The following two tabs change content below.

Abel Caride

Amante del fútbol inglés siempre con un ojo en las demás ligas europeas. Gooner y del Athletic. NBA en general, Sixers y Jazz en particular.

John Alberto Guidetti, más conocido por Super Guidetti, un jugador peculiar, una gran persona y sobre todo un gran ejemplo de superación.

Hoy en día ya casi todo el mundo del fútbol conoce a Guidetti, ese delantero fortachón de buena envergadura que maneja bien ambos pies, un goleador que se sacrifica por y para el equipo con calidad suficiente para caer a banda, trabajador y en continuo movimiento buscando desmarques o abriendo espacios para sus compañeros. Actualmente se está forjando en un líder para el Celta de Vigo, ayudando a los celestes a volver a ser aquel añorado Euro Celta. Pero la historia de Guidetti está lejos de ser la típica de un futbolista, el que os escribe “conoció” de la existencia de este gran jugador allá por 2010, de aquella John era una joven promesa del fútbol mundial por la cual clubes como Lazio o Inter de Milán se pelearon por él un par de años atrás. Sin embargo, un nuevo club rico como el Manchester City se haría con sus servicios. Antes de llegar a la élite del fútbol, Guidetti tuvo que pasar por varias situaciones que marcaron su vida, su actual personalidad y lo que le hace ser un jugador y sobre todo una persona a la que admirar. El se crió en Kenia, allí se fue por el trabajo de su padre, dio sus primeros pasos en el fútbol en el equipo local algo que John siempre recuerda: “no tenían ni comida, ni ropa pero siempre daban gracias a Dios por el regalo de la vida”. Guidetti también recuerda que lo primero que hizo en su nuevo equipo fuera enterrar a su capitán que se había ahogado en una piscina de unos vecinos ricos, junto a su hermano.

Guidetti durante su infancia en Kenia. aftonbladet.se

John Guidetti durante su infancia en Kenia. aftonbladet.se

Su vuelta a Europa y su consiguiente fichaje por el City le abriría las puertas de la élite del fútbol, sin embargo y pese a deslumbrar con su calidad y su registro goleador Guidetti no tuvo suerte en el City, varias cesiones le permitieron seguir creciendo como jugador, recordadas la cesión al Feyenoord y al Celtic donde Guidetti acabó siendo idolatrado a base de carisma, compromiso y sobre todo goles. Sin embargo, en esa época, durante su cesión en el Feyenood, al bueno de Guidetti la vida le daría otra prueba, más dura si cabe. El día de su 20 cumpleaños Guidetti fue a comer unas hamburguesas, más tarde en su fiesta privada se encontró mal y pasó una noche con muchos vómitos, al día siguiente Koeman que era su entrenador creyó que el jugador llegara de resaca pero él le recriminó que jamás había bebido alcohol. Al principio parecía una gastroenteritis pero no fue así, con el tiempo intentó regresar a los entrenamientos pero tenía la pierna dormida, se cayó intentando ponerse los pantalones y lo llevaron al hospital, allí vieron que un trozo de pollo en mal estado de aquella hamburguesa le causó una infección y que los anticuerpos generados por su organismo para atacarla le habían afectado al sistema nervioso. Casi dos años de batalla que estuvieron a punto de dar por terminada una carrera futbolística que acababa de despegar.

Guidetti campeón del Europeo Sub 21. fcinter1908.it

John Guidetti campeón del Europeo Sub 21. fcinter1908.it

Todas sus vivencias le han llevado a ser alguien especial teniendo su fundación en Kenia y teniendo anécdotas como una que ha contado en alguna ocasión donde un niño le pidió jugar con él al fútbol, Guidetti le dijo que ahora iba a ir a ver la final de Champions que tras el partido el niño volviese a ese lugar y jugarían, al acabar el partido allí apareció el niño con el balón viendo con sorpresa como Guidetti le esperaba con más gente para jugar. Por suerte y pese a los palos de la vida Super Guidetti volvió al más alto nivel ganando inclusive el Europeo Sub 21 con Suecia. Tras desvincularse, al fin, del Manchester City, Guidetti era libre de elegir destino. Él, en más de una ocasión, dijo que no le importaba el dinero y no le importaba el nivel del club al que ir que él solo quería jugar al fútbol.

En verano de 2015 pudo hacer eso, elegir el destino que más feliz le podía hacer, tuvo ofertas, visitó instalaciones de varios clubes para finalmente elegir el Celta de Vigo. En Vigo es ya un auténtico ídolo, se para por la calle a hacerse fotos, a jugar con los niños pequeños, hay una admiración mutua entre él y la afición celeste y aunque empezó suplente y sin muchos minutos poco a poco con su calidad, compromiso y goles lograron que Berizzo cambiase de idea, ahora Jonh es titular recordando cada día que pasa a aquella promesa del fútbol mundial que tanto maravillaba hace algunos años.

Guidetti celebrando su golazo contra el Atlético. goal.com

John Guidetti celebrando su golazo contra el Atlético. goal.com