebotes y 7,4 asistencias en 876 encuentros. En 1991 fue incluido en el Hall of Fame.

Tiny Archibald, miembro del Hall of Fame, es uno de los robos del draft.

4. Dan Issel

Dan Issel, al igual que Tiny Archibald, fue elegido en el Draft de 1970. Sin embargo, él no fue seleccionado hasta la octava ronda. Los Pistons lo draftearon, aunque no se hicieron con sus servicios, pues decidió empezar su carrera en la ABA. No fue hasta 1976 cuando debutó en la NBA de la mano de los Denver Nuggets. Allí jugó nueve temporadas a un gran nivel, aunque no tuvo éxito en lo colectivo. Finalmente, se retiró con siete presencias en el All-Star sumando ambas ligas y un título de la ABA. Sus promedios contando las dos competiciones fueron de 22,6 puntos, 9,1 rebotes y 2,4 asistencias en 1218 partidos. En 1993 se le premió con su inclusión en el Salón de la Fama.

3. Alex English

Uno de los mejores anotadores puros de la historia de la NBA fue elegido en la segunda ronda del Draft. Los Milwaukee Bucks lo seleccionaron en el puesto 23 de la edición de 1976. En Wisconsin jugó dos años antes de recalar en Indiana, donde estuvo una temporada y media. En 1980, el alero fue traspasado a Denver, donde jugó los siguientes diez años.

Con los Nuggets hizo su mejor baloncesto, siendo All-Star durante ocho años consecutivos. Además, fue el máximo anotador de la temporada 1982/83 con 28,4 puntos por partido. Se retiró en Dallas en 1991 con tres nominaciones a uno de los mejores quintetos de la temporada en su palmarés. Las medias de su carrera fueron de 21,5 tantos, 5,5 rebotes y 3,6 asistencias en 1193 encuentros. Seis años después de abandonar las pistas fue incluido en el Hall of Fame.

2. Artis Gilmore

Artis Gilmore fue uno de los mejores pívots de la década de los 70. Sin embargo, no fue elegido ni en primera ni en segunda ronda. Fue el pick 117 del Draft de 1971, decimoquinto de la séptima ronda del sorteo. Los cinco primeros años de su carrera profesional los disputó en la ABA, liga en la que fue MVP y Rookie del Año en su primera temporada. Además, ganó el título en 1975.

Con la desaparición de esta competición en 1976, dio el salto a la NBA con los Chicago Bulls. Aunque no brilló tanto como en la ABA, logró ser seis veces All-Star, cuatro con los Bulls y dos con los Spurs. Se retiró en 1988 con los Celtics tras 17 cursos como profesional. Entre ambas ligas, promedió 18,8 puntos, 12,3 rebotes y 2,4 tapones por partido. En 2011 pasó a formar parte del Salón de la Fama.

1. George Gervin

George Gervin fue el pick 40 del Draft de 1974, cuarto de la tercera ronda. Jugó tres años en la ABA a un gran nivel antes de debutar en la NBA. En doce de sus 13 años en la liga estuvo en las filas de los San Antonio Spurs, con los que ya jugó en la ABA. Fue All-Star en todas sus temporadas en Texas. Fue el máximo anotador del curso en cuatro ocasiones y estuvo en uno de los mejores quintetos del año hasta siete veces en la NBA. En 1986 dejó la liga estadounidense con los Chicago Bulls, pero no se retiró definitivamente hasta 1990, siendo el TDK Manresa su último equipo. Promedió 25,1 puntos, 5,3 rebotes y 2,6 asistencias en 1060 encuentros entre ABA y NBA. En 1996 fue premiado con su inclusión en el Hall of Fame.

Los mayores robos del draft de la década de los 80’

5. Anthony Mason

Este ala-pívot fue elegido en el puesto 53 del Draft de 1988, en la tercera ronda. En 14 años de carrera, uno de ellos en blanco por una lesión, jugó en seis equipos. Defendió la camiseta de Nets, Nuggets, Knicks, Hornets, Heat y Bucks. Dejó huella en sus pasos por Nueva York y Charlotte, aunque su única participación en el All-Star Game se dio en su única temporada en Miami.

