Repaso a la trayectoria y estadísticas de Karl Malone, leyenda sin anillo

La historia de Karl Malone es un tanto peliaguda de contar. Y no por sus constantes intentos fallidos de lograr un anillo (de lo que ya hablaremos más tarde). Ni por sus vertiginosas estadísticas y sus inacabables récords. O por su vida íntima y personal, cargada de polémica. No. Es difícil de contar por cómo empezó, en un pequeño pueblo en el Estado de Louisiana, Summerfield.

Karl Malone, el mejor cartero del baloncesto.
Karl Malone, en el Hall of Fame de los carteros. thekicker.com

Infancia e inicios de Karl Malone

Hijo menor de 9 hermanos, su infancia consistió en vivir en una granja en la que, como sociedades primitivas, sobrevivían gracias a la pesca, a la caza y a la recolección. Además, se metió en problemas que, con mucha certeza, podemos decir que fueron provocados por algo que pasó con nada menos que con 3 años. A esa edad, sufrió la mayor tragedia imaginable. Su padre, que vivía con otra mujer, y estaba criando a otra familia, se suicidó. Este hecho, que debió ser tan traumático como para no contarlo al mundo hasta 1994, cuando ya tenía 31 años, desencadenó allanamientos de moradas con sus hermanos, problemas y conflictos, en fin, travesuras varias…


Hasta que entró en el equipo del instituto local, al que lideró desde un primer momento. Con él, logró 3 títulos del Estado de Clase C en los últimos 3 años de «High School» de Malone. Además, esto le ayudó a ganarse una beca en la Universidad de Arkansas (que ese año había estado entre las 16 mejores del país). Aunque la rechazó, para quedarse en «Louisiana Tech», mucho más cerca de casa.

Karl Malone en la universidad.
Karl Malone, el 32, ya dominando en tiempos de universitario. sports.mearsonlineauctions.com

Karl Malone con los Lousiana Tech

A pesar de tener un nivel más bajo, gracias a los números de Karl Malone, llegaron, en su última temporada en el equipo, al «Sweet Sixteen», torneo final de la NCAA. ¿Sus estadísticas finales? 19 puntos, 9 rebotes, y casi un 60% en Tiros de Campo. Con estos promedios guardándole la espalda, y confiando en que algún equipo detectara su esfuerzo y su capacidad para trabajar, además de su talento, se presentó al Draft del año 1985. Y aunque lo seleccionaron entre las elecciones de la «Lotería» (los Utah Jazz con el nº 13) siempre pareció que mereció ser elegido mucho más arriba. Sobre todo, teniendo en cuenta que de los primeros 10 del Draft, solamente 2 acabaron siendo, como Malone, «Hall of Famers».

Karl Malone y Patrick Ewing.
Karl Malone y Ewing, los dos mejores del Draft’85, aunque su elección no lo demostrara. si.com

Trayectoria de Karl Malone: Utah Jazz y Lakers

Una vez analizada su infancia, toca hablar de su trayectoria deportiva. Y de sus numerosos ascensos hasta la cima y caídas, sin llegar a poner ni una sola vez la bandera de Utah en el Everest estadounidense, las Finales de la NBA. Tras no llegar a pisar las Finales de la Conferencia en sus primeros 6 años, a pesar de clasificarse todos los años a PlayOffs (o logrando récords históricos, como el de la temporada 89-90 de victorias en Temporada Regular), en mayo de 1992 entran en sus primeras «Conference Finals». Comenzaba así una racha de 5 visitas en 7 años, consiguiendo incluso 2 apariciones consecutivas en Las Finales.

De estos 7 años, habrá dos que dolerán más que las demás: las de los años 94 y 95, contra los Rockets de Olajuwon. ¿Por qué dolerán tanto? Porque serán los dos años sin Michael Jordan en la Liga. Y los dos años en los que Houston consiga alzarse con el anillo. Y estas series siempre serán recordadas en Salt Lake City como «los dos anillos que podíamos tener, pero que dejamos escapar». Además, sin olvidar nunca las dos finales consecutivas en las que «The Goat» Jordan se impuso sobre ellos (recordando el famoso «The Shot» del 98).

