¿Cuáles son los mejores pívots de la NBA en la actualidad?

La historia de la NBA está dictada por los hombres grandes que han dominado eras. Es inevitable. El objetivo del deporte es insertar un balón en un cilindro localizado a tres metros de altura. Un ser humano gigantesco tiene una ventaja clara. Sobre todo si tiene la coordinación, talento y creatividad para dominar un deporte tan activo. Sin embargo, ¿tienen los mejores pívots de la NBA en 2019 en la actualidad menos importancia?

«No debieron haber hecho eso».

Fue lo primero dicho por George Mikan al leer la marquesina del Madison Square Garden. En ella se leía «Geo Mikan vs the Knicks». Los Minneapolis Lakers se enfrentaban a los New York Knicks. Pero lo único que le interesaba al público era George Mikan.

Hoy en día, la evolución de este deporte ha llevado al pívot dominante al borde de la extinción. Claro, aún es ventajoso tener un hombre grande que proteja la temporada. Pero no es vital para ganar un campeonato. El último equipo campeón con un verdadero pívot en un rol principal fueron los Spurs del 2013 con Tim Duncan.

Aún así, Duncan fue segundo en intentos al aro y tercero en USG% dentro de su propio equipo. La mejor alineación de la dinastía actual, los Golden State Warriors, tiene a Draymond Green en la posición 5. Green es un brillante jugador defensivo. Pero está lejos de estar en la misma conversación que Shaquille O’neal o Hakeem Olajuwon. En los tres campeonatos que han ganado los californianos, ninguno de sus centros ha superado los 25 minutos por juego en playoffs.

¿Quieres nuestra guía NBA 2019-20 con el análisis de las 30 franquicias?

Los mejores pívots de la NBA en la actualidad

Hemos listado los mejores pívots de la NBA. Esta lista reflejará el estado del centro actual. Menos del 40% lidera su equipo en anotación o USG%. En algunos casos, ni siquiera son de los mejores dos jugadores en su propio equipo. Esto no significa que los equipos funcionen mejor sin ellos. Pero sí refleja que el equipo no está construido alrededor de ellos.

Mejores pívots de la NBA: Myles Turner (10)

Con la lesión de Oladipo hasta enero, los Pacers necesitan nuevas referencias en las que sujetarse. Myles Turner está el primero en la lista junto con Brogdon (fichado este verano). Recién llegado en la etapa final de Paul George, se ha convertido en el puntal defensivo de la zona de los Pacers. Ha sido en la ofensiva donde se ha estancado. Con 13 puntos y 7 rebotes de media, es un jugador que, por condiciones, se le quedan cortos estos números.

Si consigue rozar el 18-10, los Pacers habrán ganado un potencial All-Star. Y no es descabellado pensar eso. Los Pacers juegan bastante lento. Son el equipo que más tiros de media distancia utilizan. Y sin Oladipo, el juego será mucho más coral. Todos puntos a favor para que Myles Turner explote su juego.

Tras el barrido de los Celtics en los playoffs pasados (un 4-0 engañoso, como se pudo ver en la siguiente ronda), los Pacers quieren recuperar ese puesto de «alternativa en el Este». Para ello, se basarán en la defensa, donde Turner es imprescindible, y en un ataque donde Myles es necesario.

Mejores pívots de la NBA: Andre Drummond (9)

Estaba de 8º la temporada pasada.

Los Pistons han sido un franquicia modelo en cuanto a resultados insatisfactorios. Stan Van Gundy se suponía que iba a ser el faro que llevaría a los Pistons a la respetabilidad y competitividad. Nada de eso pasó. Stan se fue. Llegó Casey. Y los Pistons siguen en tierra de nadie. Luchando por playoffs y nada más. Sin reconstrucción, sin candidatura.

Mejores pívots de la NBA: Andre Drummond.

Imagen de Keith Allison.

En el medio de tanta mediocridad está Andre Drummond. Un talento impresionante que por motivos – propios y ajenos – aún no se ha convertido en el jugador franquicia. Es de los mejores reboteadores de la historia de la liga.

Es dueño del tercer mejor porcentaje de rebotes en un temporada – sólo superado por Dennis Rodman y DeAndre Jordan – y aparece cuatro veces en los primeros 12 puestos. Las últimas tres temporadas ha sido el pívot titular de un equipo con una defensa en el Top 10 de la liga. A pesar de esto, sus números on/off son desastrosos.

Los Pistons perdieron 6.3 puntos cada 100 posesiones con Drummond en la cancha en la temporada 2017. Las constantes lesiones de Reggie Jackson y Blake Griffin han impedido que los Pistons logren formar una identidad defensiva alrededor de Drummond.