Se retiró en 2003 con una presencia tanto en uno de los mejores quintetos del curso como en uno de los equipos defensivos del año en su palmarés. Además, fue el Sexto Hombre del Año en 1995, cuando militaba en las filas de los Knicks. Sus promedios en 882 partidos en la NBA fueron de 10,9 puntos, 8,3 rebotes y 3,4 asistencias.

Anthony Mason, Sexto Hombre del Año en 1995, es uno de los robos del draft.

4. Mark Eaton

Mark Eaton es uno de los mejores taponadores que ha pasado por la NBA. Sin embargo, no fue una primera ronda del Draft. El pívot fue elegido con el pick 72 en la cuarta ronda de 1982. Pasó sus once años de carrera en los Utah Jazz, con los que ganó el premio al Mejor Defensor del Año en dos ocasiones. También fue el máximo taponador de la temporada cuatro veces y estuvo en alguno de los mejores quintetos defensivos en cinco cursos.

En 1989, ya a sus 32 años, disputó su único All-Star Game. Colgó las botas en 1993 con 875 partidos a sus espaldas, en los que promedió 6 puntos, 7,9 rebotes y 3,5 tapones.

3. Jeff Hornacek

Este escolta fue elegido por los Phoenix Suns en el puesto 46 del Draft de 1986. Pasó los primeros seis años de su carrera en Arizona, donde fue All-Star en 1992. Tras un paso breve de un año y medio en Philadelphia, recaló en los Jazz en febrero de 1994. En Salt Lake City pasó el resto de su carrera, y allí se retiró en el 2000.

Aunque sus números no son muy llamativos, tuvo un impacto muy positivo en todos los equipos por los que pasó. Así lo atesoran sus once participaciones en los Playoffs. Las medias de su trayectoria en la NBA fueron de 14,5 puntos, 3,4 rebotes y 4,9 asistencias en 1077 encuentros.

2. Mark Price

Mark Price fue la primera elección de la segunda ronda del Draft de 1986. Este base pasó casi toda su carrera en Cleveland, donde jugó el mejor baloncesto de su vida. Con la franquicia de Ohio fue cuatro veces All-Star y en otras cuatro estuvo en alguno de los mejores quintetos del curso.

Además, en 1989 entró al club del 50-40-90 al que esta temporada se unió Brogdon (más de 50% en tiros de campo, 40% en triples y 90 % en tiros libres). Después de nueve años en los Cavs, tuvo pasos muy breves por los Bullets, los Warriors y los Magic. En Orlando dejó las canchas en 1998, tras doce años de trayectoria en la NBA. Promedió 15,2 puntos, 2,6 rebotes y 6,7 asistencias en 722 partidos.

1. Dennis Rodman

Rodman fue elegido por los Detroit Pistons en la tercera posición de la segunda ronda del Draft de 1986. Ese mismo año debutó con el conjunto de Michigan. Allí paso sus primeras siete temporadas, en las que ganó dos campeonatos y disputó sus dos únicos partidos de las estrellas. Tras dos temporadas en San Antonio, recaló en Chicago en 1995.

En los Bulls ganó tres anillos en tres años. Con la retirada de Jordan y Jackson, abandonó la Ciudad del Viento para marcharse a los Lakers. Allí estuvo un año, y acabó su carrera en la NBA en el 2000 con los Mavericks. Tras pasar por otras ligas, se retiró definitivamente en 2006. Lo hizo con siete títulos de máximo reboteador del curso y dos al Mejor Defensor del Año. Promedió 7,3 puntos, 13,1 rebotes y 1,8 asistencias en 911 encuentros. En 2011 fue incluido en el Hall of Fame.

Dennis Rodman, 7 veces mejor reboteador de la NBA, es uno de los robos del draft.

Los mayores robos del draft de la década de los 90’

5. P.J. Brown

Brown fue elegido por los Nets en el segundo pick de la segunda ronda del Draft de 1992. Debutó en la NBA en New Jersey, donde jugó durante tres años. Después pasó por los Heat y los Hornets, equipos con los que tuvo un papel muy destacado. De hecho, fue elegido en tres ocasiones para alguno de los mejores quintetos defensivos de la temporada.

