The following two tabs change content below.

Tras año y medio al mando de la Real Sociedad, Jagoba Arrasate era destituido después de que su equipo perdiera ante el Málaga en Anoeta (0-1), el pasado sábado 1 de noviembre. Tuvieron que pasar once días para que el club anunciara el nuevo inquilino del banquillo, traduciéndose pues en una decisión estudiada y consensuada durante varias jornadas.

Así, el anterior martes el conjunto txuri urdin revelaba el nombre de David Moyes como el hombre elegido para enderezar el rumbo de la entidad donostiarra. Rápidamente la noticia se hizo eco en los círculos cercanos al club y se generaron muchas conclusiones dispares sobre el nombramiento.

Por una parte hay dudas. En la retina de los aficionados queda su destitución en el Manchester United después de ser elegido como sucesor de Sir Alex Ferguson, a pesar de que había firmado un contrato por seis temporadas. También el hecho de que no conozca la lengua, el club, ni la competición parecen ser argumentos que arquean la ceja de los aficionados.

Moyes el día de su presentación en Anoeta.

Pero otras conclusiones invitan al optimismo. David Moyes es un técnico con amplia experiencia y con un estatus importante, su trabajo en el Everton fue excepcional durante once temporadas, y fue ese buen hacer lo que le llevó a ser nombrado manager de uno de los clubes más importantes del mundo. Además, la Real Sociedad, y por extensión el fútbol que se practica en el país vasco, guarda ciertas similitudes con el estilo de juego británico: fútbol de intensidad, ritmo alto, transiciones y juego directo.

Puestas sobre la mesa algunas de las opiniones que se han generado al respecto de este movimiento, propongo hacer un ejercicio de reflexión que intente hablar más allá de los gustos sobre la contratación. ¿Por qué David Moyes?

A primera vista, la Real Sociedad apuesta por un técnico que ha dado resultados con proyectos a largo plazo, el entrenador escocés siempre ha dado lo mejor de sí cuando ha tenido tiempo para trabajar. En su etapa en el Preston North End, se hizo cargo del equipo cuando este se encontraba en zona de descenso a la cuarta división inglesa y cuatro años después abandonó el club tras perder en el playoff de ascenso a la Premier League.

Dos ascensos en cuatro años con el Preston North End.

Un trabajo fantástico que lo llevó al Everton, club en el que estuvo al mando durante once temporadas y que lo hizo evolucionar de forma evidente. En el primer año consiguió más puntos que la temporada anterior, salvando a su equipo del descenso de manera holgada. En los cursos posteriores, el equipo pisó asiduamente competiciones europeas e incluso una vez terminó en cuarta posición. Durante esta estancia, fue elegido tres veces como mejor manager de la Premier.

Sin embargo, su paso por Manchester no fue satisfactorio. Recogió el testigo de un técnico que estuvo al frente de los red devils durante 26 temporadas y fue cesado sin finalizar el primer curso. Se extrae pues que en las oficinas del United tenían bastante claro que David Moyes no era el técnico idóneo para hacerse cargo de la transición post-Ferguson, lo que también es evidente que el escocés apenas disfrutó de tiempo para llevar a cabo dicho cambio de etapa. Así pues, se puede traducir que lo que busca la Real Sociedad con David Moyes es estabilidad, que el equipo tenga un modelo de juego prolongado para un futuro a mediano y largo plazo.

Lo que sí parece un punto de unión claro entre entrenador y club es el trabajo con los jóvenes. El equipo donostiarra es una fuente inagotable de jugadores de la cantera, el Centro Internacional de Estudios Deportivos (CIES) acaba de nombrar a la Real Sociedad como la sexta mejor academia europea de futbolistas, y David Moyes es un técnico que al largo de su carrera ha contado asiduamente con jugadores de categorías inferiores. En su currículum están anotados nombres como los de Wayne Rooney, Ross Barkley y Adnan Januzaj, futbolistas que debutaron bajo su protección. Parece claro que en ese sentido, la apuesta se asemeja lógica.

Su etapa red devil fue convulsa.

Pisemos el césped e intentemos desentrañar cuáles han sido las características de los equipos de Moyes y cómo podrían adaptarse a la plantilla txuri urdin.

A grandes rasgos, sus equipos son un buen ejemplo de lo que entendemos como fútbol inglés. Es un técnico que le gusta defender atrás juntando muchos hombres con un trabajo de marcas zonales muy ordenado. En su presentación, a la pregunta de si su estilo era más acorde con Mourinho o con Guardiola, el escocés respondió que era más cercano al portugués. David Moyes es un entrenador de repliegue defensivo con capacidad para dibujar contraataques bien articulados cuando recupera la posesión del cuero. Dota a sus conjuntos de un estilo equilibrado que, sin ir más lejos, no se aleja del prototipo de juego desplegado por Montanier. En Manchester se le tildó de pragmático y carente de ambición, y la verdad es que sus equipos pueden llegar a transmitir eso. Pero siempre son competitivos a largo plazo porque son colectivos que no se desmontan, tienen recursos con y sin balón y pueden adaptarse a varios contextos de juego.

Aunque está claro que su adaptación al fútbol español es lo que más dudas genera. En Inglaterra no hay tanta diversidad de estilos como en España, no existe tanta riqueza de pizarra como la que tenemos aquí. En ese sentido, Moyes se va a encontrar con apuestas rivales muy diferentes jornada tras jornada y situaciones que le van a exigir decisiones tácticas de manera continua.

Moyes tiene buen ojo para ver y modelar futuros valores de la cantera.

Por suerte, la plantilla de la que dispone tiene buena experiencia jugando al estilo que más le gusta. La Real Sociedad sigue siendo un equipo con una identidad muy marcada. El fútbol que se practica en Donosti es de contraataques y buen hacer defensivo, así que en consecuencia Moyes tiene entre manos a jugadores que conocen el oficio.

Parece evidente que el primer trabajo será el de recuperar los ánimos del vestuario. El equipo txuri urdin lleva meses transmitiendo sensaciones de equipo apagado, triste y nostálgico con los jugadores que se han marchado en estos últimos años. Pero sigue teniendo a jugadores de mucha calidad, recuperar la mejor versión de Carlos Vela e Íñigo Martínez debe ser el primer paso del técnico escocés. Luego vendrá el update del modelo de juego y la introducción en el proceso de jugadores como Rubén Pardo y Jon Gaztañaga, llamados a ser los estandartes del equipo en el futuro.

Se presenta pues un técnico con una idea de juego muy similar a los anteriores Arrasate y Montanier, la directiva pretende seguir apostando por este discurso futbolístico que llevó en su día a la entidad a disputar la Liga de Campeones. David Moyes, a diferencia de su predecesor Jagoba Arrasate, cuenta con mucha experiencia en los banquillos y una carrera con buen expediente, en ese aspecto su contratación encuentra bastante afinidad con lo que representa la Real Sociedad. Aunque deberá superar la barrera del idioma y las diferencias culturales y futbolísticas evidentes que hay entre el fútbol inglés y el español. Porque esta será su primera experiencia fuera de las islas y muchos no consiguieron adaptarse, sin olvidar que además su nombre viene manchado por su trabajo en el United a vista de todo el mundo.

Vela y Martínez, hombres a recuperar.

Desde mi punto de vista, su contratación parece coherente con las particularidades del equipo y se pueden extraer argumentos válidos sobre su futuro en el club. Pero hay ciertas dificultades que no le serán nada sencillas de superar. Con el paso del tiempo podremos valorar qué tal ha sido su andadura por San Sebastián, pero al menos yo, ya he recuperado las ganas de ver rodar el balón en Anoeta.