El camino del Barcelona, de Luis Enrique a Valverde

Ernesto Valverde confía en Suárez. Sport.es
The following two tabs change content below.

Gustavo Sanchez

El fútbol es todo, el resto son apenas detalles. Críticas o sugerencias puede escribir en @ustavojs

Entradas recientes de Gustavo Sanchez (ver todas)

Ernesto Valverde reemplazó a Luis Enrique como entrenador del FC Barcelona en junio de este año, luego de su muy buen paso por el Athletic de Bilbao le llegó la gran oportunidad de dirigir a uno de los equipos más importantes del mundo, candidato a ganar todo. Entre él y Unzué, los dirigentes finalmente se decidieron por el “Txingurri”.

Luis Enrique dirigió 3 temporadas como entrenador blaugrana, con gran éxito logrando la Champions, Mundial de Clubes, Liga, Copa del Rey. Luego de la salida de Guardiola y el bajón de Tata Martino, con el asturiano en el banquillo el Barca logró estar en lo más alto nuevamente.

Luis Enrique basó su estilo de juego en la MSN, fue su seña de identidad, si con Guardiola el mediocampo era fundamental con Busquets, Xavi e Iniesta, logrando hacer el fútbol de posesión la vía para lograr la admiración de todo el mundo por su estética y eficacia, en cambio con Luis Enrique quedará en un segundo plano.

Los mediocentros ya no toman el control de los partidos, Xavi e Iniesta deben correr mucho más, Busquets debe cubrir un campo más extenso, Rakitic se asienta en el equipo para dar más equilibrio. El equipo se repliega y aprovecha la explosión de los 3 de arriba. Messi, Suárez y Neymar tienen campo para correr y con espacios, la MSN destroza las defensas rivales.

Xavi lo explicaba de manera contundente:

“Con Pep Guardiola teníamos quizá un estilo muy concreto, muy suyo, más cerrado. Y ahora estamos más abiertos a otros estilos, como esgrimir el contragolpe como arma para ganar cuando los equipos se nos cierran mucho”.

“Ahora dominamos las dos facetas del juego, puede ser que antes nos costara más salir a la contra, quizá no tenemos posesión del balón como antes pero los tres de delante no necesitan 30 o 40 pases para hacer una jugada de ataque, si le das la pelota a Leo, a Ney y a Luis y te crean una jugada de contra y eso antes era impensable”.

Contragolpe mortal, Barcelona marca el 2 a 1

Final en Berlín 2015, Messi conduce a gran velocidad, Neymar y Suárez atacan el espacio. La jugada termina en gol.

En la última temporada de Luis Enrique se profundiza la dependencia del trío atacante y el desgaste de la plantilla. Sufre 2 duras derrotas (ante PSG en París y Juventus en Turín) porque al equipo le cuesta replegar y los rivales encuentran pasillos por los laterales para hacerle daño a la defensa culé. Los últimos partidos prescinde de Jordi Alba, decide jugar con 3 centrales, Sergi Roberto como interior derecho pero el equipo apenas alcanza el título de la Copa del Rey.

En junio llegó Ernesto Valverde y en sus primeros días como entrenador blaugrana observa cómo se disuelve la MSN, 222 millones de motivos hacen que Neymar haga sus maletas rumbo a París, a jugar al PSG. Esa transferencia sumada a la lesión de Ousmane Dembele, el reemplazante de Neymar, hacen que el ex entrenador del Athletic modifique sus planes.

Decide jugar con Sergi Roberto como lateral derecho, Piqué, Umtiti y Jordi Alba. El lateral izquierdo, ya sin Neymar, es propietario de toda la banda, Iniesta y Rakitic como interiores, Busquets como mediocentro. Paulinho un poco más adelantado, ofreciendo músculo y llegada al vacío. Uno de los mejores box to box de la actualidad. Suárez cayendo a las bandas para dejarle el centro del ataque a Messi.

Ahora el equipo está más compacto, viajan juntos hacia el arco rival y lo hacen por medio de pases, de posesiones largas, tal como vimos en el muy buen segundo tiempo que jugó el Barcelona ante el Madrid.

“Ahora defendemos con cuatro y eso me beneficia. Además, con la salida de Neymar puedo subir más por banda”. (Jordi Alba)

Con Ernesto Valverde, el Barcelona es más compacto, "viajan juntos" hacia la portería rival.

Con Ernesto Valverde, el Barcelona es más compacto, “viajan juntos” hacia la portería rival.

Invictos en Champions, líder cómodo en una Liga casi sentenciada, Ernesto Valverde sin alzar la voz y con buenos modales está haciendo un Barcelona que les permite a todos los culé soñar a lo grande.