Disputó sus dos últimos cursos con los Bulls y con los Celtics. En Boston, y con muy pocos minutos a sus 38 años, se despidió del baloncesto por todo lo alto en 2008, con su único anillo de campeón de la NBA. En 15 años de carrera, en los que participó en 1089 partidos, promedió 9,1 puntos, 7,7 rebotes y 1,5 asistencias.

4. Nick Van Exel

Van Exel fue la elección número 37 del Draft de 1993. Lo eligieron los Lakers, con los que consiguió ser elegido para el segundo mejor equipo de novatos de la temporada. También con el conjunto angelino, el base tuvo su única participación en el All-Star Game. Después de cinco años en California se marchó a Denver, donde firmó las mejores cifras anotadoras de su carrera.

Tras su estancia de tres años y medio en Colorado, pasó por cuatro equipos más (Mavericks, Warriors, Trail Blazers y Spurs) antes de retirarse en 2006. En un total de 13 temporadas y 880 encuentros, promedió 14,4 puntos, 2,9 rebotes y 6,6 asistencias.

3. Toni Kukoc

Uno de los mayores talentos europeos de la historia fue la segunda elección de la segunda ronda del Draft de 1990. Hasta 1993 no debutó en la NBA con los Bulls. En Chicago jugó seis temporadas y media, en las que ganó tres anillos. También con la franquicia de Illinois fue nombrado Sexto Hombre del Año en 1996. Tuvo pasos breves por Philadelphia y Atlanta antes de terminar su carrera en Milwaukee en 2006. Lo hizo con un palmarés a nivel individual y unos números muy por debajo de su impacto real. Esas cifras fueron de 11,6 puntos, 4,2 rebotes y 3,7 asistencias en 846 partidos.

2. Rashard Lewis

Lewis, que llegó a la NBA desde el instituto, fue el pick 32 del Draft de 1998. Empezó su carrera en Seattle, donde fue mejorando año a año hasta ser All-Star en su séptima temporada. Después de nueve cursos con los SuperSonics, llegó a Orlando. Con los Magic estuvo tres años y medio, siendo seleccionado nuevamente en una ocasión para jugar el All-Star Game. Ya en el final de su carrera, y tras pasar brevemente por los Wizards, se hizo con el anillo en 2013 con los Heat. Se retiró un año después en Miami. Dejó las canchas con unos promedios de 14,9 puntos, 5,2 rebotes y 1,7 asistencias en 16 temporadas y 1049 encuentros en la NBA.

1. Manu Ginóbili

“Manudona” fue la penúltima elección de su Draft. Fue elegido en 1999 en el puesto 57 por los San Antonio Spurs. Como todos sabréis, llegó a Texas en 2002 para disputar toda su carrera con los Spurs. Allí fue hasta cuatro veces campeón con Popovich, Duncan y Parker. Además, fue All-Star en dos ocasiones, las mismas en las que estuvo en alguno de los mejores quintetos de la temporada. En 2008 ganó el premio a Sexto Hombre del Año.

Jugó 16 cursos en la NBA y un total de 1057 partidos. En ellos, promedió 13,3 puntos, 3,5 rebotes y 3,8 asistencias. Debido a su reciente retirada en 2018, todavía no puede ser propuesto para entrar en el Salón de la Fama. Sin embargo, no cabe ninguna duda de que formará parte de él en unos años.

Los mayores robos del draft de la década de los 00’

5. Lou Williams

Sweet Lou pasó directamente del instituto a la NBA en 2005. En aquel Draft, fue elegido en la posición 45 por los 76ers. En Philadelphia jugó siete temporadas, en las que mejoró progresivamente hasta convertirse en uno de los mejores sextos hombres de la liga. Desde su marcha de los 76ers, ha pasado por cinco equipos en los últimos siete años. Debemos destacar su única temporada en los Raptors, en la que ganó su primer premio al Sexto Hombre del Año.

