Southampton, del desastre a la estabilidadd

Southampton, del desastre a la estabilidadd

El Southampton encajó el pasado 25 de octubre un contundente 0-9 en casa ante el Leicester. Para muchos entrenadores, un resultado así habría supuesto su salida del club, pero no para Ralph Hasenhüttl. El día después de la abultada derrota, había un temor generalizado entre los seguidores del Soton de que el club decidiera rescindir el contrato del entrenador austriaco. Pero la directiva decidió aguantarle en el cargo, y ahora, reciben la recompensa a su paciencia.

Hasenhüttl devuelve la confianza en forma de resultados

El Southampton ha perdido solo 2 partidos de los últimos 9 y ha ganado otros 5 en este periodo. La mejora de resultados ha venido, indudablemente, de la confianza depositada en Ralph Hasenhüttl. Llegaron a ocupar posiciones de descenso, lo que pareció ser la sentencia para el entrenador, viendo el historial del club. En pasadas temporadas, la directiva destituyó a Claude Puel, Mauricio Pellegrino y Mark Hughes cuando las cosas se empezaron a torcer, y la jugada les ha salido siempre relativamente bien. Por eso, el miedo a un despido fulminante del técnico se apoderaba de los aficionados. Cabe destacar que, en ningún momento, los seguidores saints dudaron de que el hombre indicado para guiar al equipo es Ralph Hasenhüttl. De ahí su miedo, miedo a perder a su principal argumento para la salvación.

Pero en esta ocasión, el club, sabedor del afecto de los fans hacia el entrenador, y de su capacidad para revertir la situación, decidió seguir apostando por él. Esa confianza y paciencia, que tantas veces ha faltado en tantos clubes, véase el caso del Watford, es justamente el primer paso que dio el equipo para la mejora de rendimiento. Pasar por la goleada más abultada desde 1995 fue un paso necesario para llegar a su situación de mejoría actual.

Ralph Hasenhüttl, entrenador del Southampton.
Imagen de Thomas Rodenbücher.

El resurgimiento de Danny Ings 

Este incremento del rendimiento del equipo tampoco podría entenderse sin la mejora del delantero centro del equipo, Danny Ings. El inglés ha protagonizado un último mes de ensueño anotando 9 goles en los últimos 10 partidos, y que le ha valido para ser nominado a jugador del mes.

El natural de Winchester cambió el río Mersey por las orillas de la costa sur el pasado verano de forma permanente, después de su cesión la temporada 18/19 a este mismo club. Su rendimiento en el Liverpool no fue para nada destacable en cuanto a su nivel deportivo, hasta cierto punto, llegó a ser un tanto decepcionante. Nunca acabó de encajar en el sistema red, en unos tiempos mucho más difíciles que los de hoy en día. Jugó tanto en el centro del ataque como en el extremo, pero nunca llegó a dar el rendimiento que demostró en Burnley. Aun así, se ganó a la afición dándolo todo en el campo. Su paso por Anfield, gracias a su esfuerzo, se recuerda con buenos ojos.

Ahora parece haber encontrado un ecosistema perfecto para desarrollar su juego en Saint James Park. Arropado por James Ward-Prowse y Nathan Redmond, ha capitaneado el ascenso meteórico de los saints hasta el doceavo puesto. Hasta se oyen voces que reclaman su presencia en los Three Lions en la Eurocopa si mantiene el rendimiento.

Deja un comentario