Sarunas Jasikevicius, la magia al servicio del basket

The following two tabs change content below.

Nacido en Kaunas un 5 de marzo de 1976, podríamos decir sin miedo a equivocarnos que Jasikevicius es uno de los tres mejores bases de la historia del baloncesto europeo.

4 Euroligas (único jugador que consigue ganar 3 de ellas seguidas), 2 ligas ACB, 2 Copas del rey, 3 Ligas griegas, 3 copas griegas, 1 MVP de un Eurobasket y 1 trofeo al mejor jugador europeo del año, son algunos de los galardones y creo que la mejor presentación a la hora de comentar la vida y trayectoria de este genio.

En su dilatada trayectoria deportiva, creo que la palabra trotamundos, que siempre estaba en el momento preciso en el lugar adecuado, define a la perfección la vida de este talento tocado sin duda con la varita mágica.

Jasikevicius, en su paso por Maryland.

Jasikevicius, en su paso por Maryland.

Desde muy joven se fue a Estados Unidos donde jugó en la Universidad de Maryland. A pesar de sus buenos números no convenció a ningún equipo NBA. Jasikevicius volvió a su país natal para jugar en Lietuvos Rytas en la temporada 98-99. En el año 2000, se dio a conocer a nivel internacional gracias a su gran actuación con la selección de Lituania en los Juegos Olímpicos de Sidney donde consiguió la medalla de bronce.

Tras la gran actuación en los JJOO, Aíto García Reneses se fijó en él y se lo trajo al Barça. El entrenador catalán reconvirtió a Saras en un magnífico base. Jasikevicius estuvo 3 años en el conjunto catalán, entre 2000 y 2003. Sus temporadas en el Barcelona son, seguramente, las mejores de su carrera deportiva. En la ciudad condal todo fueron éxitos:2 Copas del Rey (2001 y 2003), 2 ligas ACB (2001 y 2003) y 1 Euroliga (2003). Además, en el último año en España fue nombrado MVP de la competición europea y fue elegido mejor jugador europeo, incluyendo a los jugadores de la NBA, gracias a su victoria en el Eurobasket.

La mejor etapa de Jasikevicius, en el Barcelona.

La mejor etapa de Jasikevicius, en el Barcelona.

Tras ganarlo todo en 2003, el Barcelona hizo un gran recorte en la sección de baloncesto y Jasikevicius tuvo que dejar las filas del equipo catalán. El siguiente destino fue Israel, concretamente Tel Aviv, donde ganó 2 euroligas consecutivas con el Maccabi, en 2004 y 2005 ( si bien hay gente que no le da tanto valor a estas EL, porque en esos momentos por una serie de problemas, la EL estaba dividida en dos competiciones, es decir, en las dos EL de Maccabi, faltaban muchos equipos grandes).

Tras conseguirlo todo, a Saras ya no le quedaba ningún reto por conseguir en el viejo continente y en 2005 decidió dar el salto a la NBA de la mano de Indiana Pacers. La filosofía lenta de juego del equipo de Indianápolis dirigido por Rick Carlisle, no favorecía en nada al lituano.

En su primera temporada promedió 7,3 puntos y 3 asistencias en 20 minutos de juego. Al año siguiente, fue incluido en un traspaso y Jasikevicius fue a parar a Golden State Warriors. En principio el juego rápido y de posesiones cortas de su nuevo equipo le venía bien, pero entró muy poco en la rotación de Don Nelson, que tenía sus rotaciones muy automatizadas, y en su segunda temporada sus promedios fueron idénticos a la anterior: 7,4 puntos y 3 asistencias en 18 minutos.

Cansado de ser cola de león, Saras regresa a Europa, tras un gran europeo y quedar bronce con Lituania, en 2007, ficha por Panathinaikos donde su mayor éxito fue la Euroliga de 2009, la cuarta en su cuenta particular. Después de tres años en el conjunto griego y de ganar todos los títulos domésticos habidos y por haber, y de haber formado la mejor pareja de bases de la historia del basket europeo, junto a Diamantidis, Saras deambula por varios equipos, Ulker, Lietuvos.

Jasikevicius, con la Euroliga ganada con el Panathinaikos.

Jasikevicius, con la Euroliga ganada con el Panathinaikos.

A sus 36 años, Jasikevicius decide volver al club que le dio la oportunidad de escribir su nombre en letras de oro en el baloncesto europeo. En su presentación, Jasikevicius afirmó que “sabía que algún día iba a volver” pero que pensaba que “no tardaría tanto”. El lituano ha mostrado su lealtad al club catalán, ya que según afirma “tenía una oferta del Barça y del Madrid pero me decanté por el Barça”.

El gran Saras se retira en 2014 de la práctica activa del baloncesto y en en estos momentos es el entrenador del Zalguiris, conociendo al bueno de Saras y su ambición, estamos seguros que su trayectoria como entrenador estará colmada de éxitos.