The following two tabs change content below.

Alberto Monte

BALONCESTO, la vida con él es más divertida.

Se acabó la temporada para algunos, y empezó el trabajo para otros, y el que quizás más trabajo tenga hoy en la NBA es Mitch Krupchak, trabajo en forma de definición del equipo para la próxima temporada, y quizás para las próximas cinco o diez.

Ardua tarea le espera, primero en saber con quién contar, luego qué buscar, y después convencer tanto arriba como abajo que lo elegido es lo más necesario, ¿Imposible? Analicémoslo, empezando con el roster actual.

Kobe Bryant (SF): Adiós a la NBA, dejando huérfano el proyecto de reconstrucción. Todo en el universo Laker empezaba y terminaba en él, salarios, estilo de juego y hasta contrataciones. Ahora sin él toca volver a intentar competir, primero, por unos playoffs muy lejanos. ¿Cómo? Veremos. ¿Lo decidirá la directiva?, ¿el General Manager? ¿O el entrenador? Nada está claro en L.A.

Roy Hibbert (C): Un center obsoleto y más en el oeste donde se necesita uno que asegure la zona, que intimide, y si es posible que anote, pero sobre todo que sea móvil, porque los rebotes ya no se cogen debajo del aro. No puede ser titular ni siquiera del peor equipo del Oeste, mucho menos de un aspirante a playoffs. Su temporada en California, poco menos que una decepción, no da lugar a una renovación, salvo como complemento suplente y con una reducción de salario más que considerable.

Hibbert, enésimo center fallido en Los Ángeles.

Hibbert, enésimo center fallido en Los Ángeles.

Robert Sacre (C): Su situación, prácticamente la misma que la de Hibbert, ya no se espera de él más que esa función de complemento, como el tercer center o el sexto interior de una plantilla aspirante a playoffs.

Tariq Black (C): Si los dos anteriores no han cumplido, el tercero en discordia no ha sido menos. Es más físico que los anteriores, más rápido, más asimilable al posible nuevo estilo de juego, sus destellos en temporadas anteriores así lo prometían, pero solo son eso de momento, promesas.

Nick Young (SF): El suplente de Kobe, y en eso se ha quedado. La realidad es que, entre lesiones, irregularidad en juego y rendimiento, complementado con sus apariciones, más asiduas en la prensa rosa que en la prensa deportiva, no permiten augurar un futuro amarillo a un jugador que tiene calidad, pero que año tras año se empeña en demostrar que no va a explotarla.

Ryan Kelly (PF): Randle es titular, y Kelly rota con él, sus destellos de calidad cada día son menos, sigue siendo una promesa de buen complemento pero no acaba de consolidarse, ni siquiera en el segundo peor equipo del oeste.

Larry Nance Jr (PF): Enorme potencial, un complemento que como Black, su físico le permite adaptarse a un juego más dinámico y abierto,  si los minutos como suplente aporta la intensidad necesaria tanto atacando el aro como defendiendo a sus pares, será un gran suplente.

Julius Randle (PF): Progresa adecuadamente, sin estridencias, para hacerse con el puesto de cuatro titular de unos Lakers aspirantes al anillo. Debe mejorar en impacto defensivo, y también dominar más en ataque, ser importante, ser la estrella que promete ser.

Randle, ¿dará el salto para ser importante en unos Lakers ganadores?

Randle, ¿dará el salto para ser importante en unos Lakers ganadores?

Jordan Clarkson (SG): Este año debía ser su confirmación, y sin embargo ha generado más dudas que realidades. Un jugador desequilibrante en el uno contra uno, que puede y debería llegar a ser All Star, pero aún muy intermitente y sin una gran fiabilidad en el tiro exterior. Necesita demasiados tiros para producir sus puntos en unos Lakers aspirantes a nada esta año, el año próximo se le va a exigir asistir y defender más, tirar menos, y producir lo mismo, ¿será capaz?

D’Angelo Russell (PG): Debe ser el base titular, pero aún debe convertirse en ello, debe trabajar mucho para liderar, dirigir, asistir y ser la referencia en el inicio de la jugada y en el final. Se espera de él que sea el Curry de los Lakers y su margen de mejora parece muy grande, a tenor de lo demostrado en la segunda mitad de temporada. Con tiempo, paciencia, pero también responsabilidad en un equipo con un objetivo más allá de no quedar últimos de la liga veremos de lo que es capaz.

Lou Williams (SG): Al igual que Clarkson, debe ser mucho más importante con menos tiempo y menos tiros. En nos Lakers aspirantes a playoffs debe ser el microondas, dirigiendo la segunda unidad, ser la experiencia que compense a los bisoños Russell y Clarkson. Debe volver a pensar y jugar como en Toronto, donde alcanzó el premio de mejor sexto hombre de la liga.

Brandon Bass (PF): Un excelente complemento que no desentona en un equipo de calidad, como le pasó en Boston, pero que en equipos que piden más de él, le cuesta ser importante. Su futuro rol, en caso de quedarse, debería ser suplente, pero lo disputan muchos, quizá demasiados jugadores en este roster. ¿Su valor? La experiencia de ser titular y competir en playoffs, un valor a la baja que seguramente no le permitirá ser renovado.

