Ezequiel Barco: el demonio de Atlanta

La Copa Mundial de Fútbol Sub-20 acaba de terminar y este joven argentino ha sido ser uno de los futbolistas que ha salido relanzado del torneo. Pero, ¿quién es y cómo juega Ezequiel Barco? Ha terminado de adaptarse a la MLS y ha mostrado el fútbol que presentó en la liga argentina.

Equipos actuales de Ezequiel Barco

Ezequiel Omar Barco nació el 29 de marzo de 1999 en Villa Gobernador Valdéz, ciudad perteneciente a la provincia de Santa Fe. A unos 15 kilómetros de distancia se encuentra Rosario, cuna de grandes jugadores como Leo Messi o Gabriel Batistuta. Allí comenzó a jugar en Central Córdoba, un equipo humilde de la ciudad, donde empezó a llamar la atención de varios ojeadores. En 2011, Ezequiel entró en la academia de Jorge Bernardo Griffa, jugador del Atlético de Madrid durante 10 años (1959-1969) y popular formador de futbolistas en Argentina.


Barco estuvo en esa academia hasta el 2015, año en el que se unió a las categorías inferiores de Independiente de Avellanada. Este salto en su carrera fue gracias a Diego Griffa, hijo de Jorge Griffa, que era coordinador en la cantera del equipo rojo. Antes de este cambio, Ezequiel hizo pruebas en Boca Juniors, River Plate y Gimnasia de la Plata, pero no tuvieron un resultado favorable debido a su estatura (1,67 metros) y que no se encontraba en su mejor nivel.

Ascenso vertiginoso en Independiente

Ezequiel llegó y jugó brevemente en Séptima y Sexta Categoría de Independiente antes de que llegara la llamada de Gabriel Milito. Por tanto, el joven argentino se saltó la etapa de Quinta y Cuarta Categoría junto a la Reserva, que es el equipo previo a la primera plantilla. Esta primera etapa no fue nada fácil para él porque se sentía alejado de su familia y necesitó del apoyo de los suyos para seguir. Sería en agosto de 2016, con 17 años, cuando llegaría su debut oficial con el primer equipo frente a Defensa y Justicia. Ezequiel dejó las siguientes declaraciones sobre su entrenador en una entrevista:

“Le agradezco la oportunidad que me dio. Él me decía: ‘Juega tranquilo, yo te respaldo; de última, la gente me va a insultar a mí’”.

Ezequiel Barco Independiente de Avellaneda

El cara de viejo, como lo apodaron sus compañeros de las categorías inferiores por su aspecto facial, debutaría poco después internacionalmente frente a Lanús y en septiembre llegaría su primer gol frente a Godoy Cruz. Todo iba muy rápido para Ezequiel, que iba haciéndose un jugador importante para Milito. Esa misma temporada falló un penalti frente a Lanús que daba el pase a la Copa Libertadores de la siguiente campaña. Un momento duro para el turri.

Ezequiel Barco da la Copa Sudamericana a Independiente

El Rey de Copas no pudo clasificarse para la Copa Libertadores, pero sí para la Copa Sudamericana. Y ahí Ezequiel Barco sí fue determinante con tres goles y tres asistencias. El primero de los goles fue en dieciseisavos frente a Deportes Iquique y el segundo contra Club Libertad en semifinales, participando en la remontada. El tercer gol llegaría en el momento decisivo.

Final de la Copa Sudamericana, estadio de Maracaná y Flamengo como contrincante. Después del 2-1 de la ida, el equipo brasileño se adelantó en el marcador y en la eliminatoria. Sin embargo, antes del término del primer tiempo, Independiente obtendría un penalti a favor gracias al VAR. En ese momento, Ezequiel Barco cogió el balón y tomó la responsabilidad. Una oportunidad de oro para redimirse de la pena máxima errada frente a Lanús. Barco golpeó fuerte y abajo con mucha jerarquía y marcó un gol que ya es historia de Independiente. El Rojo de Avellaneda volvía a ganar la Copa Sudamericana siete años después.

Tras este gran triunfo, le empezaron a salir muchas novias a Ezequiel. Benfica fue uno de los equipos que lo tuvo más cerca con una oferta de 6 millones de euros por el 50% del pase del jugador, pero Independiente la rechazó. Finalmente, Atlanta se haría con los servicios de Barco después de pagar 15 millones de dólares, convirtiéndose en el fichaje más caro de la historia de la MLS. El joven argentino se marchaba para ser entrenado por su compatriota, el Tata Martino.

Nuevo reto para Ezequiel Barco en Atlanta United

18 años y Ezequiel toma la decisión de marcharse a la MLS, una liga que está creciendo a pasos agigantados. Al principio le costó adaptarse a su nuevo equipo, ya que se trataba de una competición e idioma distinto para él. Con la lesión de Miguel Almirón, terminó de entrar en el equipo y contribuyó a la conquista de la Conferencia Este con cuatro goles y dos asistencias. Además ganó la MLS Cup, pero en los cinco partidos que participó, solo jugó 17 minutos. Un trofeo más a su palmarés.

