The following two tabs change content below.

Jose Luis Guerrero

16 años. Loco del fútbol y amante de la escritura. Sumando en este proyecto con muchísima ilusión.

A las 6 de la tarde, de la mano del Spartak Moscú – Maribor y del Besiktas – Porto, empezaba la Jornada 5 de la UEFA Champions League, la cual sabíamos que para bien o para mal nos iba a traer sorpresas.

En Rusia hemos visto un partido igualado hasta el último segundo, cuando Mesanovic mató de un disparo las esperanzas del Spartak de acercarse más a los octavos de final. Poniendo el 1 – 1 en el minuto 90 a un gol de Zé Luís en el 82′ dejó un sabor muy amargo en Rusia, mientras que, tanto Sevilla como Liverpool, saboreaban ese empate que les daría más libertad esta noche.

Fue un partido muy igualado el del Maribor esloveno y el Spartak Moscú ruso. Fuente: deportes.televisa.com

En ese partido que enfrentaba a los españoles contra los ingleses, partido a priori igualadísimo y de gran rivalidad de ligas, pudimos ver un cambio de papeles de dominio y sumisión digno de presenciar.

Solo con ver el Ramón Sánchez Pizjuán cantar antes del pitido inicial (como es costumbre) se sabía que era un partido especial, 90 minutos en los que se podría dar por hecha la presencia del Sevilla en la siguiente ronda de esta gran competición, la Liga de Campeones.

El Sevilla, a pesar de jugar en casa, salió totalmente dormido y encajó un gol en el mismísimo minuto uno, tras un fallo en el marcaje de Sarabia sobre Firmino, que cazó el balón en el segundo palo en el lanzamiento de un córner y no perdonó ante Rico, que minutos después salvó tres mano a mano y, a pesar de todo, se llevaba los pitos del Pizjuán.

El Sevilla intentaba levantar cabeza, pero la actividad del conjunto ‘red’ y las paradas de Karius en unos minutos de incertidumbre de la defensa despejaron la tormenta nervionense. Nolito llegó a darle al palo con el 0 – 1, tras tocar el joven portero Karius, y un balón se marchó rozando el palo tras quedarse solo Ben Yedder en la frontal del área.

En el 21′ Mané se tiró en plancha para hacer un gol prácticamente calcado al primero, sino que este fue de cabeza, y en el 29′ terminó de fulminar el resultado poniendo el 0 – 3 Firmino, que acompañó a Mané en una carrera en la que se quedó solo y se encontró el rechace de Rico, solo para empujar.

Se puede decir que la suerte acompañó a los ingleses en la primera parte, pero fue un ‘chorreo’ táctico y físico del Liverpool sobre el Sevilla. El capitán Henderson fue una auténtica apisonadora, la velocidad de Mané y Salah fueron claves, y la calidad de Firmino fue letal.

El capitán ‘red’ fue, sin ser el que más destaca, el alma del equipo en la primera parte. Fuente: playbuzz.com

En la segunda parte fue todo al revés; entró Franco Vázquez por N’Zonzi y todo cambió. Metió Ben Yedder en el 59′ tras un saque de falta y dio alas al marcador, que en el 59′ ya tenía un 2 – 3, de nuevo obra del francés Wissam Ben Yedder, que fue de los mejores del Sevilla, de penalti que él mismo provocó ante el ex sevillista Alberto Moreno, que fue sustituido por James Milner por su nefasta actuación.

A partir de ahí seguía el Sevilla dominando pero le costaba más llegar a la portería de Karius, y el Liverpool tenía ocasiones sueltas, pero sin peligro alguno.

El Liverpool, como es normal, intentaba amarrar el resultado con los cambios, mientras el Sevilla intentaba al menos empatar.

Ya, en el minuto 92, como hizo Ramos en su día esa misma competición, apareció el argentino Pizarro en el rechace de un córner para meter el 3 – 3 definitivo que desató más locura aún en el Pizjuán, que no dejó de cantar en todo el partido.

Guido Pizarro es uno de los pilares del centro del campo sevillista y hoy ha sido el encargado de poner a soñar a la Giralda. Fuente: us.as.com

En resumen, ha sido un empate justo, pues los dos equipos han tenido su parte, y, sobre todo, ha sido un regalo para todo aficionado del fútbol. Emoción hasta el final, con un ambiente digno de una final y dos equipos que han estado a la altura de las espectativas.