En estos dos últimos cursos con los Clippers, ha logrado elevar a tres las veces que ha ganado este trofeo. También pasó por Hawks, Lakers y Rockets, conjuntos con los que tuvo un rol importante. A sus todavía 32 años, todavía le queda tiempo para aumentar su legado. Hasta ahora, promedia 14,2 puntos, 2,2 rebotes y 3,3 asistencias en 936 encuentros en la mejor liga del planeta.

4. Carlos Boozer

Boozer fue elegido por los Cleveland Cavaliers en el pick 35 del Draft de 2002. En su temporada rookie estuvo en el segundo mejor quinteto de novatos. Después de dos años en Ohio, recaló en los Utah Jazz. Estuvo seis años en Salt Lake City, donde jugó el mejor baloncesto de su carrera. De hecho, fue All-Star en dos ocasiones y formó parte del tercer equipo ideal del curso 2007/08. En 2010 se marchó a Chicago, donde jugó cuatro años a un muy buen nivel. Puso punto y final a su carrera en 2015 tras un breve paso por los Lakers. En 13 temporadas y 861 partidos, promedió 16,2 puntos, 9,5 rebotes y 2,2 asistencias.

3. Gilbert Arenas

Arenas fue la segunda elección de la segunda ronda del Draft de 2001. Los Golden State Warriors lo seleccionaron. En Oakland debutó en la NBA y ganó el premio a Jugador Más Mejorado en 2003. Ese mismo verano dejó la bahía de San Francisco para marcharse a Washington. Con los Wizards pasó gran parte de su carrera y alcanzó su máximo nivel. Fue All-Star durante tres temporadas consecutivas, anotando más de 25 puntos por encuentro en todas ellas. En esos mismos años estuvo en alguno de los mejores quintetos del curso.

Después de siete años y medio en la capital de Estados Unidos, tuvo pasos muy cortos por Orlando y Memphis. Con los Grizzlies dejó la NBA con solo 30 años. Las lesiones y su mala cabeza acabaron prematuramente con una carrera que estaba destinada al Hall of Fame. Promedió 20,7 tantos, 3,9 rebotes y 5,3 asistencias en 552 partidos.

2. Paul Millsap

El ala-pívot de los Denver Nuggets fue la elección 47 del Draft de 2006. Empezó su carrera con los Utah Jazz, equipo que lo drafteó y con el que fue creciendo año a año. Pasó siete temporadas en Salt Lake City antes de llegar a Atlanta, donde jugó el mejor baloncesto de su carrera. Allí fue All-Star en sus cuatro años en la franquicia, siendo uno de los jugadores más destacados de un conjunto que compitió siempre en Playoffs. Además, estuvo en el segundo mejor quinteto defensivo de la temporada 2015/16.

En el verano de 2017 se marchó a Denver, donde ha sido clave en el éxito del último curso. Aunque sus números no son muy llamativos, su impacto siempre ha sido muy grande en todos los equipos por los que ha pasado. Promedia 14,1 puntos, 7,4 rebotes y 2,3 asistencias en 945 partidos en la NBA.

1. Marc Gasol

El mediano de los hermanos Gasol fue elegido por Los Angeles Lakers en el puesto 48 del Draft de 2007. No debutó en la NBA hasta 2008 con los Memphis Grizzlies, franquicia en la que pasó diez temporadas y media. En su larga etapa en Tennessee, fue All-Star en tres ocasiones y ganó el Defensor del Año en 2013. Además, fue seleccionado dos veces para alguno de los mejores quintetos del curso.

El pasado mes de febrero, y tras más de una década jugando en los Grizzlies, fue traspasado a los Raptors. En Toronto consiguió hace menos de dos meses su primer título de la NBA. Al igual que Millsap, su rendimiento siempre ha estado muy por encima de sus números. En 795 encuentros en la mejor liga del mundo, ha promediado 15 puntos, 7,7 rebotes y 3,4 asistencias.

