El ¿resurgir? de Vietto en Valencia con Marcelino

The following two tabs change content below.

Sergio Herrero Valgañón

Estudiante de periodismo. Seguidor de todo lo que se juegue con un balón. Hay que querer la pelota. Del Barça, y de Lebron.

Entradas recientes de Sergio Herrero Valgañón (ver todas)

Explosión total. La llegada de Luciano Vietto a la Liga Española en la temporada 2014/2015 fue una sorpresa mayúscula para el aficionado. El Villarreal de Marcelino confiaba la responsabilidad del gol al joven delantero argentino. Y la apuesta salió bien: 12 goles en la competición liguera en su primera temporada en España.

El chico se adaptó a la perfección a las exigencias. Delantero menudo, de piernas fuertes y con desborde, capaz de marcar goles con sus endiabladas carreras en solitario desde el centro del campo. Hábil para quebrar cinturas y oportunista como pocos, su nombre estaba en boca de todo técnico, aficionado o directivo que atendiese al desarrollo de la competición. Y la oferta de un grande no tardó en llegar.

Marcelino ha sido el entrenador con el que Vietto ha rendido mejor

Marcelino ha sido el entrenador con el que Vietto ha rendido mejor

El Atlético de Madrid, por petición expresa del Cholo Simeone, fichaba al delantero albiceleste a cambio de 20 millones y la cesión de Leo Baptistao. La cuantía de la operación daba a entender que el equipo colchonero depositaba en Vietto esperanzas elevadas, tanto a corto como a largo plazo. Pero el resultado no fue el esperado: una primera campaña con poca participación y con pobres sensaciones y registros del joven atacante (solamente un tanto en 17 jornadas ligueras) acababan en una cesión al Sevilla. En la temporada con el club hispalense, Vietto alcanza los 7 goles pero no era un fijo en el esquema. La vuelta al Atleti se antojaba complicada.

La aventura de Vietto en el Atleti no salió como se esperaba

La aventura de Vietto en el Atleti no salió como se esperaba

Dicho y hecho. El punta de Buenos Aires no encontró su hueco en una delantera comandada por un Griezmann en calidad de estrella, un Torres encargado de aportar experiencia y un Correa experto en agitar encuentros. Además, la incorporación de Diego Costa en invierno terminó por mermar sus posibilidades. Había que buscar una salida.

Y de nuevo, Marcelino. El Valencia necesitaba un refuerzo para una linea de ataque con pocos efectivos (Zaza, Santi Mina y Rodrigo). El estilo de juego y de presión intensa que propone el técnico asturiano desgasta mucho a los jugadores, por lo que un par de piernas jóvenes descargarán a los de arriba. El 4-4-2 habitual de esta temporada, combinando a un delantero fuerte, como el italiano, con el propio Vietto puede hacer las delicias de los aficionados chés y aumentar la tasa goleadora en los de Mestalla. Vietto llega a un proyecto donde puede recuperar el gol y volver a demostrar todo con lo que alucinó en Villarreal.

Vietto en su presentación como jugador del Valencia

Vietto en su presentación como jugador del Valencia