¿Cuáles son los mejores ala-pívots de la NBA en la actualidad?

A lo largo de la historia de la NBA, el puesto de ala pivot ha ido evolucionando, digámoslo así. El ala pivot tradicional se caracterizaba por ser el escudero del pivot. Siempre un poco más alejado del aro, pero sin ser prolífico más allá de los 3-4 metros. Ese tipo de ala pivot solía ser más defensivo con su buen movimiento bajo el poste, sus rebotes y sus contragolpes con mejor transición que el propio pivot. Obviamente siempre han habido excepciones con ala pivots a los que le gustaba jugar más alejado del aro y que se desenvolvían bien también como aleros. En ese perfil se empezaron a encuadrar los mejores ala-pívots de la NBA en 2020.

Esto último era una premonición ya que el puesto de ala pivot evolucionaría hasta tal punto, no en todos los casos, de que el tirar de 3 debía ser una de sus facetas en su estilo de juego. Hoy en día es difícil catalogar a un jugador en una posición, sobre todo en la que nos compete a nosotros. Un ejemplo claro sería el de Tobias Harris, actual jugador de Sixers de Philadelphia. Tobias llegó a la NBA como un alero, jugando para los Bucks, pero no tardó mucho en ser reconvertido en un ala-pívot en los Magic.

Los mejores ala-pívots de la NBA en la actualidad

En este artículo vamos a analizar los 10 mejores ala-pívots de la NBA. Quedan avisados que seguramente no queden satisfechos con los 10 jugadores escogidos. Probablemente tampoco queden satisfechos con el orden de los mismos. Y, seguro que habrá debate de si esté u aquel realmente es ala pivot o alero. Internamente, en SportBall también hemos tenido debate sobre la composición de los mismos, solucionado tras algunas votaciones que dieron con la lista final consiguiente.

Mejores ala-pívots de la NBA: Kevin Love (10)

Estaba de 5º la temporada pasada.

La carrera de Kevin Love se puede resumir con dos palabras, ostracismo y gloria. Ostracismo el que pasó en los Timberwolves y gloria la que alcanzó en los Cavs con el anillo de 2016. Love no fue escogido por los Wolves en el Draft de 2008. De aquella, Love cayó hasta la quinta plaza del Draft, donde los Grizzlies se hicieron con sus derechos. Poco después fue traspasado a los Wolves con otros jugadores, haciendo el camino a la inversa OJ Mayo. Por lo tanto, la ex estrella de UCLA iba a comenzar su andadura en una franquicia falta de una estrella desde la salida de Garnett.

Kevin Love pasó seis frustrantes temporadas en los Timberwolves. En ninguna de ellas pisó los play offs y en tanto en cuanto pasaban los años, su presencia allí se volvió cada vez más insoportable. Le costó arrancar en sus primeros años, más sexto hombre que otra cosa. Ya de titular, sus números se incrementaron a dígitos de más de una veintena de puntos y también más de una decena de rebotes. Todo infructuoso porque su equipo no ganaba. En 2014 la fortuna petó en su puerta. Love era traspasado a los Cavs de LeBron y dos años después conseguiría un título histórico para los Cavaliers.

En toda su carrera Kevin Love siempre recibió críticas sobre su juego. Pese a sus números, el tema defensivo siempre era un punto en el cuál los críticos incidían constantemente. En los Cavs, sin embargo, la crítica fue más feroz, pero esta vez por su inconsistencia. En los tramos en el que los Cavs no carburaban, todas las miradas se dirigían hacia Love. Él nunca se vino abajo y asumió perfectamente el rol de escudero de LeBron. Perdió balón, perdió tiros, pero ganó importancia en un equipo ganador. ¿Hubiesen sido los Cavs campeones sin Love? Tengo muchas dudas de que sí. Ahora sin LeBron, su importancia en los Cavs es mayor que nunca.

Mejores ala-pívots de la NBA: Kevin Love.
Imagen de Guillermo Mayol.

