¿Y si el mito es erróneo?

The following two tabs change content below.

Manuel Fuentes

Redactor Jefe y CM at SportBall
Máster en Comunicación. Apasionado de los deportes. Orgulloso cofundador de esta web.

En el fútbol no hay ninguna verdad absoluta, ni un solo camino que garantice el éxito y los títulos. Pero sí hay frases que se utilizan a modo universal, como verdades irrefutables. Y hoy nos vamos a centrar en una de ellas. Los ataques ganan partidos, las defensas ganan campeonatos. Y mi pregunta es: ¿qué hacen los centrocampistas? Pues la verdad es que lo hacen todo. Ya que son los encargados de atacar y defender. Deducimos, pues, que ganan partidos y ganan campeonatos también.

¿Sólo los delanteros atacan y sólo los defensas defienden? Pues claro que no. Olvidamos la parte de que en todo equipo campeón, los defensas también “atacan” y los delanteros también “defienden”. Pues es realmente la verdad.  Vayámonos a ejemplos prácticos. El Madrid de la temporada 2013/14. Ganó muchos partidos por su ataque, pero ganó dos campeonatos por su defensa. Especialmente la Champions. ¿Alguien ha visto a Gareth Bale trabajar en un partido como lo hizo en la eliminatoria ante el Bayern de Guardiola? Pues eso.

El trabajo de Bale en la eliminatoria ante el Bayern fue un factor diferencial

El trabajo de Bale en la eliminatoria ante el Bayern fue un factor diferencial

La importancia de los centrocampistas reside en que organizan la defensa y organizan el ataque. Ese fue el detalle diferencial del Madrid de Ancelotti. El técnico italiano tiene claro lo que busca para el centro del campo, y sabe que sin ello no conseguirá títulos por muchos goles que meta la BBC. Lo que busca es calidad, con recorrido y compromiso. En su primera temporada, se apoyó, en sus comienzos, en la pareja Xabi Alonso – Modric, olvidándose de la aportación de Khedira, que no cumple una de las premisas del técnico italiano: la calidad. Por ahí se hizo imprescindible Di María, que tiene un doctorado en recorrido y sí aportaba la calidad necesaria. La salida de Xabi Alonso y Di María supuso, pues, que el equipo se rompiese.

La llegada de Kroos era la solución, pero el Madrid volvía a necesitar de un tercer centrocampista que ayudase al equilibrio entre el descompensadísmo balance ataque-defensa que sufría el equipo a cambio del lujo de tener a la BBC. James fue el elegido desde el primer momento y el colombiano destacó por una capacidad de sacrificio que nadie podía haber imaginado. Y si alguien lo hizo, es un auténtico visionario de este deporte. Dudo que fuese el caso de la dirección deportiva blanca. Un bombazo made in Florentino que salió increíblemente bien. Punto.

Kroos, imprescindible para Ancelotti

Kroos, imprescindible para Ancelotti

La lesión de Modric dio entrada a Isco en esa ecuación. El malagueño había demostrado que podía aportar recorrido, además de la consabida calidad. Y por eso Khedira e Illara no fueron competencia en absoluto para luchar por el puesto. No son, en general, competencia en este Real Madrid, porque ninguno cumple la ecuación calidad + recorrido. El alemán tiene todas las papeletas para salir en verano y el vasco parece muy cerca del Athletic de Bilbao.

El último gran dominador del fútbol mundial ya sabemos todos quien fue, y ya sabemos, también, el centro del campo del que disponía Pep (aunque su ecuación era calidad+calidad+calidad+recorrido con balón). Ese es algo que está copiando el listo de Ancelotti para reescribir el mito, que pasará a ser: el centro del campo gana partidos…y también campeonatos.