Los Spurs intentarán repetir lo hecho contra New Orleans Hornets en 2008

The following two tabs change content below.

Jose Maria Szpilard

Estudiante de Periodismo Deportivo en Argentina. Jugador de basquet

Sucedió en los playoffs del 2008, en una durísima serie ante New Orleans Hornets que finalmente sacaron adelante 4-3 con un Ginóbili brillante. Esta noche de jueves, se llevará a cabo el Juego 3 de la serie de primera ronda entre San Antonio Spurs y Golden State Warriors. Hasta el momento, los vigentes campeones ganan 2-0, pero ahora la serie se muda a San Antonio, en donde el dueño de casa ha experimentado un salto de nivel, sobre todo en el último tramo de la fase regular.

Pese a esto, la probabilidad de dar vuelta una serie 0-2 es muy baja. De hecho, de las 292 veces en que un equipo cayó en el hoyo 0-2 desde que los playoffs son a siete juegos, solamente se logró la remontada en 19 oportunidades.

Eso nos da un porcentaje del 6,51 por ciento de efectividad, lo que atenta ciertamente contra las ilusiones de los Spurs. Sin embargo, San Antonio fue uno de los protagonistas de esas 19 veces en las que la utopía se transformó en realidad, con un aporte fantástico de Emanuel Ginóbili. Este hito se produjo en los playoffs del 2008, más precisamente en las semifinales de Conferencia entre Spurs y los Hornets.

Duncan frente a Paul y Chandler en el juego 7 de los playoffs 2008 entre Spurs y New Orleans Hornets.

Duncan frente a Paul y Chandler en el juego 7 de los playoffs 2008 entre Spurs y New Orleans Hornets.

Aquel equipo de New Orleans, liderado por Chris Paul, David West y Tyson Chandler, fue una sensación en la temporada regular, en la que culminaron con un récord 56-26. Un hecho curioso radicó en que estuvieron a un juego del primer puesto (quedó en manos de los Lakers) y no cayeron al tercer puesto tras quedar igualados con San Antonio, porque el mano a mano con los Spurs les fue favorable.

En aquellas semifinales todo había comenzado de la mejor manera para los Hornets, que se quedaron con la ventaja de localía y también con los dos primeros juegos de la serie, tras superar ampliamente a los Spurs (101-82 y 102-84). En la continuidad de este emparejamiento se mantuvo una tendencia clara: victoria contundente para el equipo que jugaba en esa condición, lo que generó que se llegara a un séptimo y definitivo juego, en New Orleans.

En ese momento culmen, los Spurs quebraron lo que se venía dando en la serie. Con Ginóbili como anotador (26 puntos) y con un importantísimo aporte de Fabricio Oberto (4 puntos y 9 rebotes), San Antonio ganó 91-82 y se metió en la final de la Conferencia Oeste. Manu fue el MVP del equipo en aquella serie, ya que promedió 21.3 puntos, 6 asistencias, 4.3 rebotes y 34.8 minutos en cancha. De aquel plantel, el único que queda, además de Manu, es el francés Tony Parker.

Esta noche afrontarán la misma situación que en aquel Juego 3 ante New Orleans. Es cierto, esto Golden State Warriors son muchos más que aquellos Hornets, pero San Antonio es un equipo que no se va a rendir ante las paradas difíciles y las probabilidades desfavorables. Eso ya lo demostró.