¿Se está siendo injusto con LeBron James?

Mejores aleros de la NBA: LeBron James

Ha pasado más de un año desde que LeBron fichó por los Lakers. Desde esa fecha hasta Navidades todo fue más o menos bien. Cuartos del Oeste, equipo cohesionado y paliza a Warriors. Seguramente estas palabras las habréis leído en otras entradas mías o de mis compañeros. Ahora empieza lo serio.

De todo menos bonito

“Rompió la química del equipo”.

“Le ha metido mucha presión a los jóvenes con su entorno”.

“Sacrificó la temporada por Anthony Davis”.

“Sobrevalorado, se ha demostrado al llegar al Oeste”.

“Presionó a Magic Johnson”.

Sobre esto último ya escribí aquí en su momento. Y ahora, con la norma anti Rich Paul, se vuelve a la carga. Y casi se me olvida, las declaraciones de David Griffin. Respecto a esto último no quiero caer en los tópicos de por qué no lo dijo en su momento, etc.

Todas estas críticas se pueden resumir en que LeBron se hace mayor y es más fácil atacarle así, sobre todo tras su lesión. Pero empecemos por el principio.

El Big-Three de Miami y la mala prensa de LeBron

Todos conocemos la metedura de pata con “The decission”. La imagen de LeBron se vio muy deteriorada. Los dos títulos que ganó mitigaron un poco esa sensación. Aún así, todavía se seguían poniendo asteriscos. A la reunión de estrellas se sumaba el título durante temporada de lockout y el triple salvador de Ray Allen en 2013 en el game 6. Luego sí es cierto que el séptimo se ganó gracias a él. Tras perder en 2014, volvió a casa a acabar lo que empezó.

favoritos al MVP de la NBA 2019: LeBron James

LeBron James levantó su último MVP con la camiseta de Miami Heat.

Y LeBron nos ganó a todos con el anillo de los Cavs

Golden State Warriors nos enamoró a todos con su juego vistoso y de circulación masiva de balón en 2015. Se llevaron el anillo. No sin antes necesitar el nacimiento del quinteto de la muerte (Curry, Thompson, Barnes, Iguodala y Green) para tumbar a unos Cavaliers con 7 jugadores. Las lesiones de Kevin Love y de Kyrie Irving obligaron a LeBron a absorber todo el juego del equipo. ¡Y llegó a ponerse 1-2!

Muchos quedaron(mos) encandilados con ese esfuerzo. Y al año siguiente, hizo historia para Cleveland. Remontó un 3-1 por primera vez en la historia de las finales (con la ayuda de Irving, todo sea dicho). Siempre he dicho que hay títulos especiales y títulos a secas. Y este fue el de su consagración. Las críticas fueron desapareciendo excepto la comparación Este vs Oeste.

LeBron en los Lakers: todo polémicas desde diciembre

LeBron parecía inmune al paso del tiempo. Pero la ingle le frenó. Y a partir de ahí todo críticas, posiblemente bastantes merecidas, pero desmesuradas. Y esto me hizo reflexionar y buscar paralelismos. No me tuve que ir muy lejos ni cambiar de equipo.

A Kobe Bryant le pasó lo mismo. Una vez bajó algo su rendimiento, también por lesiones (mucho más graves), los ataques comenzaron.

“Los Lakers no fichan a estrellas por su culpa”.

“Solo tira”.

“Sobrevalorado”.

De discutirle (o intentarlo) el trono a Jordan tras su serie contra los Suns en 2010 a repudiado.

Kobe Bryant derrotado en la eliminatoria ante los Thunder (2012)

La edad, el recurso fácil para atacar a LeBron

Pau Gasol en sus últimos años en Lakers (luego se redimió en Chicago). Chris Paul ahora por su contrato. Lo de Carmelo Anthony da para otro artículo. Sí, muchas veces merecido, sobre todo en los últimos dos casos. Pero noto que se está cogiendo una costumbre de machacar al mínimo fallo cuando se pasa de los 33 años en la NBA.

Por poner ejemplos contrarios. Kevin Durant tampoco tiene buena “prensa” desde su fichaje por los Warriors y no se le ataca tanto. O al menos, yo no lo noto. Otro caso sería el de Irving. Tras sus playoffs horribilis en Boston pocas críticas ha recibido. Por no hablar de que dudo que los Nets salgan ganando cambiándolo por Russell. Y repito, prefiero el segundo caso.

Criticar poco y conciso, si se merece. Considero que se está cogiendo una mala costumbre de pensar que a partir de cierta edad hay que enterrar a las estrellas, usando su famoso “entorno” cuando todavía no hay argumentos deportivos sostenibles. Prueba de esto son los quintetos que han salido de la última década. Pero de eso hablaremos en otra ocasión. Espero vuestras opiniones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.