Ofensivamente encontramos más problemas. La temporada anterior, de 13 pívots con más de 10 intentos al aro por juego, tiene Drummond el noveno TS% más bajo del grupo. El año anterior fue el penúltimo. Recordemos que los tiros libres forman parte del cálculo de TS% y Drummond no se hace ningún favor en ese apartado, aunque está mostrando alguna mejoría las últimas  temporadas.

Es difícil crear una ofensiva sana alrededor de un interior ineficiente. Van Gundy trató por años y no lo logró. Los mejores momentos ofensivos de los Pistons fue utilizando a Tobias Harris como primera opción ofensiva. Casey demanda más movimiento sin balón, forzando al pívot neoyorquino a ser más activo en ofensiva y no quedarse en su zona de comfort (que para empezar nunca ha sido cómoda para él). 17 puntos y 16 rebotes parece una estadística muy productiva para cualquier pívot. Y por eso está en la lista de mejores pivots de la NBA. Pero en el caso de Drummond no lo es. Números vacíos, como los de Zach LaVine. Veremos si esta temporada cambia.

Mejores pívots de la NBA: Clint Capela (8)

Estaba de 9º la temporada pasada.

Capela es una versión 1.5 de lo que fue DeAndre Jordan. Su defensa interior es marginalmente mejor y tiene mayor movilidad en el perímetro. El rol ofensivo del suizo es el mismo que tuvo DeAndre Jordan. De hecho, Capela fue quien rompió la hegemonía de Jordan en la división de eficiencia de tiros de campo la temporada pasada.

En defensa comparten porcentaje de tapones similar, con curvas de tendencia opuestas. Capela no es el reboteador que es Jordan, pero es uno de los mejores en la liga. El año pasado fue líder en tiros defendidos a menos de seis pies de la canasta y segundo en tiros defendidos a menos de diez pies de la canasta. La agilidad del suizo lo pone al nivel defensivo del Rudy Gobert. Si consideramos el acelerado ritmo con el que juegan los Rockets, estos números son aún más impresionantes.

Capela, de tan sólo 25 años, ha mostrado una mayor repertorio ofensivo. Una «mini flotadora» a seis pies del canasto no parece ser el gran arma nuclear, pero es un recurso extra que las defensas deben incorporar al leer esos nefastos pick and roll con Harden o CP3.

Las similitudes entre estos dos centros no acaban en su manera de jugar. Ninguno fue considerado un recluta top en su año de draft, pero llegaron a convertirse una pieza clave en un equipo contendiente al título. Ambos han disfrutado de las asistencias  – y del humor – de Chris Paul. Ahora disfrutará de los bailes de Westbrook.

El mayor problema de Capela es su contrato. Concretamente, no demostrar en playoffs que lo valía. Desaparecido contra los Warriors. D’Antoni optó por jugar mucho sin pívot. No reboteaba ofensivamente, no jugaba bien el pick and roll con Harden y Paul y no generaba ventajas para sus compañeros. Este año necesita reivindicarse, y tiene a los dos exteriores más indicados para ello. La velocidad de Westbrook y la calidad de Harden. Cualquier pívot querría estar en su situación para hacer números

Los Rockets esperan que el crecimiento de Capela ayude a traer al fin ese campeonato. Su mayor rival se ha debilitado. En temporada regular superarán las 55 victorias, pero, ¿y los playoffs? Ahí Capela es imprescindible y a ver si tiene el protagonismo que necesita. Queda en las manos de D’Antoni recordarle a sus estrellas que no todo en la vida es un triple.

Mejores pívots de la NBA: Marc Gasol (7)

Estaba de 7º la temporada pasada.

El jugador más feliz de toda la NBA ahora mismo. Tras 111 partidos, ha ganado un Mundial y el Anillo, traspaso mediante. Siendo, además, el rey de la fiesta. Y ha ejercido su opción de jugador para seguir en los Raptors un año más. 25 millones, uno detrás de otro.

A pesar de haber perdido a Kawhi Leonard, los Raptors seguirán estando en playoffs y compitiendo al máximo, gracias a la debilidad del Este. Pero han perdido la candidatura al anillo. Lowry, Ibaka, Siakam y Gasol. No es un mal elenco de jugadores. Si Siakam explota como All-Star, Toronto puede dar un susto a alguien. Pero dudo que puedan competir con Bucks y Sixers.

