El Valencia destituye a Pako Ayestarán

Valencia destituye Pako Ayestarán
The following two tabs change content below.

El Valencia se carga al tercer entrenador de la era Peter Lim. Tras 7 derrotas seguidas, desde el club se ha considerado que era momento de cambiar un banquillo que lleva tiempo sin funcionar. El primero fue Nuno, que tras una primera temporada ilusionante del proyecto Lim, parecía tener un proyecto de club. Llegaron mal dadas al inicio de la segunda temporada y salió del club acompañados de los famosos gritos de “¡Nuno vete ya!”. Lo sustituyó temporalmente Voro González, entrenador interino, aunque llegó al poco tiempo Gary Neville como nueva apuesta (bastante arriesgada dada la inexperiencia de este) para manejar al equipo. No duró mucho dado sus resultados (aún peores que los de Nuno) y fue desplazado del puesto de entrenador por el preparador físico del equipo, Pako Ayestarán. Hoy, tras un comienzo de campeonato lamentable, Voro González vuelve a coger la manija del club en lo que parece ser un nuevo periodo de transición en el banquillo ché.

Valencia destituye Pako Ayestarán

Ayestarán, destituido.

Comunicado oficial:

Tras la reunión del Consejo de Administración celebrada en el día de hoy, el Valencia Club de Fútbol ha tomado la decisión de relevar de su cargo al entrenador Pako Ayestarán. La decisión ha sido tomada tras analizar la actual situación deportiva y los resultados obtenidos.
 Mientras el Club finaliza la contratación de un nuevo entrenador, quien ejercerá como técnico de la primera plantilla de forma interina pero con plena responsabilidad y confianza del Club, será  Voro González.
 El Valencia Club de Fútbol desea agradecer la implicación, esfuerzo y profesionalidad de Pako Ayestarán y su cuerpo técnico en su tiempo al frente del equipo. El Club les desea a todos la mayor de las suertes para el futuro.

Marcelino, el nombre que más suena, aunque con controversia

Hay informaciones que apuntan a Marcelino García Toral, ex-entrenador del Villarreal, como posible sustituto. No obstante, hay un conflicto relacionado con el dinero recibido por el finiquito. Según las normas, un entrenador que cobre el contrato anual que el club le debía tras finalizar los servicios de manera anticipada no podría entrenar a otro equipo. Esta norma se aplicará en función de las cláusulas que se activaran el día de la destitución de Marcelino. Todavía no hay veredicto claro sobre el asunto, pero puede haber complicaciones en este sentido.