Vidal en el juego de posición

The following two tabs change content below.

Salió el rumor la semana pasada y ayer se hizo oficial, Arturo Vidal ya es jugador del Bayern de Múnich. La dimensión de las dos partes implicadas convierten este fichaje en uno de los movimientos de la temporada, el chileno es uno de los centrocampistas más determinantes del mundo y el Bayern es un equipo que siempre aspira a lo máximo.

La calidad y el talento de Arturo están fuera de toda discusión, es un jugador realmente bueno y al fin y al cabo, el valor futbolístico es lo que genera ilusión. Principalmente ese es el factor que más incide en el montante económico, aunque hay otros que también tienen mucha importancia y que solamente la conocen los protagonistas.

Pero sí, el movimiento despierta interés. Pep Guardiola recibe en sus manos un futbolista que cuesta ver dentro de su juego de posición. La filosofía de Pep es la de reducir la importancia de la suerte en el juego a través de unas directrices tácticas inflexibles, es decir, cada jugador tiene unas órdenes que debe cumplir, disciplinadamente.

El contraste futbolístico de Arturo Vidal con este modelo de juego no nace por sus características técnicas porque cualquier juego de posesión necesita hombres capaces de ofrecer movimiento y dinamismo (y Vidal aporta ahí), el contraste viene en el juego de posición, ¿Arturo puede sobrevivir en un estilo que limita tanto la libertad creativa?

Vidal se siente cómodo cuando dispone de terreno que cubrir

El chileno es un hombre de actividad, de movimiento, de intensidad, con tanto talento que puede jugar en muchísimas posiciones. Con el Bayer Leverkusen jugó en posiciones defensivas y se hizo un nombre, sus actuaciones llamaron la atención de la Juventus y Antonio Conte lo convirtió en una pieza básica para su mediocampo, su dinamismo era tan impactante que le permitiá ser escudero de lujo para Andrea Pirlo y a la vez una amenaza importante en sus llegadas al balcón del área. Todocampista. Vidal es un jugador que necesita hacer muchas cosas, huye de la rigidez porque tiene espíritu aventurero, no se le puede enjaular.

En clave Bayern, Guardiola recibe a un jugador muy polivalente que enriquecerá la libreta táctica del equipo, porque puede cumplir tanto de interior, mediapunta, carrilero, mediocentro…y lo más importante de todo, es una figura de peso importantísima que le dará empaque a un línea de mediocampistas que ha venido mostrando poca capacidad de determinación (Sólo Robben genera por sí solo).

¿Qué piensa hacer Pep con el chileno? ¿Será Vidal la dinamo que finalmente dé respiro a un Xabi Alonso que se ve desbordado por la poca capacidad colectiva en la transición defensiva? ¿Será el que vacíe la zona del interior para que un compañero la ocupe desde atrás (Alaba)? ¿Formará parte de la primera línea de presión? ¿Será el central de la línea de tres que se descuelga? El movimiento es la constante en estas preguntas.

Pero…¿Y sí estamos enfocando mal el planteamiento? Tal vez deberíamos dejar de imaginar lo que puede aportar individualmente Arturo Vidal en el juego de posición y discutir si la dimensión del jugador puede ser suficiente como para cambiar el estilo futbolístico del equipo. Sin duda alguna, imaginar un contexto en el que Arturo Vidal carga el área desde segunda línea y ofrece dinamismo tanto ofensiva como defensivamente, parece bastante interesante. ¿Estará Pep renunciando a su filosofía?