Su primera temporada como líder de los Cavs, ya sin LeBron, no fue del todo buena. Apenas pudo disputar 22 encuentros en los que nunca se acercó a su mejor nivel. Un nivel al que deberá llegar si quiere seguir siendo uno de los mejores ala-pívots de la NBA y sobre todo, si quiere que franquicias importantes, que luchen por el anillo, peten a su puerta. De no ser así, le quedará el papel de líder-mentor de unos Cavs en reconstrucción.

Mejores ala-pívots de la NBA: Julius Randle (9)

No estaba en el top-10 la temporada pasada.

Primer cambio en el top-10 respecto a la temporada pasada. Julius Randle se ha ganado, justamente, el puesto en este top de SportBall. Y es que, a veces, salir de los focos te puede venir bien para mostrar realmente todas tus facultades. La llegada de Randle a los Lakers no fue tan mediática por el hecho de que en aquel Draft, los Lakers soñaban con Embiid o Wiggins.

Sin embargo, Randle llegó a LA para mostrar de qué pasta estaba hecho. Le costó porque se lesionó en el primer partido de su temporada rookie. No volvió a jugar hasta la siguiente temporada, dónde sí disputó 81 encuentros, promediando un doble-doble por partido. Pequeños esbozos de un jugador interesante que llegó a tener un papel, ciertamente peculiar, de pivot en su última temporada en LA.

Pese a su crecimiento constante, los Lakers decidieron no confiar en él para crear más hueco salarial. Esto llevó a Julius a cometer un paso acertadísimo en su carrera, irse a los Pelicans de New Orleand. Firmó por dos años, había que revalorizarse, con un tercero opcional. En su primer año en New Orleans se vio al Julius Randle que todos esperábamos. Un tipo determinante, con desparpajo y sí, con cosas que pulir, pero con la premisa de que van a ser pulidas. Un promedio de 21 puntos y 8 rebotes  por partido y la consecución de 67 triples de 195 intentos da a entender el giro que está dando a su juego. ¿Lo mejor de Randle está por llegar? Esperemos.

Mejores ala-pívots de la NBA: Kristaps Porzingis (8)

Estaba de 6º la temporada pasada.

Kristaps Porzingis se crió, baloncestísticamente hablando, en Sevilla. Allí llegó con 15 años y allí Aíto García Reneses sacó lo mejor de él. Porzingis jugó dos años en el Baloncesto Sevilla antes de dar el salto a la NBA. Su buena visión de juego, su gran envergadura y el buen uso de la misma… Se le comparaba con Gasol, Pau. También se le comparaba con Nowitzki, pero el letón siempre quiso crear su propia fama.

Llegó a la NBA un 25 de junio de 2015. Aquel día Kristaps fue elegido, entre abucheos, en el puesto número 4 del Draft. Durante el mismo y los posteriores días su elección fue más que cuestionada.

El tiempo quitó la razón a aquellos llorones. El letón poco tardó en cambiar los abucheos y las críticas en aplausos y constantes halagos. Él, mientras tanto, seguía a lo suyo, trabajar y más trabajar. Su año de rookie acabó con grandes expectativas. Promedió 14.3 puntos por partido a los que añadió 7.3 rebotes. Porzingis levantó en más de una ocasión a la gente de sus asientos. Con mates, triples y jugadas defensivas ante rivales teóricamente más potentes físicamente. Y es que Porzingis llegó a Nueva York para tallar su nombre en la otrora potente franquicia.

Desde su año rookie hasta la actualidad no ha hecho más que crecer. Todo con el hándicap de las lesiones, la última grave a la espera de que no deje secuelas futuras. En su tercer año, Porzingis explotaría en todas sus facetas para instalarse ya como uno de los mejores ala-pívots de la NBA. Cierto es que por lesión sólo pudo jugar 48 partidos, pero promedió 22.7 puntos y 6.6 rebotes, además añadió 2.4 tapones por encuentro.

