De banderas y camisetas

The following two tabs change content below.

Redacción

Perfil de redacción de SportBall.

Las banderas son un signo de identidad. Un signo de identidad que en el deporte suelen verse representado en las camisetas de los equipos que las defienden. Sin embargo, pese a que la mayoría de países hacen coincidir los colores de sus banderas y camisetas, encontramos casos donde esta relación se rompe. Estos son los casos de tres selecciones europeas como Alemania, Italia y Holanda.

Alemania

Pese a que en la actualidad, por motivos comerciales de la marca deportiva que la viste, Alemania ha perdido el color histórico de su pantalón, los teutones han jugado, desde 1908 con camiseta blanca y pantalón negro. Esto es debido a que cuando la federación alemana se creó, antes de que el país fuera como lo concebimos hoy en día, adoptó los colores de la bandera del Reino de Prusia: el blanco y el negro.

Evolución de las camisetas de la selección alemana

Evolución de las camisetas de la selección alemana

Pese a todos los cambios que sufrió Alemania durante el siglo XX, los colores dominantes en la equipación nacional nunca cambiaron, aunque sí irían añadiendo, con el paso de los años, los colores amarillo,  rojo y negro como detalles en la camiseta.

Pero no solo la equipación local tiene historia. Uno de los colores más habituales en la camiseta visitante de los alemanes es el verde. La leyenda decía que este color verde era un homenaje a la selección de Irlanda, que sería la primera selección que aceptó jugar contra Alemania después de la II Guera Mundial, en 1950. Sin embargo, Jans Gratner, jefe de prensa de la selección alemana, acabaría con este mito al asegurar que el verde es uno de los colores oficiales de la Federación Alemana. Además, la Federación de Estadística de Fútbol recoge que el primer país que jugo contra Alemania tras la II Guerra Mundial fue Suiza.

Alemania jugando de verde ante Inglaterra

Alemania jugando de verde ante Inglaterra

Italia

La selección italiana es mundialmente conocida como la Squadra Azzurra (equipo azul). Sin embargo, Italia no siempre vistió de azul. En su primer partido, en 1910, los italianos jugaron de blanco, pues eran las camisetas más baratas, contra Francia. Ganaron 6-2. En su segundo partido, esta vez en tierras húngaras, los italianos perdieron 6-1. Descontentos con este resultado, concertaron un partido de revancha contra Hungría, pero esta vez en Italia. Ese día, el 6 de enero de 1915, los italianos decidieron saltar al campo con una camiseta azul.

Primera convocatoria de la selección italiana, con camiseta blanca

Primera convocatoria de la selección italiana (1910), con camiseta blanca

Varias fueron las hipótesis que se barajaron sobre aquella elección. Una fue que, tras la victoria en el primer partido, querían emular a Francia, por si el color azul les traía suerte. Otros calificaban el hecho como un homenaje al despejado cielo italiano, aunque la teoría más verosímil que manejan los historiadores es que el color azul fue elegido en homenaje a la Casa de los Saboya, que fue la principal valedora de la unificación de Italia y los que reinaban en el país de la bota en ese momento y cuyo color emblemático era el azul.

Esta teoría se ve reforzada por el hecho de que los italianos también lucieran en su nueva camiseta el escudo de los Saboya: una cruz blanca sobre un fondo rojo. Pese a que ese partido contra Hungría también acabó en derrota, aunque esta vez 0-1, el color azul quedó ligado para siempre a la camiseta italiana, la Azurra.

Italia, campeona del mundo en 2006

Italia, campeona del mundo en 2006

Holanda

El caso de Holanda es muy parecido al de Italia. Los Oranje reciben esta denominación gracias al color del estandarte de Guillermo I de Orange-Nassau, líder de las revueltas holandesas y protector y soberano de los Países Bajos, cuya figura se hizo famosa en la Guerra de los Ochenta Años.

Este acontecimiento hizo que el naranja se convirtiera en el color emblemático, ya no solo de la selección, sino del país, que se tiñe de este color en cada fiesta nacional. El buen juego de la selección liderada por Cruyff hizo que el mundo los bautizara como La Naranja Mecánica en la década de los setenta, en relación a la Película de Stanley Kubrick.

Cruyff con la selección holandesa en 1974

Cruyff con la selección holandesa en 1974

Fuera de Europa encontramos más selecciones cuyo color de camiseta no coincide con ninguno de los que forman su bandera. Estos son los casos de Venezuela, Japón o Australia.

La bandera de los latinoamericanos está formada por los colores amarillo, rojo y azul, mientras que el color de su camiseta recuerda al del vino tinto (de ahí su apodo vinotinto). Se dice que la elección de ese color se debe al resultado de la mezcla de los tres que forman su bandera y para diferenciarse de Ecuador y Colombia, países cuya bandera también está formada por el amarillo, el rojo y el azul.

Selección de Venezuela

Selección de Venezuela

El caso de los asiáticos está lleno de mística. La bandera de Japón, un círculo rojo sobre un fondo blanco, los representa como el país del sol naciente. De esta forma, los japoneses tuvieron la idea de elegir el color azul para su camiseta para representar la puesta del sol sobre el mar y así remarcar su color.

Honda con la camiseta de la selección japonesa

Honda con la camiseta de la selección japonesa

Por último, el caso de los oceánicos se remonta a la época colonial. Su bandera no incluye el verde y amarillo, ya que, al ser una colonia británica, su bandera es muy parecida a la del Reino Unido y a la del resto de países que forman la Commonwealth. Pero Australia ha adoptado los colores verde y amarillo como los oficiales de su país, que representan el desierto y las llanuras presentes en la isla. De ahí se debe el color de la equipación australiana.

Selección australiana en el Mundial 2014

Selección australiana en el Mundial 2014