Los mayores robos del draft de la década de los 10’

5. Hassan Whiteside

El nuevo pívot de los Portland Trail Blazers fue elegido en el puesto 33 del Draft del 2010. Empezó su carrera con los Kings, equipo que lo seleccionó. Sin embargo, solo jugó 19 encuentros en Sacramento antes de ser cortado en julio de 2012. Tras dos años pasando por la NBA G-League y las ligas china y libanesa, volvió a la NBA a finales de 2014 de mano de los Miami Heat.

Con la franquicia de Florida logró ser el máximo taponador de la temporada 2015/16. Ese mismo curso también formó parte del segundo mejor quinteto defensivo. Un año después, fue líder en rebotes de toda la liga. En sus 343 partidos en la NBA, ha promediado 13,4 puntos, 11,4 rebotes y 2,3 tapones.

4. Khris Middleton

El alero de los Bucks fue elegido por los Detroit Pistons en el pick 39 del Draft de 2012. En Michigan pasó su primer año en la liga antes de ser traspasado a Milwaukee. Allí lleva seis temporadas, en las que ha sido vital para el equipo. Ha ido mejorando con el paso de los años hasta disputar el All-Star Game por primera vez el pasado mes de febrero. Gracias a su gran rendimiento en Wisconsin, ha firmado este verano un contrato de 178 millones de dólares en cinco años con los Bucks. Si sigue jugando a buen nivel en los próximos años, permanecerá en esta lista. En 455 encuentros en la NBA, ha promediado 15,7 puntos, 4,4 rebotes y 3,2 asistencias.

Mejores aleros de la NBA: Khris Middleton

3. Nikola Jokic

El pívot serbio fue elegido por los Denver Nuggets en el puesto 41 del Draft de 2014. Hasta 2015 no debutó con los de Colorado. En su temporada de novato formó parte del mejor quinteto de rookies. Con el paso de los años se ha convertido en uno de los mejores jugadores de la liga. El pasado curso disputó su primer All-Star y estuvo en el equipo ideal de la temporada.

A sus todavía 24 años, tiene un gran futuro por delante. De hecho, debería acabar primero en esta lista si no sucede nada extraño. Está destinado al Hall of Fame y a ser uno de los mejores europeos de todos los tiempos. Los números de su carrera, en tan solo 308 partidos, son de 16,3 puntos, 9,6 rebotes y 5,1 asistencias.

2. Isaiah Thomas

El nuevo base de los Washington Wizards fue la última elección del Draft de 2011. Pasó los tres primeros años de su carrera con los Kings. En Sacramento fue creciendo hasta convertirse en un jugador de 20 puntos por encuentro. En febrero de 2015 llegó a Boston tras un paso muy breve por los Suns.

Con los Celtics jugó al mejor nivel de su trayectoria, logrando incluso ser candidato al MVP en 2017. Con los de Massachusetts tuvo sus únicas dos presencias en el Partido de las Estrellas. En el verano de 2017 fue traspasado a Cleveland y, desde entonces, su carrera ha ido a pique. Por culpa de las lesiones, tan solo ha podido jugar 44 encuentros desde entonces. Salvo sorpresa, acabará bajando puestos en este ranking. En 485 partidos en la NBA, sus promedios son de 18,6 puntos, 2,5 rebotes y 5,1 asistencias.

1. Draymond Green

El ala-pívot de los Warriors fue drafteado por los de la bahía en el puesto 35 del Draft de 2012. Durante sus dos primeros años en la liga era suplente, pero fue ganando minutos y protagonismo hasta lograr el puesto de titular en la temporada 2014/15. Ese mismo curso fue una pieza clave en el anillo de Golden State. También lo fue en los éxitos de 2017 y 2018.

Además de esos tres campeonatos, también cuenta con un premio al Defensor del Año en su palmarés. Ha estado dos veces en alguno de los mejores quintetos de la temporada y cinco en los defensivos. Ha sido All-Star en tres ocasiones y aún tiene años por delante para serlo alguna vez más. Sus promedios en 533 encuentros en la NBA son de 9,1 puntos, 6,9 rebotes y 4,9 asistencias. Aspira a formar parte del Hall of Fame en el futuro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.