Y es que Porzingis es un chico que aporta en ambos lados de la cancha. Su envergadura y su inteligencia en la cancha le permiten suplir un físico no tan potente para defender a rivales que lo son más. Necesita dar un paso más, sobre todo en consistencia de tiro. Y claro, mantenerse sano. Si las lesiones se lo permiten, Porzingis marcará época. Una época que espera ser marcada al lado de Luka Doncic, en Dallas. Porque Porzingis peleó para salir de New York, donde rara vez el clima ayuda al jugador. En Dallas, junto al esloveno, esperan que los vuelvan a guiar a playoffs.

Mejores ala-pívots de la NBA: Pascal Siakam (7)

No estaba en el top-10 la temporada pasada.

¿Cómo pasar de ser escogido en el puesto 27 a ganar un anillo dos temporadas después? Quizás algo largo, sí, pero así se podría titular las memorias de Pascal Siakam. Crecimiento meteórico para un chico que llegó a la NBA sin las expectativas muy altas, pero que a punto de su cuarta temporada en la NBA, ya tiene algo que muchos añoran, un título.

Título conseguido desde la cancha, siendo importante, clave y un constante incordio para el rival. Siakam es un tipo peculiar porque juega muy fácil, pero en la mayoría de ocasiones es un jugador difícil de parar. Amante de atacar al aro, con los años ha ido mejorando su tiro exterior. Pasó de encestar 1 triple en su temporada rookie a encestar 79 en la pasada. Un 37% en triples que fue un añadido a su juego muy importante.

Porque importante es la palabra clave para definir a Siakam. Importante desde el banquillo en sus primeras temporadas e importante en la última, donde fue la tercera espada tras Leonard y Lowry. Ya con un anillo en su dedo y sin Leonard, se espera que Pascal Siakam de un paso adelante. Si lo da, estoy por seguro que el próximo año ascenderá algunas posiciones en este top-10.

Mejores ala-pívots de la NBA: LaMarcus Aldridge (6)

Estaba de 3º la temporada pasada.

Ese gancho. Ese tiro a media vuelta… tela. Otrora quizás podría estar peleando por ser el mejor ala pivot de la NBA, pero hoy en día hay muchos gallos en el corral. LaMarcus Aldridge va camino de su decimocuarta temporada en la NBA. Blazers y Spurs han sido sus equipos desde que fuera seleccionado en 2006 por los Bulls en segunda posición. Su año rookie, obviamente, fue de aprendizaje. Alternó banquillo con alguna titularidad y sería en el segundo año cuando ya no se movería del primer quinteto.

Pasó 9 temporadas en Portland siendo santo y seña de un proyecto del que con el tiempo se esperaba algo más. Devolvió a los Blazers a la post temporada, la cuál disputaron durante 5 años no consecutivos. Sin embargo, todo fue efímero, ya que sólo una vez lograron llegar a Semifinales de Conferencia.

Su mejor año allí fue la temporada 13-14, en la que acabó promediando 26 puntos y más de 10 rebotes por partido en aquellos play offs. Su ciclo en los Blazers fue largo, pero tuvo desenlace final. Un desenlace que llevó a LaMarcus rumbo a San Antonio para conseguir el anillo, el cuál no llegó de momento.

A los Spurs llegó en 2015 para ser el sustituto de Tim Duncan, que se retiraría un año después. La tesitura no era fácil, ya que llegaba para asumir una situación que dejaría uno de los mejores ala-pívots de la historia. Sus dos primeros años no fueron buenos, de hecho llegó a pedir el traspaso. Éste nunca llegó y en su tercera temporada en los Spurs dio el do de pecho.

LaMarcus fue líder, al fin, en Texas. Cuando el equipo más lo necesitó, él apareció. Incrementó en 5 puntos su anotación respecto a la temporada anterior y mejoró su defensa considerablemente. Pese a su edad, sigue manteniendo su buen juego bajo el poste y esos movimientos con ese gancho final tan definidores de su estilo. Con 34 años, sigue siendo la pieza de Popovich y de estos Spurs. Ahora tiene a DeRozan para acompañarle y seguir con el mismo objetivo, ser competitivos. Ser competitivos más allá de la primera ronda. Poca mecha le queda al bueno de LaMarcus como para volver a caer en primera ronda.

Mejores ala-pívots de la NBA: LaMarcus Aldridge.
Imagen cedida por Guillermo Mayo.

