Takefusa Kubo: el presente y futuro de Japón

La actual política de fichajes del Real Madrid está relacionada con la adquisición de los mayores talentos del panorama futbolístico. Una situación derivada de la dificultad de competir frente a los millones de los clubes dominados por jeques. Pues el último talento fichado por Florentino Pérez, gracias al trabajo de Juni Calafat, es Takefusa Kubo. El japonés de 18 años se unió a la Casa Blanca este verano y quiere demostrar esta temporada en Mallorca (cesión) que tiene hueco en la plantilla madridista. Analizamos quién es y cómo juega Takefusa Kubo.

Equipos de Takefusa Kubo

Take, así prefiere que le llamen, empezó en el fútbol muy pronto y en agosto de 2011, con 10 años de edad, se unió al FC Barcelona. En su primera temporada se adaptó de maravilla y anotó 74 goles en 30 partidos. Kubo ya era uno de los mayores talentos de la Masía, sin embargo en 2014 recibió una noticia inesperada. El Barcelona había violado la política de traspasos internacionales con menores de edad y Take era uno de los afectados, así que no podría jugar hasta que cumpliera 18 años. Un año después decidió volver a Japón.

Llegaba al país nipón un chico de 13 años con un futuro prometedor. Takefusa empezó a participar en categorías superiores a su edad y su debut con el primer equipo del FC Tokyo llegó en mayo de 2017. Take se consolidó en la temporada 18/19 con 16 partidos en los que anotó 5 goles y regaló 4 asistencias. Sus buenas actuaciones le brindaron la oportunidad de participar en la Copa América con la selección absoluta de Japón. Un torneo que seguro que no olvidará por el motivo que cuento a continuación.

Durante la concentración del torneo, Take fichó por el Real Madrid. El Barcelona también estuvo detrás del japonés, pero el Real Madrid fue más rápido e insistente y se lo llevó a coste cero. Kubo, a cambio, recibió un gran contrato: 1,2 millones por 5 temporadas. Take recalaba en Madrid y su pretemporada con los blancos se puede resumir en que fue el futbolista que más ilusión generó en la afición madridista. A pesar de ello, parecía no haber hueco para el japonés en la primera plantilla y la 2ªB se le quedaba pequeña. Así que una cesión al Mallorca fue la decisión tomada por el Real Madrid y el jugador.

Posición de Takefusa Kubo

Tanto en el FC Tokyo como en el Mallorca, Kubo está jugando en la posición de interior derecho. Vicente Moreno, entrenador del equipo bermellón, es una persona que tiene un bloque muy definido y parece difícil que cambie su 4-5-1. Take está apareciendo en la banda en este principio de temporada, pero por dentro y más arriba creo que tendría un mayor impacto en el juego de su equipo.

El japonés suele participar como centrocampista ofensivo y puede jugar tanto en banda como en la zona central. Él mismo dice que su posición favorita es la mediapunta. A Take le gusta entrar por todo el perfil de ataque, así que es habitual verle partir de una banda y terminar en la otra mediante una diagonal. Además, suele bajar al centro del campo para ayudar en la salida y organización de la jugada.

En mi opinión, Take tiene que jugar por dentro para explotar sus cualidades. Uno de los grandes problemas que está teniendo con el Mallorca es que interviene en zonas poco peligrosas y no en 3/4. Kubo es un futbolista que se tiene que dedicar a crear peligro y no a organizar el juego, para aprovechar así su gran último pase, desborde y disparo. Así que si Vicente Moreno decide mover a Take hacia la mediapunta, puede encontrar a un jugador tremendo.

Cómo juega Takefusa Kubo: el Messi japonés

Si te conocen como el Messi japonés, tienes que ser un muy buen futbolista. Y Take lo es. El japonés es un jugador muy completo y con algunas cualidades que recuerdan al 10 del Barcelona. Esa forma de llevar la pelota pegada al pie es toda una delicia de ver. Además, posee un repertorio técnico tremendo que hace del nipón un atacante talentoso como pocos. Es de esos futbolistas al que los gestos técnicos le salen de manera muy natural. Un futbolista diferente.

Se le puede definir como un jugador rápido tanto en carrera como con la pelota controlada. Pero dónde es verdaderamente veloz es en la toma de decisiones. Con solo 18 años parece un veterano y elige la mejor opción posible de forma habitual. Además, conduce el balón siempre con la cabeza arriba mirando a los lados para ver la situación de sus compañeros en el campo. La inteligencia es otra de sus grandes virtudes.

Takefusa Kubo con el Real Madrid en la pretemporada 2019.
Takefusa Kubo con el Real Madrid en la pretemporada 2019. Imagen de Sabokurohige.

Take es un jugador menudo (1,73 m.), pero protege el balón a la perfección. Su bajo centro de gravedad y su gran habilidad con la pierna izquierda le ayuda a esconder la pelota de los rivales. Kubo parece saber cuándo y dónde le van a meter la pierna y por ello sale ileso de las jugadas. Incluso con la misma protección del balón se deshace de algún contrincante. Un lujo para un equipo que necesita mantener el balón en los minutos finales como el Mallorca en ciertos partidos.

Kubo posee una zurda de seda

La asociación en el fútbol se trata de uno de los aspectos clave para que un equipo funcione. Pues aquí tenemos otra virtud de Take: su facilidad para asociarse. El japonés, ya sea en banda o en zona central, le gusta tocar y romper al espacio mediante un desmarque o devolver la pared al compañero. Así, crea situaciones de mucha ventaja que  terminan en conducciones con el balón muy pegado al pie hasta zonas peligrosas del campo. Y ahí su zurda vale su peso en oro.

La zona de 3/4 es el hábitat natural de Take. Un lugar en el que despliega con mayor peligro su visión de juego junto con la delicadeza de sus pases. La gran técnica que posee le hace un futbolista con un pase en profundidad primoroso. Es muy normal verle atrayendo contrarios en el campo para que sus compañeros de equipo encuentren espacios libres y entonces dejarlos en situación de ventaja con un pase entre líneas.

Por último, el regate. Take desborda y parece que está bailando sobre el campo. La habilidad que tiene para el desborde recuerda mucho a Leo Messi. Esa arrancada potente y que realiza en un abrir y cerrar de ojos no la tiene cualquiera. Luego de ese regate sencillo pero eficaz, Kubo suele tomar dos decisiones: dar el último pase o sacar el látigo a pasear. Con su físico no parece que posea un disparo potente, pero el japonés golpea con contundencia al balón. Un futbolista que, con su gen ganador, será un auténtico dominador del juego.

Vídeo con las mejores jugadas de Takefusa Kubo

Estadísticas de Takefusa Kubo

FC Tokyo

  • (18/19): 16 partidos, 5 goles y 4 asistencias.

RCD Mallorca

  • (19/20): 8 partidos y 1 asistencia (a 20/10/19).

Deja un comentario