Y entrando ya en Marc Gasol, es un pilar en la defensa y en la circulación de juego del equipo. Cada vez tira menos. Él es un conductor de juego y un canalizador. Y acercándose a los 35 años, seguirá con ese rol. Veremos cómo lleva la temporada tras jugar 111 partidos en la anterior. Dudo que juegue Back-to-Backs y supere los 30 minutos.

Máximo exponente del Grint and Grid en Memphis, es un héroe en esta ciudad y alguien histórico en Toronto. Con la salida de Kawhi, cada noche será una fiesta en Toronto homenajeando a todo el equipo. El séptimo mejor pívot de la NBA no juega en USA, sino en Canadá, Y es campeón del mundo en nuestro país. Dos veces.

Mejores pívots de la NBA: Nikola Vucevic (6)

Me sorprendió no ver a este pívot en el ránking la temporada pasada. Pero este año ha entrado por la puerta grande. Tras conseguir meter a los Magic en playoffs con su mejor temporada, al fin Vucevic demostró de qué es capaz. Un pívot muy versátil en ataque. Capaz de anotar desde cualquier posición.

Sigo echando en falta un base director en los Magic. Vucevic se genera todos sus puntos. A saber cuál sería su techo con un buen creador de juego. 21 puntos y 12 rebotes ganados a base de talento. Queda por ver si la recuperación de Fultz es completa y pueden realizar una buena sociedad interior-exterior que den más alegrías a los Magic.

En defensa, su rendimiento es simplemente correcto. Con Isaac y Aaron Gordon cerca de él, sus defectos se disimulan mejor. Nunca ha sido un intimidador debajo del aro, ni nunca lo va a ser. Sus funciones se encuentran al otro lado de la pista.

Mejores pívots de la NBA: Al Horford (5)

Estaba de 5º la temporada pasada.

Los Boston Celtics le dieron a Al Horford un contrato máximo en el verano del 2016. Los fanáticos de los Celtics criticaron a Ainge por gastar el valioso espacio salarial en un jugador que la temporada anterior ni siquiera logró coger ocho rebotes por encuentro. Y aquí estamos 4 años después. Con Horford yéndose al rival del Este, los Sixers.

Al igual que con Marc Gasol, los números de Horford no cuentan la historia de lo valioso que es. Es necesario verlo jugar para poder apreciar los constantes aportes que realiza en ambos lados de la cancha. Quizás uno de los momentos más relevadores para Horford fue la Semifinal de Conferencia contra los Philadelphia Sixers de 2018. A Horford le tocó batallar con un centro más rápido, ágil, alto y bullicioso: Joel Embiid. No podemos decir que Horford dominó el enfrentamiento, pero logró detener a la estrella de los Sixers cuando estos más necesitaban anotar. Incluso llegó a frenar a Antetokoumpo en las semifinales del Este de 2019. Pero claro, su equipo no acompañó y sí el de los Bucks a la estrella griega.

Entrar en la zona de los Sixers este año va a ser un campo de minas. Tienen el quinteto más alto de la liga. Y a dos de los mejores pívots. No me puedo imaginar lo que Embiid puede aprender de la IQ de Horford y de lo que se puede beneficiar en ataque. Imagino que Brett Brown, al igual que Kerr en su momento, reservará las mejores jugadas para abril.

Durante este año iremos viendo pinceladas, pequeñas cosas, amén de los descansos de los dos hombres altos. A uno porque hay que mimarlo por su estado físico y a otro por su edad. El año pasado Embiid salió en la foto de Kawhi con ese tiro ganador. Este año querrá venganza. Tienen el mejor quinteto de la liga, y a su kriptonita de su lado. Lo confieso, apuesto por los Sixers y por Horford, uno de los mejores pívots de la NBA en la actualidad.

Mejores pívots de la NBA: Karl-Anthony Towns (4)

Estaba de 2º la temporada pasada.

Si buscan el perfil de Karl Anthony-Towns en varios sitios especializados en el draft, encontrarán una imagen de chico con un juego ofensivo listo para la NBA y una capacidad defensiva abrumadora. KAT ha cumplido con casi todas esas expectativas desde que llegó a los Twolves con la primera selección en el draft del 2015.

La temporada pasada se encontró en el tercer mejor quinteto de la NBA. Seleccionado como All-Star y el líder en TS% de la cuarta mejor ofensiva de la liga. Nada mal. No se le puede pedir mucho más a un chico de tan solo 22 años. KAT produce 1.02 puntos por jugada en el poste bajo y 1.16 en pick and roll. Anota 40% de sus triples y 85% de sus tiros libres. KAT podría ser el mejor centro anotador en la liga, pero desgraciadamente ve pocas oportunidades. En los dos tipos de jugadas mencionadas, tiene una frecuencia mucho menor a de otros colegas con una eficiencia parecida.

