Así juegan los equipos de Miguel Cardoso, nuevo entrenador del Celta de Vigo

«Este es el proyecto más importante de mi carrera, en un club histórico». Así define Miguel Cardoso su llegada al Real Club Celta de Vigo.

Para quienes no le conozcan, Miguel Cardoso es casi un novel como principal entrenador. Apenas acumula un año y algunos meses como primer entrenador, siendo el Río Ave y el Nantes sus equipos. Sin embargo, su carrera en el mundo del fútbol es muy dilatada.

Trayectoria como entrenador de Miguel Cardoso

Comenzó entrenando en los filiales del Oporto y pronto empezó a recorrer «mundo» de la mano de entrenadores como Domingos Paciencia, Paulo Fonseca o Carlos Carvahal, entre otros.


Tras su andadura por Portugal y su breve paso por España como segundo de Paciencia en el Depor, Cardoso decidió dar un cambio radical a su carrera e irse a Ucrania. Allí llegó gracias a Mircea Lucescu y ese paso sería clave para el devenir de su carrera. En el Shaktar Donetsk tuvo un papel importante en las categorías inferiores. Coordinó la cantera y añadió a sus quehaceres la capacidad de generar jóvenes talentos. Paulo Fonseca, entrenador del primer equipo más adelante, no dudó de su talento y lo abrigó bajo su paraguas para que fuese su segundo.

Meticuloso y ambicioso a más no poder, Cardoso decidió dar el siguiente paso ser primer entrenador. Lo hizo en el Río Ave club al que llevó a la quinta plaza de la Liga NOS. Allí Cardoso se mostró al mundo maravillando con su idea, su estilo de juego y el jamás temer al rival fuese quién fuese. La etapa fue corta, un año, pero en Portugal es considerada como histórica. Del Río Ave al Nantes para sustituir a Ranieri. Las cosas no fueron bien: 8 jornadas 1 victoria y destituido. Con este currículum llega al Celta de Vigo 2018-19, pero ¿quién es Miguel Cardoso?

Miguel Cardoso Rio Ave
Miguel Cardoso durante un partido con el Rio Ave.

Miguel Cardoso tiene carácter y una idea clara, buen fútbol

Dicen en Portugal, ex jugadores suyos o periodistas, que Cardoso tiene un fuerte carácter. No tolera ciertas cosas, pero cuida muy bien a sus futbolistas. Entrenador metódico al que le gusta tener todo atado y bien atado. Allá donde va se empapa de arriba a abajo de la cultura y la filosofía. Tal es su implicación que aprendió francés al fichar por el Nantes. Habla cinco idiomas, entre ellos inglés, castellano y ruso a parte del de su tierra natal, Portgual. Esto le ha hecho posible difundir su mensaje, que no es otro que fútbol desde el trato bueno al balón.

Porque eso es lo importante, el balón. La idea de Miguel Cardoso es hacer que sus equipos jueguen desde la posesión. En el Río Ave, su mayor exponente de cara al público, exponía un juego atractivo. Su idea era siempre de jugar el balón desde atrás, nunca un balón largo, sin sentido al menos. El portero era un defensa más y sus centrales parecían centrocampistas por su manera de sacar el balón. Su gusto siempre ha sido tener laterales de largo recorrido para que sus extremos pudieran jugar más hacia el centro que por la banda.

4-2-3-1 y presión en zona

Su esquema habitual es el 4-2-3-1, no lo movió salvo circunstancias concretas como en un partido contra el Sporting de Porgutal. Allí probó defensa de tres pero siempre con la mirada fijada en la portería rival. No resultó, pero eso nunca hace mella en él. Así como con Pep Guardiola, la idea para Cardoso es innegociable. Podrá cambiar pequeños detalles, pero el jugar de tú a tú sea quién sea el rival no se negocia.

Su estilo de juego se puede asemejar mucho al de Pep o Sarri, entre algunos otros. En Vigo un estilo parecido se vio en el Toto Berizzo, discípulo de Bielsa. Pero Cardoso tiene sus diferencias. En el apartado ofensivo la presión es distinta, algo que ayuda y mucho a su idea defensiva, el bloque. En el Río Ave la presión se caracterizaba por ser grupal y no individual. Nunca se presionaba al hombre y sí tapando espacios. El bloque es lo primero y romper el bloque no está en sus planes. Un ejemplo claro era ver que si un jugador desquebrajaba el bloque, otro aparecía para ocupar su lugar y que éste no se rompiese.

Miguel Cardoso Nantes
Miguel Cardoso durante un partido con el Nantes.

Mucho trabajo en Vigo para Miguel Cardoso

La sombra del Toto Berizzo es larga. Ni Unzué ni Mohamed han conseguido hacer olvidar al Toto y sus éxitos. El «turco» fue cesado cuando el equipo parecía arrancar y ahora Cardoso llega para implantar una idea similar, pero más estable. La pregunta es si Miguel Cardoso será capaz ya no sólo de implantar su idea. sino de que los jugadores lleguen a entenderla y sobre todo a exponerla en el campo.

Uno de sus mayores problemas en el Nantes fue el plantel. Heredó uno que no se adecuaba a sus características. Él es un entrenador al que gusta meterse en la cabeza del jugador y hacerle creer que puede hacer cosas que nunca antes hizo. Sin embargo, en un Nantes con un plantel muy diferente, muy físico y alejado de conceptos que a él le gustan, poco pudo hacer. O más bien poco tiempo le dieron para hacerlo.

En el Celta tiene mimbres aunque le faltan ciertos ingredientes. Ofensivamente el equipo está lleno de variantes. Jugadores de banda que pueden jugar por o hacia el centro. Un 9 referencia y otro más movible… pero la cuestión está en el apartado defensivo. Portero con capacidad para sacar, bien, el balón jugado desde atrás. Y, sobre todo, centrales que tengan buen trato de balón y hagan ese ejercicio con fluidez alta para el inicio de la jugada. De esto anda falto el Celta, algo seguro de lo que se va a tener que nutrir el club en el mercado invernal.

Deja un comentario