Hay que añadir que en esa temporada estuvo un mes apartado del equipo por indisciplina. Una decisión tomada por el Tata Martino con la que Ezequiel aprendió que no todo vale en un vestuario. En esta temporada, Barco ha dado un salto de calidad en el equipo y en 12 partidos ha superado ya sus números de la temporada pasada. Ahora le ha tocado dejar la MLS a un lado y se ha marchado a Polonia para jugar el Mundial sub-20. Una cita muy esperada para él.

Ezequiel Barco Atlanta United

La espinita del Mundial sub- 20 con Argentina

Ezequiel Barco está jugando con Argentina sub-20 desde enero de 2017. Antes no había pasado por ninguna categoría inferior de la albiceleste, pero Claudio Úbeda lo tuvo claro y lo llamó para que formara parte de su plantel. Ezequiel participó en el Sudamericano sub-20 en 2017 y llevó el número 10 a la espalda. Un dorsal que antes habían llevado Maradona, Kun Agüero o Leo Messi. Toda una responsabilidad que tomó sin miedo y que terminó con un cuarto puesto en el campeonato.

Unos meses después de este torneo sería la Copa del Mundo sub-20 en Corea del Sur y Ezequiel iba a participar con toda seguridad. Sin embargo, después de una gran polémica entre los directivos de Independiente y el cuerpo técnico de Argentina, Barco se perdió la cita mundialista y tuvo que acudir a los compromisos de su club. Por ello, el Mundial sub-20 de Polonia 2019 es el gran objetivo del jugador argentino.

A esta experiencia con la sub-20 hay que añadir las ocasiones que acudió como sparring a la selección absoluta. Jorge Sampaoli, también de Santa Fe, era el seleccionador por aquel entonces de Argentina. Además, el que fuera técnico del Sevilla fue el entrenador del combinado sub-20 en el torneo de L’Alcudia de 2018, en el que participó Barco. Por tanto, Jorge y Ezequiel mantienen una buena relación futbolística.

Cómo juega Ezequiel Barco

Si conocéis a Diego Buonanotte o al Papu Gómez, ya tenéis un poco de idea de cómo juega Ezequiel Barco. Se trata de un atacante diestro con baja estatura y mucho descaro. Su posición suele ser la banda izquierda para hacer diagonales hacia el centro y realizar conducciones de balón desequilibrantes. Aunque también puede jugar como mediapunta o extremo derecho, lugar en el que ha participado más en esta temporada.

A Ezequiel le gusta aparecer por la parte central del campo para orientar el juego y romper líneas rivales con pases finales o con su magnífica conducción. Para ello se ayuda de su potente tren inferior y su buena visión de juego. También se puede destacar su agilidad, que lo convierte en un jugador difícil de detener cuando va en vuelo. Además, Barco no escatima en esfuerzos defensivos y utiliza su intensidad para ayudar al equipo en defensa.


Por último, el regate como su principal virtud. Ezequiel es todo un gambeteador como dicen en Argentina. A pesar de ello, no suele utilizar demasiadas filigranas, sino que prefiere utilizar regates sencillos como los que realizan Leo Messi o Ángel di María. Fintas simples, pero muy efectivas que rompen la cintura de muchos rivales. Por algo le dicen «demonio».

Vídeo con las mejores jugadas de Ezequiel Barco

Futuro de Ezequiel Barco

Este Mundial sub-20 de Polonia va a ser un buen escaparate para que Ezequiel Barco se muestre. Para mí fue un error que se marchara a la MLS porque con el fútbol que mostró en Independiente, le daba para poder jugar en Europa. El punto a favor es que está cogiendo cada vez más experiencia y aprendiendo nuevos aspectos tácticos con su entrenador Frank de Boer.

En su corta carrera se le ha podido ver la personalidad y liderazgo que tiene y espero que no se estanque en Atlanta porque tiene mucho futuro. Yo creo que una liga como la holandesa sería perfecta para que diera el salto a Europa. Ya se han visto muchos casos de jugadores sudamericanos que han triunfado en la Eredivisie y después han ido a un equipo grande: Luis Suárez, Ronaldo Nazario… El mexicano Hirving Lozano puede ser uno de los mejores referentes que tenga Ezequiel Barco para ver que él también puede triunfar en Europa. Espero que no tarde mucho en «cruzar el charco».

Estadísticas de Ezequiel Barco

Independiente

  • (15/16): 4 partidos.
  • (16/17): 41 partidos, 7 goles y 4 asistencias.
  • (17/18): 8 partidos, 1 gol y 2 asistencias.

Atlanta United

  • (17/18): 33 partidos, 5 goles y 3 asistencias.
  • (18/19): 12 partidos, 4 goles y 3 asistencias.

Deja un comentario