Mejores ala-pívots de la NBA: Tobias Harris (5)

Estaba de 9º la temporada pasada.

Escogido en el puesto número 19 del Draft por parte de los Bobcats, fue inmediatamente traspasado a los Milwaukee Bucks en un acuerdo a tres bandas. En los Bucks duró temporada y media, en la que su presencia se limitaba a algo más de 10 minutos por partido.

Por suerte para él llegaron los Magic al rescate, para mostrar un jugador más determinante que lo visto en Milwaukee. Harris pasó de promediar, en esa última media temporada, 4.9 puntos y 2 rebotes en los Bucks, a promediar 17.3 puntos y 8 rebotes en la otra media en Orlando.

Su estancia en Orlando podría catalogarse de evolutiva. Allí Tobias Harris empezó a mostrar trazas de que podría ser un buen ala pivot, pero en los Magic eso no iba a ser posible. Harris acabó a disgusto en Orlando y fue traspasado. Detroit sería su nueva casa y Van Gundy su nuevo entrenador. Le costó arrancar, sobre todo en su segundo año, pero acabó con su reconversión a ala pivot.

Su última media temporada en Detroit mostró al Tobias Harris más efectivo. Alcanzó los 18 puntos de media, pero por primera vez en su carrera promedió más del 40% en triples, algo que también conseguiría en su siguiente equipo, Clippers.

Un pequeño trotamundos es Tobias Harris. A sus 26 años ha pasado por 5 equipos en la NBA. Su llegada a los Clippers fue prometedora. Llegó para hacer olvidar a Blake Griffin y lo consiguió. Allí se convirtió en un jugador potente, capaz de anotar tanto desde la pintura como más allá de la línea de 3. Su velocidad y su capacidad de armar el tiro rápidamente le ha convertido en una pesadilla para su par. Además, Tobias ha mejorado su lectura de juego siendo, entre otras cosas, un jugador dominante desde el pick & roll.

Todo esto le valió para que los Sixers se fijasen en él como la pieza clave para El Proceso. Harris llegó a Philadelphia en un gran traspaso, pero las expectativas no fueron cumplidas. Pese a ello, Elton Brand ha confiado ciegamente en él. Los Sixers lo renovaron por 180M para las próximas 5 temporadas, es decir el máximo. Hay fe porque lleva años mostrando un gran nivel y porque Tobias, que ya es uno de los mejores ala-pívots de la NBA, aún tiene 27 años y todo su prime para ser exprimido en Philadelphia.

Mejores ala-pívots de la NBA: Draymond Green (4)

Estaba de 2º la temporada pasada.

Llegar a la NBA como quién no quiere la cosa. Tener un primer año bastante testimonial y necio cara el aro. Y acabar siendo pieza fundamental para conseguir 3 anillos de la NBA, y ¿lo que le queda? Este es el resumen de la historia de Draymond Green.

Un chico que pasó desapercibido en el Draft de 2012 siendo escogido en el puesto número 35 por los Golden State Warriors. En su año rookie jugó 73 partidos, siendo solamente en 1 de ellos titular. Promedió 2.9 puntos y 3.3 rebotes en 13 minutos de media. Lo más recalcante es echar un ojo a sus porcentajes. En tiros de campo un 32.7% y en triples un 20.9%, ¿manos de madera? Ríanse ustedes.

En los play offs de ese mismo año su rendimiento fue mejor y más clave. Mejoró sus porcentajes, sus puntos y sus rebotes, además de rondar los 19 minutos por partido. Ahí ya se veía que si bien nunca ganaría un MVP de la NBA, sí sería el fit perfecto para cualquier equipo competente.

En su segundo año tuvo más aprendizaje. Mejoró su selección de tiro, tanto de dos como de tres puntos. Además, ya añadió una defensa más que prometedora, una capacidad reboteadora considerable y, lo mejor de todo, se le veían trazas de saber involucrar a sus compañeros. Todo esto explotó en años venideros. Empezó a promediar más de 7 asistencias por partido mejorando también sus porcentajes de cara al aro y, por favor, la defensa…

La defensa de Green dio campeonatos. Green en los Warriors se acabó convirtiendo en el fit perfecto. En la estrella del trabajo oscuro. En el odiado por sus rivales. El chico para todo que anota, asiste, rebotea, defiende y se parte la cara por el equipo. Un ala pivot atípico que probablemente sea el jugador más importante de estos Warriors.

Ha sido, es y será importante aunque haya bajado dos posiciones en nuestro ranking. Todo ello debido, también, al bajón que ha tenido en su séptima temporada y al hecho de que los Warriors han estado alejados de la lucha por el título de la NBA.

Mejores ala-pívots de la NBA: Blake Griffin (3)

Estaba de 4º la temporada pasada.

En 2014 Blake Griffin dijo «soy el mejor ala pivot de la NBA». Cuatro años después, se queda en el tercer puesto de nuestra lista. Para el nacido en Oklahoma, su debut en la NBA no se produjo hasta finales del 2010. Sin embargo, llego a la misma en 2009, siendo el número 1 de aquel Draft.

Una lesión lo tuvo un año parado, pero eso no fue un impedimento para que ganase el ROY en el año de su debut. Ese año Blake promedió 22.5 puntos, 12.1 rebotes y 3.8 asistencias por partido, casi nada. Llegó para dominar la NBA desde el puesto de cuatro, pero se encontró con duros rivales y con las temidas lesiones.

Lesiones que le están pasando factura físicamente, cada temporada se le ve menos explosivo. Lesiones que le pasaron factura en sus ocho temporadas y media como Clipper. En LA, Blake fue una estrella para los eternos, ya no, hermanos menores de los Lakers. Allí fue tal su importancia, que fue clave para devolver a la franquicia a los play offs.

Seis años en post temporada con tres Semifinales de Conferencia incluidas serían un buen plato para casi cualquier franquicia, pero no para esos Clippers. Construidos para asaltar las finales nunca fueron capaces ni de olerlas. En los últimos años había descontento mutuo entre Blake y la franquicia. Esto le llevó a ser traspasado a los Pistons en enero de 2018.

En Detroit, Blake tiene la misma misión que tuvo a su llegada a LA, devolver a los Pistons a la gloria. Lo intentará siendo parte importante en los planes de Dwane Casey. Y, lo intentará siendo un jugador más evolucionado que el que llegó y se mantuvo los primeros años en LA.

Con el paso de los años se ha podido ver la reducción de rebotes en las estadísticas de Griffin. Esto podría catalogarse como un bajón, pero se debe a una evolución en su juego. Griffin mejoró su juego exterior, la lectura del mismo y la capacidad para involucrar a sus compañeros. En las últimas temporadas ha introducido más el triple en su juego y ha elevado su capacidad de asistir a niveles de base. Mucho más completo, sin duda uno de los mejores ala-pívots de la NBA. A más edad, menos físico pero más inteligencia en la pista.

Su última temporada fue descomunal. Promedió 24.5 puntos por encuentro, su máximo en la NBA, añadiendo 7.5 rebotes y 5.4 asistencias. Un Ironman al servicio de los Pistons. Prácticamente él solo llevó a los Pistons a post-temporada y, aunque saliesen barridos, 4-0 ante los Bucks, sus sensaciones individuales fueron muy buenas. Esta temporada tanto él como la franquicia de Detroit esperan dar un paso más. A él, le quedan dos, en este ranking, para volver a ser lo que él dijo ser, el mejor ala pívot de la NBA.

Mejores ala-pívots de la NBA: Anthony Davis (2)

Estaba de 1º la temporada pasada.

Con 26 años, Anthony Davis es un maldito extraterrestre que vino a la tierra en forma de jugador de baloncesto. Indiscutible número 1 del Draft de 2012. Fue escogido por los Pelicans, a los que juró amor eterno, hasta que los Lakers aparecieron en el horizonte.

Lo cierto es que la lucha de Davis en New Orleans fue constante por varios motivos. El primero, las lesiones que le han impedido disputar los 82 partidos, de temporada regular, desde que llegó a la NBA. La segunda es una lucha constante de llevar arriba, y mantenerlos, a los Pelicans en el feroz oeste.

