The following two tabs change content below.

Ruben Ortuno

Entradas recientes de Ruben Ortuno (ver todas)

Dados como somos a agrandar todo lo malo que le pase a Cristiano Ronaldo y a no darnos tanta cuenta de lo que le pase a Messi, tal vez por esa manía que le tenemos al prepotente jugador del Real Madrid, no nos hemos dado cuenta, que el 23 de octubre de 2017 en Londres, a Messi se le aparecieron los dos grandes fantasmas de su carrera. Juntos y haciéndose carantoñas. Para haber salido corriendo.

Porque el que para mí es el mejor jugador que he visto jugar en mi vida, y ya llevo unos cuantos años viendo fútbol y si no digo el mejor de todos los tiempos es porque no he visto jugar a otros que han sido extraordinariamente grandes, como Di Stéfano, Pelé o Cruyff, ayer sufrió la visita de los dos futbolistas que no le dejan dormir desde hace mucho tiempo.

Messi, el mejor jugador de las últimas décadas, ¿y de la historia?

Messi, el mejor jugador de las últimas décadas, ¿y de la historia?

Uno se llama Cristiano Ronaldo. Cristiano Ronaldo es el segundo mejor jugador que he visto jugar en mi vida. Es un goleador insaciable en la etapa final de su carrera y un rompedefensas y goleador insaciable durante todo el resto de su carrera. Un crack impresionante que ha conseguido arrebatar año tras año el premio de mejor jugador del mundo al mejor jugador del mundo. No me digan que eso no tiene mérito. Lo tiene y mucho.

El otro se llama Maradona. Porque Maradona, pese a su extravagante personalidad, consiguió lo que a Messi le puede catapultar definitivamente a la gloria. Alguna vez he escuchado la anécdota del padre de Manolo Sanchís, que durante toda su carrera, le decía a su hijo: “Sí, sí, hijo, eres muy bueno, muchas Ligas y UEFAs, pero yo tengo una Copa de Europa y tú no”. Toda la vida se había mantenido callado el eterno capitán del Madrid, hasta que por fin en Amsterdam, el Madrid conquistó la séptima y él levantó la orejona. Pues exactamente eso es lo que le susurraba Maradona ayer con su presencia a Messi. Le decía: “Messi, eres grandioso, pero le tengo que dar el premio de mejor jugador a este, porque tú no has sido capaz de ganar la Copa del Mundo con Argentina. Tú no eres un ídolo en Argentina. Aún no se ha creado la Iglesia Messiniana como yo tengo la Maradoniana. Y por eso, Messi, tú eres hoy segundo”.

Cristiano besa el trofeo The Best ganado en 2017.

Cristiano besa el trofeo The Best ganado en 2017.

Porque Messi ha conducido al Barça a la gloria, pero no a la selección Argentina y eso no se perdona en su país de origen. No sólo no ha alcanzado el título mundial sino que además, sus actuaciones han distado mucho de las impresionantes galas ofrecidas con su club. Salvo muy contadas excepciones, su rendimiento ha sido el de un jugador estrella pero muy alejado del mejor jugador de todos los tiempos, como muchos pretenden catalogarle.

Y se da la circunstancia que, además, no sólo es que le quiten los premios a nivel de selecciones sino que a nivel de clubes (en años que no hay ni Mundial ni Eurocopa) un simple mortal como es Ronaldo le está quitando los Balones de Oro/The Best sin que sea muy discutible el resultado. Frente al Ronaldo individualista de los primeros años con el Madrid y el Messi implicado en el espectacular Barça de Guardiola y que le otorgaba los títulos a mejor jugador mundial, la consecución de títulos del Madrid y lo aislado que ha quedado Messi en el Barça, lo están relegando a dolorosos segundos puestos.

Maradona y Messi conversan durante la gala The Best 2017.

Maradona y Messi conversan durante la gala The Best 2017.

Este año es año de Mundial. Está claro que en esa competición se podrán jugar el título los dos grandes y Neymar. Messi está ante la oportunidad de enterrar a sus dos fantasmas de un plumazo, pero… ¿afectará esto a su rendimiento en el Barça teniendo en cuenta que, además, va a estar especialmente exigido esta temporada dada la salida de Neymar?