Karl Malone junto a su enemigo Michael Jordan.
El 23 de Michael Jordan, siempre sobre el 32 de Karl Malone. pinterest.es

Un último intento para Karl Malone en los Lakers

«The Mailman», tras 18 años en los Utah Jazz, o lo que será casi la mitad de su vida, intentará una última internada en los PlayOffs, el año anterior a retirarse, en Los Angeles Lakers, en la temporada 2003-04. A pesar de sus 39 años, partirá de un rol importante, acompañando a Shaquille, Kobe y Payton en el quinteto inicial. Sería titular en los 42 partidos que disputa antes de sufrir una lesión de rodilla. Tras recuperarse, y recuperar su rol inicial, sufrió defendiendo a grandes jugadores como Tim Duncan o Garnett, aunque logrando llegar a las Finales igualmente. A pesar de esto, fueron eliminados en 5 partidos por los «Bad Boys» de Detroit, que acabaron así con su última oportunidad de retirarse como merecía. Y con sus ganas de volver a intentarlo. Por ello, anunció en 2005 su retirada, dejando tras de sí 19 años de carrera.

Karl Malone en su último año con los Lakers.
Karl Malone «The Mailman», ante su última oportunidad de poner un anillo en esos dedos. gettyimages.com

Una carrera a la altura de la élite top de la NBA

Y 19 años de carrera que, como es evidente, dejan muchos récords, números que analizar, logros inusuales… En fin, una gran cantidad de estadísticas que desglosar y observar. Hasta darnos cuenta de que en toda la historia de este maravilloso deporte al que llamamos baloncesto, solamente Tim Duncan puede ser considerado mejor ala-pívot que él.

2 MVP’s, el jugador más mayor en lograr un triple-doble, y el jugador que más partidos ha disputado como titular con 1471. Es curiosa la estadística que dice que nunca salió del banquillo después de su primera temporada. Aunque viniese de lesión (como pasó en Los Angeles). Además, es el segundo mayor anotador de la historia con 36928 puntos y, junto a Stockton, la pareja que más partidos ha jugado juntos. Aparte de todo esto, también cabe destacar que su número esta retirado en Utah y en su Universidad. Llegó a ser All-Star 11 años seguidos (14 veces totales) y su legado, va más allá de cualquier posible anillo.

Karl Malone y Stockton, los baluartes de Utah Jazz.
El principio y el fin, siempre unidos Karl Malone y John Stockton. dailydsports.com

Una leyenda con defectos

Una capacidad innata para correr al contraataque, para trabajar y así mejorar todo lo posible. Por ser un jugador muy físico, muy resistente y por su gran habilidad para jugar al pick-and-roll. Y por leer el juego para saber cuál era el mejor desenlace para cada momento, cada jugada, o cada contrincante. Todo esto será lo que le definirá.

Karl Malone en Utah, y una de sus características: la fuerza muscular.
Karl Malone, fuerza ante todo. survival-k.com

Finalmente, como dije antes, todo esto se ve un poco emborronado por polémicas «familiares». Según se dice, tuvo 2 gemelas y otro hijo más con dos personas distintas. Acumuló muchas visitas a los juzgados y muchas comparaciones de DNI para demostrar si era verdad o no, ganando el sí. Aunque después ambas partes llegaran a la conclusión de que ya era muy tarde para retomar la relación.

En definitiva, un jugador que siempre será recordado. Como todos, tuvo sus luces y sombras. Pero siempre estará en el debate de los 5 mejores de la historia. Porque es evidente que, «el hombre de los paquetes que siempre llegan a su destino», entre los 10 mejores está. Eso es algo que parece claro, y que pasará mucho tiempo hasta que se caiga de la lista.

Estadísticas de Karl Malone en la NBA

  • Utah Jazz: 1434 partidos, 25.4 puntos, 10.2 rebotes y 3.5 asistencias.
  • Los Angeles Lakers: 42 partidos, 13.2 puntos, 8.7 rebotes y 3.9 asistencias.

Deja un comentario