La vida, en Utah, sin Gordon Hayward

La vida para los Utah Jazz sin Hayward: opciones y futuro

La noticia que más se temían en Utah, durante este último año, ha sucedido. Gordon Hayward abandonó Utah, tras siete magníficos años, camino de Boston para jugar en los Celtics y teóricamente asaltar el anillo. Hayward llegó a los Jazz como un crío y se ha ido de los Jazz como un hombre. Para un fan de los Jazz, la noticia es difícil de digerir más si cabe sabiendo que Utah es un mercado pequeño y, familiar, en el mundo NBA. Más si cabe, sabiendo que el proyecto de los Jazz fue trazado a semejanza de Gordon Hayward y, más si cabe, sabiendo que dicho proyecto aún no había tocado techo. Pero, si a un seguidor de los Jazz, como yo gracias a John Stockton, le sumas que su jugador favorito, desde la retirada de Iverson, es Gordon Hayward, y se va a un equipo como los Celtics los cuales ni de lejos simpatizas, pues la ecuación es más siniestra si cabe.

Hayward llegó a Utah como un niño… twitter.com

… Y, se va de Utah como un hombre. twitter.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué deben hacer ahora los Jazz sin Hayward?

En un deporte, colectivo, si algo suele suceder cuándo pierdes a tu estrella es intentar encontrarle reemplazo lo más pronto posible. ¿Deben hacer esto los Jazz? Sí pero con matices. Lo primero sería no hipotecarse, ya que los Jazz aún sin Hayward no están muy lejos del techo salarial y hay futuras renovaciones que afrontar, Favors, Hood y un año después la del recién llegado Ricky Rubio. ¿Lo ideal? Si es hipotecarse, es decir arriesgarse, debería ser con algún jugador como Otto Porter, aunque seguramente Wizards iguale oferta. Si no es hipotecarse, la llegada de un veterano aún con mecha por delante y un contrato ni largo ni costoso podría ser un buen apaño a corto plazo a la espera de pescar algo mejor en agencias libres futuras. Porque, hay que darse cuenta que el proyecto de los Jazz sin Hayward ni mucho menos se ha hundido, sí ha recibido un duro revés.

Y, ¿por qué los Jazz sin Hayward aún tienen proyecto?

La salida de Hayward es un golpe al proyecto ilusionante que tenían los Jazz pero uno ve el actual roster y ve mimbres para salir a flote y proseguir con él. Con Snyder aún al mando y con Lindsey manejando los hilos desde la gerencia los Jazz no van a dar pasos hacia atrás. A partir de ahí, hay un núcleo de jugadores sobre los que posar y cimentar el proyecto. Rudy Gobert, 25 años, y con su mejor temporada a cuestas, 14 puntos y casi 13 rebotes por partido. Gobert no ha parado de crecer y ahora los Jazz son sus Jazz. A Gobert le han añadido un base que de seguro va a enriquecerlo, Ricky Rubio con apenas 26 años. Rubio, irónicamente dicen que petición de Hayward, llega como ese ansiado base director, y con buena defensa, que llevan años buscando los Jazz. Al dúo Gobert-Rubio hay que añadirle una tercera pieza, quizás perfecta por estilo, Rodney Hood. Su última temporada no fue del todo buena, por las lesiones, pero en Utah saben de lo que es capaz y ahora sin Hayward tendrá más tiros, más balón y más importancia.

Rudy Gobert liderará ahora a los Utah Jazz sin Hayward. tribunes.fr

Rudy Gobert liderará ahora a los Utah Jazz sin Hayward. tribunes.fr

Ellos tres son a priori sobre los que mantener el proyecto. Un proyecto al que se podría reenganchar Derrick Favors, iba a ser el gran sacrificado si Hayward renovaba. Favors ha tenido una temporada aciaga, por las lesiones, pero se le vio, por flashes, parte de ese Favors de las dos últimas campañas. Si realmente quiere seguir en el proyecto debería dar un paso al frente. Por ahí está también un ilusionante Donovan Mitchell por el cuál Lindsey, quizás previniendo que Hayward no renovaría, se movió en el Draft para traerlo. Bradley, Exum, este último ante su última oportunidad, son jóvenes que aún pueden dar algo al proyecto. A todos estos añadir que en las filas al pegamento Joe Ingles, también aún sigue Joe Johnson, sus play offs fueron épicos, y aunque ya cuente con 36 años a corto plazo, quizás titular, será importante para el proyecto.

Y por último, ¿tomó Hayward la decisión correcta?

Hace algo menos de un año escribí sobre «La gran decisión de Gordon Hayward». De aquella expuse, a parte de que Celtics serían el gran rival, los pasos que debía cumplir los Jazz, en mi opinión, para que Hayward renovase. Los Jazz lo cumplieron pero aún así Hayward decidió irse. ¿Enojo con Hayward? Ninguno. Él ha hecho lo que ha entendido que era mejor para su vida deportiva y personal. Comparan esto con lo de Durant-Warriors pero ni de lejos es similar. No lo es porque Durant coqueteó con Warriors en plena lucha por las finales contra ellos entre otras muchas cosas pero este no es un artículo sobre Durant.

A priori Boston puede ser un buen paso para él ya que la conferencia este se ha debilitado, y mucho. Pero, por allí sigue LeBron y con LeBron todo es más complicado. Pero, en mi opinión se ha equivocado, ya el tiempo dirá quién lleva la razón. El proyecto de los Jazz ni estaba caduco ni estaba estancado. Es más, el añadido de Ricky Rubio, y la posible llegada de un pívot como Bogut, daba aún más calidad a un proyecto que llegó a semifinales de conferencia pese a las lesiones. Era el capitán, Snyder hizo el sistema a su semejanza, era muy querido en Utah y eran los Jazz de Gordon Hayward pero, los Jazz como mercado pequeño siempre han sobrevivido, esta no será una excepción.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *