Análisis táctico: el nuevo Neymar, un jugador total

Neymar Jr es  un futbolista marcado por su carisma. Un carisma que le ha causado malas pasadas en su carrera y provoca que aparezca diariamente en los tableros de información deportiva debido a sus acciones fuera de la cancha. Y es que, en especial, este año en concreto está siendo difícil en ese aspecto para el crack brasileño.

Pero los grandes se crecen ante la adversidad y el caso de Ney no iba a ser menos. En un ambiente realmente hostil, se está viendo la versión más completa que se recuerda al ex-azulgrana. Un auténtico líder que es capaz de organizar y finalizar las jugadas. Y buena parte de este rendimiento, es gracias a Tuchel.

Análisis táctico: la nueva posición de Neymar

Todos tenemos en mente a Neymar como un extremo desequilibrante, muy vertical y con mucho gol. Pero si vemos un partido del campeón francés poco o nada tiene que ver con ese escurridizo futbolista de banda.

En una posición que podemos definirla como volante interior, Neymar es la primera vía de referencia para organizar la jugada. Mucho más centrado en el campo, lejos de una banda que ocupa ahora mismo Mbappé, las virtudes del brasileño se multiplican por 5.

Ney recibe, en muchas ocasiones en su propio campo, y a partir de ahí el PSG comienza a elaborar. Aporta la verticalidad suficiente para rebasar líneas con una pasmosa facilidad que provoca grandes espacios a sus compañeros.

Además, al jugar mucho más centrado, está siendo el encargado de dirigir las contras, algo que sabemos que conociendo las características del «10» provocan que muchas de ellas acaben con el balón en el fondo de las mallas, tras una buena distribución del contraataque.

De extremo escurridizo a canalizador del juego de ataque

Tanto Sarabia o Di María pero sobre todo Mbappé están siendo los grandes beneficiados de este movimiento táctico. Este último, que con su gran compañero mucho más cerca hacen que el ataque parisino sea temible.

Una jugada habitual está siendo la que Neymar recibe, desde dentro (algo escorado a la izquierda), y lanza espectaculares pases en vertical hacia Kylian, a la espalda del lateral donde la punta de velocidad del galo es indefendible. Un ejemplo de esto fue el partido contra el Galatasaray, donde los hombres de arriba realizaron una auténtica exhibición, dirigida por el brasileño.

El PSG hizo el fichaje más caro de la historia al contratar a Neymar.
Imagen de Antoine Dellenbach, en Flickr.

A pesar de jugar más retrasado, el futbolista formado en Santos no ha perdido el instinto goleador. En 11 partidos ha anotado 8 goles, algunos de bellísima factura como el libre directo marcado en el partido que el PSG remontó al Montpellier. Estos registros lo hacen un jugador total.

Llegada a su madurez futbolística: un auténtico líder

Una de las razones por la que Neymar se marchó del Barça (aparte del salario) es el deseo de ser el líder del equipo, algo que con Messi era imposible. Pero con lo que no contaba al llegar a París era con la bestial irrupción de Mbappé. Durante estos años, la figura del brasileño se ha visto eclipsada por las actuaciones del campeón del mundo. Pero ahora sí, Ney lo ha conseguido.

Aparte de esta circunstancia, debemos tener en cuenta el entorno en el que el medallista olímpico se ha visto envuelto esta temporada. Su rebeldía y el fracasado fichaje por el Barcelona, crearon un increíble ambiente hostil en París en contra del futbolista. Pitada tras pitada, Ney se ha hecho más fuerte, demostrando un carácter competitivo y de implicación que no veíamos desde hace mucho tiempo.

Un detalle curioso y que es un ejemplo de toda esta transformación lo encontramos el otro día en Champions, donde tras un penalti a favor, el crack brasileño le cede el lanzamiento a su compañero Cavani, olvidando los rifirrafes del pasado.

¿Vuelta a la lucha por el Balón de Oro?

Durante la época en el Barça, Neymar se esperaba como el heredero a los dos grandes en la lucha por el premio. Sin embargo, sus dos primeros años en París han pasado inadvertidos para el premio. Un dato significativo es que en esta última edición, no ha estado ni siquiera entre los 30 más votados, algo achacable en cierta parte a sus lesiones.

Es verdad que la Ligue 1 puede estar apartada del foco mediático internacional, por lo que una buena actuación en Champions puede equilibrar la balanza en favor de Ney. Será el enésimo intento del club parisino para alzarse con la orejona, pero esta vez con un equipo mejor armado, y sobre todo, con la ayuda del Neymar más completo.

Deja un comentario