Marcelinho Huertas (PG): Si hablamos del Huertas europeo, diríamos que es un base más del estilo NBA, y sin embargo en este equipo es el base más puro que tienen. Si se le renueva, su papel será de suplente del suplente, con una aportación de experiencia, de lectura de juego, de adoctrinar conocimiento táctico adquirido en Europa a dos bases que deben aprender a marchas forzadas estos conceptos si quieren ser verdaderos líderes de este equipo.

Por salario, experiencia y actitud, Huertas seguramente tenga cabida.

Por salario, experiencia y actitud, Huertas seguramente tenga cabida.

MWP (SF): Su vuelta a Los Ángeles no ha supuesto gran cambio en el equipo. Es un jugador muy valioso en su posición, si cumple como en su anterior paso por Lakers, con potencia para contener a jugadores que en su posición desequilibran partidos, siendo también preciada su experiencia y calidad para sumar en ataque en momentos difíciles. ¿El problema? Él mismo.

Es difícil valorar qué pasará con el roster actual,  en la revolución que se avecina y los continuos rumores de futuribles jugadores, parece claro que las piezas más cotizadas y aparentemente intransferibles son Randle, Clarkson y Russell, pero dependerá de las aspiraciones en futuros fichajes.

Contando con que el estilo demostrado por los Warrios es el que Luke Walton tratará de instaurar en Lakers, en el actual roster también hay con contrato jugadores que aparentemente se podrían adaptar sin problemas a un juego tan dinámico e intenso. Lou Williams, como relevo de uno de los dos bases titulares, Tarik Black en un papel similar al de Festus Ezeli como ancla defensiva e intimidatoria y un Larry Nance Jr aportando esa intensidad necesaria no exenta de calidad para que no baje la producción con la segunda unidad, serían jugadores a tener muy en cuenta.

Otras piezas actuales casan menos en ese estilo, ¿sería capaz Brandon Bass de asumir un papel al estilo de André Iguodala? Aparentemente gris, pero capaz de asumir en momentos delicados la responsabilidad de liderar desde la experiencia y la calidad; ¿lo podría hacer Metta World Peace? Difícil de saber, pero también difícil encontrar alguien así en la liga.

Una pieza esencial, que falta y que será más que necesario cubrir sería la del Center titular, pero ¿Qué tipo de jugador se piensa buscar? Si se apuesta por un jugador Top y joven, que pueda ser líder, que sea ya all star, aparecen dos nombres en la rumorología, Demarcus Cousins y Anthony Davis. El primero en búsqueda de un proyecto que aspire a títulos, podría cambiar de aires, pero la salida de George Karl puede hacerle cambiar de opinión. El segundo, dependerá de qué proyecto le puedan ofrecer en Los Ángeles para cambiar de aires. Un tercero ya fue nombrado en invierno, pero su opción se aleja cada partido que Miami gana en playoffs y se pierde Chris Bosh, hablamos de Hassan Whiteside. Los tres diferentes, los tres dominadores de la zona, pero también los tres obligarían a poner sobre la mesa varias de las cartas más valiosas del actual equipo, no solo salarios.

¿Acabarán uno de estos vistiendo la púrpura y oro?

¿Acabarán uno de estos vistiendo la púrpura y oro?

Hay más opciones, pensando en los actuales Warriors, más parecidas a lo que Bogut representa en Golden State, y las dos con el mismo apellido, Gasol. Ambos defraudados con las prestaciones del sus equipos esta temporada, quizás ambos quieran cambiar de aires y quizás quieran la cálida brisa californiana. Dos jugadores inteligentes en la zona, resolutivos ellos mismos a la par que jugadores de equipo y para el equipo, los dos han ganado títulos y anillos.

Otra pieza fundamental a cubrir será el puesto que deja huérfano Kobe Bryant, palabras mayores venir a sustituir a la leyenda, pero hay jugadores en el mercado que serán tanteados una vez más para ello, la duda ahora está en si se buscará una mega estrella, un jugador de calidad que permita explotar a los rookies, o un jugador de experiencia que dé equilibrio al equipo. Rumores hablan de Paul George, también de Kevin Durant, o incluso Lebron James, presupuesto habría para uno, o incluso dos, pero ¿y proyecto? Quizás no haya para ninguno, pero eso puede ser un arma, un acicate para alguien como Lebron James a la búsqueda de ser leyenda de la NBA, que le llevaría a tratar de alcanzarla en Los Ángeles y poder colgar así su nombre al lado de históricas megaestrellas como Wilt Chamberlain, Jerry West, Magic Jonhson, Karim Abdul Jabbar o Kobe Bryant.

¿Los sueños imposibles de los Lakers?

¿Los sueños imposibles de los Lakers?

Como todo en Hollywood, esta historia también CONTINUARA…

Nota de redacción. Posteriormente a la publicación de este artículo, De Rozan había renovado con Raptors, Whiteside con Miami, Lebron con Cleveland y Durant firmó por los Warriors.