Sí, la defensa puede mejorar y a veces Towns no se aplica del todo en el lado defensivo. Sólo hemos visto destellos temporales de lo destructivo que puede ser en ese lado de la cancha. Y la era post-Butler no parece que tenga mucha luz.

Veremos si con la llegada de Rosas y el nuevo estilo más alegre da alguna alegría en Minnesota. Lo que no queda claro es cómo este estilo puede favorecer a Towns. Si fortalece su carácter y se hace dueño y señor de la zona, escalará más posiciones en el ranking de mejores pívots de la NBA. Puede ser el pilar sobre el que sostiene el juego. Si continúa con su actitud fría e indiferente, Minnesota no podrá salir del pozo.

Mejores pívots de la NBA: Rudy Gobert (3)

Estaba de 4º la temporada pasada.

#NBATwitter pasó los últimos dos años discutiendo cuál sería el mejor apodo para Gobert: The French rejection o Stifle Tower. A los gringos les gusta sus apodos. Lo que nadie en su sano juicio debate es el impacto defensivo que ha tenido Gobert en el Utah Jazz. Un merecedor ganador de jugador defensivo del año, fue el ancla de la segunda mejor defensa de la liga.

Defensor del año las dos últimas temporadas. Y este verano, bronce con Francia, tras eliminar a USA con su defensa. Gobert es el mejor pívot defensivo de la NBA. Cuando no está en cancha, los Jazz pasan de ser la mejor defensa a una común. Y eso que esto no lo pudo demostrar en los playoffs pasados. Ahora, con Conley en el equipo, Gobert ya puede dedicarse a lo que mejor sabe. Defender y finalizar.

Ofensivamente Gobert sigue siendo un jugador limitado. Al igual que varios de los mejores pívots de la NBA, su campo acción se limita a las inmediaciones de la canasta,  95% de su ofensiva se da justo al lado del aro. Gobert ha mostrado capacidad de hilar pases y crear espacios tras un bote del balón. La temporada anterior fue segundo tras Capela en producción de puntos en pick and roll, con 1.28 puntos por posesión y este año – en la pequeña muestra – ha mejorado ese número. Existe un claro interés del entrenador Snyder de ampliar el espectro ofensivo de Gobert y evitar que jugadores como PJ Tucker sean el ácido que desintegre su defensa, como lleva sucediendo dos años en las eliminatorias.

Mejores pívots de la NBA: Nikola Jokic (2)

Estaba de 3º la temporada pasada.

Empezamos este artículo exponiendo cómo el hombre grande abusando de pequeños humanos en el poste bajo ya no es requerimiento para un campeonato. Incluso llegan a estorbar en las rutas de vuelo de aleros y bases. De los jugadores mencionados anteriormente, solo Vucevic es la referencia ofensiva de su equipo. Es curioso que los últimos dos mejores pívots de la NBA tienen un eficiente juego ofensivo.

Porzingis fue al primero que empezaron a llamarle «unicornio» (gracias Kevin Durant), pero Jokic se ha convertido en el verdadero jugador único. La comparación con el gran Arvydas Sabonis es inevitable. Sabonis en su mejor momento fue mucho más móvil que Jokic. La ofensiva de los Nuggets vive y muere con su pívot, pero no de la manera tradicional como un cinco controla la ofensiva. Jokic se desenvuelve en la cancha como un base armador de 210 cms. Es como como si un Monstar hubiese adquirido los poderes de Jason Kidd.

Podemos llenar esta sección con singularidades estadísticas de Jokic, pero no lo haré. Os daré esta: los únicos jugadores con temporadas más de 18 puntos, 10 rebotes, 6 asistencias y un porcentaje de triple mayor a 39% son Larry Bird y Nikola Jokic. Este año, los Nuggets ya han aprendido, ya conocen los playoffs y su núcleo joven tiene experiencia. Jokic es firme candidato a MVP. Pero la competencia será dura. La ciudad de los Ángeles viene fuerte y Houston estará ahí.

Nikola Jokic, la casualidad perfecta

Los Nuggets no planearon esto. El Joker es un pick de segunda ronda que no iba a poder jugar al ritmo de la NBA. En medio de la temporada 2017, Mike Malone buscaba la combinación adecuada de jugadores para obtener buenos resultados. Denver era un equipo talentoso, pero no parecía tener una identidad. Malone llegó a poner a Jusuf Nurkic y Jokic juntos, con horribles resultados.

