Vicente del Bosque, ¿entrenador y madridista? (parte I)

The following two tabs change content below.

Ruben Ortuno

Vicente del Bosque: ¿entrenador? (parte I)

Parte II

Lo primero es justificar el porqué de la pregunta. Evidentemente Vicente del Bosque es entrenador. La pregunta va referida a si realmente en sus equipos imprime un sello táctico y técnico determinado o no. Es decir si el que Vicente del Bosque sea el entrenador de un equipo define la forma de jugar de ese equipo o no. La respuesta es… la desarrollo.

A Vicente del Bosque se le pueden reconocer dos aportaciones tácticas a sus equipos que han sido realmente importantes a la hora de conseguir títulos. La primera fue al Real Madrid que cogió en ruina en la temporada 1999/2000. Vicente del Bosque empezó a ser entrenador de élite a partir de esta época. La situación era la siguiente. El salmantino, había ocupado el banquillo madridista esporádica e interinamente en situaciones en las que el entrenador del primer equipo era destituido, situación, por desgracia muy frecuente en las filas blancas. En una de esas ocasiones, con las arcas del club absolutamente vacías (previo a la llegada del Rey Midas Florentino en julio del año 2000) Vicente del Bosque empezó a consolidarse. La situación se parece bastante a la que ha vivido Zidane esta temporada, con la diferencia de que Zidane es mediático y Vicente del Bosque una solución “porque no había más remedio”. La cuestión es que el equipo, sin ser brillante, mejoró sus resultados y eliminatoria tras eliminatoria llegó a la final de la Champions contra el Valencia. El Madrid se impuso por 3-0 a un equipo que partía como favorito y la Octava “orejona” viajó a Madrid. ¿Y qué había aportado Vicente del Bosque a aquel equipo? Pues aportó una defensa de cinco que funcionó a las mil maravillas. Innovó. Aportó algo distinto que dio más seguridad al equipo y dejó volar a los delanteros, que marcaron la diferencia.

Vicente del Bosque posa con la 8ª.

Vicente del Bosque posa con la 8ª.

La BBC era la RAM (Raúl, Anelka y Morientes). Atrás dos carrileros, Roberto Carlos y Míchel Salgado (decisivo gol en la ida de semifinales contra el Bayern y autor del centro del primero gol de Morientes en la final) y en el centro de la defensa, Karanka e ¡Iván Campo! como centrales y Helguera o Hierro de libre. Fue una aportación decisiva. Intervención de entrenador en un equipo en ruinas y Octava para el Madrid. Chapeau.

La segunda ocasión en la que se puede reconocer una intervención decisiva en el planteamiento táctico del equipo es con la selección española. En el Mundial de Sudáfrica 2010 y aún con las tremendas críticas tras la derrota en el partido inaugural contra Suiza, el “marqués” mantuvo el doble mediocentro con Xabi Alonso y Busquets (el jugador en el que le hubiera gustado reencarnarse). Esto fue su aportación al equipo que había sido campeón de Europa en 2008 con Luis Aragonés y aunque el equipo perdió algo de brillantez en su juego, ganó consistencia y ganó el Mundial y la Eurocopa de 2012. Vuelvo a quitarme el sombrero. Menos relevancia tiene el prescindir del delantero centro, puesto que creo que más que por convicción ha sido por obligación, porque los centrocampistas en España han sido tan buenos, y los delanteros tan flojos en los últimos años, que al final no le cabía el delantero centro y por eso jugaba Cesc u otro como falso nueve.

El doble pivote de Vicente del Bosque, clave para España.

El doble pivote de Vicente del Bosque, clave para España.

Ahora bien, dicho esto, ¿son suficientes estas dos/tres aportaciones como para considerarlo entrenador? Cada uno podrá pensar lo que quiera… para mí, no. Y es no, porque salvo estas excepciones, relevantes, pero excepciones, su libreta ha sido absolutamente nula en su estancia en Turquía y asimismo fue nula en 2014 con España cuando las columnas vertebrales de la España campeona se vinieron abajo. Vicente del Bosque ha dispuesto de equipos con grandes jugadores y su gran mérito ha sido “no molestar”. Aunque pueda considerarse que es un insulto, no lo digo en modo alguno en ese sentido. Lo que quiero decir es que ha dispuesto de fantásticos equipos que ha sabido unir y poner a jugar sin que su libreta les impidiera desarrollar su mejor juego. Eso no es entrenar. Pero no deja de tener mérito. Son otros méritos. Ser buen psicólogo y entender el fútbol también forman parte de su profesión y él es un maestro en eso. Por eso mi respuesta a mi pregunta es… No. Vicente del Bosque no es entrenador. Alguien podría decir, pero ¿cómo se puede decir eso de alguien que ha sido Campeón de Europa de clubes y de selecciones y Campeón del Mundo de selecciones ocupando el cargo de entrenador puede no ser un entrenador? Insisto, es otra cosa. De los mejores en otra cosa, pero no como estratega técnico y táctico que es lo que entiendo yo como entrenador.