Anthony Davis será clave en la plantilla de Los Angeles Lakers 2019-20
Los Lakers y Davis consiguieron encontrarse. Imagen cedida por Guillermo Mayol.

El proyecto siempre giró en torno a él y dio muestra de ello en su segunda temporada tras un año rookie complicado. De pipiolo en la NBA promedió 13.5 puntos y 8.2 rebotes por partido. Fue aumentando progresivamente sus estadísticas y su impacto con el paso de los años. En su última temporada, en los Pelicans, promedió 26 puntos, capturó 12 rebotes e hizo 2.4 tapones por partido. Apenas disputó 56 encuentros y los Pelicans volverían a quedarse fuera de playoffs.

Es difícil saber la gota que colmó el vaso de Davis en los Pelicans. Lo que sí es un hecho, es que actuó mal entre bambalinas con los Pelicans. Estos se resistieron como pudieron para no traspasar a su buque insignia. Negaron la primera de los Lakers, pero no negaron la última, era una reconstrucción exprés difícil de rechazar. Ahora, en los focos de LA, Davis buscará el anillo al lado de LeBron James y de… LeBron James. Porque tengan equipo o no, Davis es un salto muy considerable en las aspiraciones de cualquier franquicia.

Desde que La Ceja llegó a la NBA su peso en la misma ha ido creciendo y siempre ha estado entre los mejores ala-pívots. Ahora es una estrella consolidada y es la pieza por la que los Lakers han hipotecado su futuro. En lo que también ha crecido ha sido en sus características como jugador. Siempre ha sido un interior capaz de ser determinante en ambos lados de la chanca, pero ha dado un paso más en ello. Ha ido mejorando su juego y el entendimiento del mismo, además de añadir ese tiro de tres del que tanto vive actualmente la NBA. Una última arma letal para un jugador al que ya era casi imposible defender en el uno contra uno.

Mejores ala-pívots de la NBA: Giannis Antetokounmpo (1)

Estaba de 3º (encuadrado como alero) la temporada pasada.

¿Qué hace el griego aquí? Ah, es el mercado de posiciones, amigos. Giannis Antetokounmpo, presente y futuro de la competición, pero ahora desde un puesto más definido, el de cuatro. Su multifacetismo es inabarcable. Satisface a la perfección el perfil de jugador todoterreno. Capacidad de generar juego, letal anotador, imparable en el juego de campo abierto, Antetokounmpo es un jugador del siglo XXI.

Hace tres años fue nombrado por unanimidad como Jugador Más Mejorado de la campaña, pero si valoramos su evolución, ese podía haber sido un mérito que podía haber repetido de nuevo si no ocupase ya un lugar en la NBA como consagrada superestrella. Su envergadura (2.21) y su físico le hacen un jugador temible bajo aros tanto reboteando y como taponador. Y es que Giannis puede defender tanto a un base como a un interior capacitado físicamente. Los Bucks han encontrado en él un indudable referente entorno al que construir un proyecto con futuro.

Su última temporada fue inolvidable. Guió a los Bucks a las 60 victorias por primera vez en su historia. Logró llevarlos a finales de conferencia tras 18 temporadas sin hacerlo. Promedió 27.7 puntos, 12.5 rebotes y 6 asistencias por encuentro o, lo que es lo mismo, sus mejores números en la NBA. Todo esto, lo llevó a ganar el MVP de la NBA y a estar en el mejor quinteto general y defensivo. ¿Es Antetokounmpo el mejor jugador de la NBA? Adjunto a Leonard.

Clasificación de los mejores ala-pívots de la NBA

Así, de forma resumida, la lista de los mejores ala-pívots de la NBA en la actualidad es:

10. Kevin Love

9. Julius Randle

8. Kristaps Porzingis

7. Pascal Siakam

6. LaMarcus Aldridge

5. Tobias Harris

4. Draymond Green

3. Blake Griffin

2. Anthony Davis

1. Giannis Antetokounmpo

Deja un comentario