Finalmente, encontró la alineación perfecta usando a Jokic como «point center». Así eliminó los isos de Danilo Gallinari y Wilson Chandler. Lo que resultó en un juego más dinámico. Y jugadores como Will Barton y Kenneth Faried aprovechando oportunidades creadas por el serbio. Ahora, Jamal Murray y Gary Harris desean que llegue cada ataque para recibir sus pases.

Mejores pívots de la NBA: Nikola Jokic.

Imagen de Keith Allison.

Nikola Jokic, un base de 210 centímetros

La visión de juego es lo que separa a Jokic. Los únicos jugadores con un porcentaje de asistencias mayor al suyo fueron bases armadores y James Harden. Los bases de los Nuggets han aprendido a moverse sin el balón. Usan pantallas falsas y/o dobles entre ellos para encontrarse abiertos en algún lugar de la cancha. Saben que Jokic los encontrará aunque no los esté viendo.

Jokic al tope de la llave es una pesadilla para las defensas. Tiene suficiente control del balón para llegar al poste bajo, donde genera 0.93 puntos por posesión (octavo en la liga). Si le dan el espacio, esta temporada está anotando 40% de sus triples en tres intentos por juego. Buena suerte, defensa.

La ofensiva de los Nuggets ha estado en el Top 5 las últimas tres temporadas. Pero su defensa está estancada en los últimos lugares de la liga. No todo es culpa de Jokic. Aunque su falta de movilidad dificulta organizar una defensa competente. Especialmente contra los rivales de la conferencia Oeste. Mike Malone ha cambiado la defensa para adapatarse a las limitaciones de Jokic. En lugar de tener al gigante serbio protegiendo la llave en los pick and roll, ahora Jokic toma un paso adelante para atrapar al ball handler. Para que esto funcione, las rotaciones defensivas del resto del equipo deben ser exactas. No hace daño tener a Paul Millsap de vuelta en la alineación.

Jokic solamente tiene 24 años y es uno de los jugadores más desequilibrantes de la liga. Los Nuggets tienen el tiempo de su lado para seguir construyendo un equipo alrededor suyo.

Mejores pívots de la NBA: Joel Embiid (1)

Estaba de 1º la temporada pasada.

Dice la leyenda que Joel Embiid empezó a jugar baloncesto a los 15 años. Nunca antes había participado en deportes, pero un VHS de la leyenda africana Hakeem Olajuwon lo hizo enamorarse del juego. Se puede decir que fue una buena decisión.

Embiid pasó sus primeros tres años como profesional lesionado (sólo jugó 31 partidos en su tercer año). Lo cual disparó comparaciones con Sam Bowie o Greg Oden, en lugar de Hakeem Olajuwon. En la 2017-2018 esos miedos se disiparon. Embiid jugó 63 partidos promediando 22.9 puntos por juego, 11 rebotes y casi 2 tapas. Los Sixers ganaron 52 partidos y llegaron a semifinales de conferencia. Y el año pasado jugó 64 con 27.5 puntos, 11 rebotes y 2 tapones. Pero se volvieron a estrellar contra la bestia Kawhi.

Embiid es el cuarto jugador más productivo en el poste bajo. Y el segundo que más oportunidades de este tipo utiliza tras LaMarcus Aldridge. Su segunda fuente de puntos son tiros en suspensión. En cuanto a pick and roll, ni siquiera aparece listado en los primeros 250 lugares. Este pequeño problema podría ser arreglado con un segundo distribuidor. Pero seguramente Horford no sea este tipo de jugador. Brett Browm debe volver a armar la ofensiva sin Butler y Reddick. Embiid será un fijo.

Joel Embiid en defensa

En el lado defensivo, Embiid tiene el mismo impacto que Gobert. Es lo que le hace el mejor pívot de la NBA, que es buenísimo en los dos lados de la pista. Su diferencia en tiros defendidos junto a la canasta fue primero en la liga. Aunque en una menor cantidad en comparación a otros defensores élite, como Gobert y Capela. Embiid se ve limitado por la cantidad de minutos y por el factor intimidación. El quinteto más alto de la liga puede hacer estragos en defensa. Y son candidatos a top-1 de rebotes totales por partido. Horford y Embiid en una zona con Simmons, Richardson y Harris en el exterior. Da miedo solo de pensarlo. Embiid sólo necesita desarrollar un confiable tiro externo y conseguir un compañero de pick and roll  para realmente ser imparable.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *