Los ultras no paran de afear el fútbol

The following two tabs change content below.

Jose Luis Guerrero

16 años. Loco del fútbol y amante de la escritura. Sumando en este proyecto con muchísima ilusión.

Los ultras son personas que, generalmente, no tienen nada que perder, y van montando trifulcas con excusa futbolística para acaparar por un momento las cámaras y así sentirse famosos.

Informe: un día entre Barras Bravas

El sábado ha tenido lugar otro episodio de una larga serie en el fútbol llamada “ultras”, y es que ni más ni menos que cincuenta personas encapuchadas han sido grabadas agrediendo con palos y barras metálicas a unos veinte aficionados ‘culés’ mientras tomaban algo en un bar en la previa del choque liguero entre Alavés y Barcelona sin haber alguna razón. Por suerte solo ha resultado un herido de la horrible pelea en la que varios objetos salieron volando. Este se encuentra estable en el hospital Santiago de Vitoria mientras está en observación a causa de los numerosos golpes en la cabeza.

El Alavés se ha pronunciado en cuanto a este tema y ha comunicado que tomarán las medidas adecuadas en el caso de que estos sean abonados. Iguamente, el club catalán ha comunicado que esperan que las autoridades lleguen a la raíz de este problema.

Ultras

No puedo creer que haya personas en el mundo con tan malos pensamientos como para ir a atacar en superioridad numérica a unos aficionados entre los que puede haber niños, ancianos, padres, madres…. Parece que no comprenden que esto es un deporte y que existe el respeto. No puede ser que por un simple partido de fútbol se monte una pelea tirando sillas y mesas y pegando con palos a gente que no tiene nada que ver con esos temas y que van a disfrutar de su equipo, que no parece ser ningún delito. Lo peor de todo es que nadie puede hacer nada, porque, de hecho, hay gente que no es ni siquiera aficionado del club al que defienden, sino van en busca de peleas, y se meten en bandas como esta para saciarse. Solo se puede sentir pena hacia esta gente. Y, al final, consiguen lo que quieren: salir en los medios y que se hablen de ellos. Ojalá hubiera un modo de identificar a estas personas y ver a quiénes están debajo de esas capuchas y máscaras, porque así este problema se acabaría en un segundo. Algún día me gustaría saber si verdaderamente a estos seres se les puede llamar persona, porque cada día lo dudo más.