La leyenda del indomable Samuel Eto’o

El delantero africano Samuel Eto’o se ha retirado del fútbol profesional hace tan solo unas semanas, a sus 38 años de edad. Un jugador único y atípico, que todo equipo querría tener y que lo ha ganado todo. Esta leyenda es máximo anotador histórico de Camerún y de la Copa África, octavo del Barça y decimoquinto de LaLiga, casi nada.

No ha aclarado su futuro después de 20 años de carrera, pero su presencia estará siempre bien recibida en el mundo del balompié. Repasemos la excelente carrera del «León Indomable».


Los inicios del joven Eto’o en la capital

Comenzó su andadura desde muy pequeño en España, en el modesto Club Deportivo Leganés. En 1996 fue fichado por el Real Madrid Castilla, pero tras descender con el filial el club decidió cederlo al Leganés, en la 1997-98. Al año siguiente sería llamado para el primer equipo blanco, llegando a debutar el 5 de diciembre de 1998 ante el Espanyol.

Entre cesión y cesión (Espanyol) ganó una Intercontinental y una Champions más bien simbólica con el club merengue, equipo al que no mostraba mucho cariño tras no contar con él. Por ello, en mitad de la 99-00, decidió marcharse al equipo que le puso en el escaparate, el Mallorca.

Su etapa de lanzamiento: Eto’o en Mallorca

El conjunto bermellón se hizo con sus servicios al 50 por ciento y a cambio de 7,2 millones de euros. En el Madrid había dispuesto de pocas oportunidades, pero en la isla se iría haciendo poco a poco con el protagonismo. Lo que más sorprendía del joven africano era su carácter de hierro y su compromiso casi indescriptible. Durante 4 temporadas y media fue la referencia en ataque de este equipo dirigido por Gregorio Manzano, quien le vio crecer como futbolista. Juntos consiguieron una histórica Copa del Rey en 2003, en cuya final anotó 2 de los 3 goles de su equipo ante el Recreativo de Huelva.

En total, 133 partidos de Liga en los que anotó 54 goles, siendo el máximo realizador de la historia del club en esta competición, además hizo dos goles en Champions League. En 2003 recibiría por primera vez el galardón al mejor jugador africano del año.

La gloria para Eto’o llegó en Barcelona

Cuando Joan Laporta llegó a la presidencia en 2003, el proyecto del Barça había encontrado su centro en Ronaldinho, quien le devolvería la sonrisa al los culés. Pero no fue hasta la llegada de Samuel en agosto de 2004 cuando se empezó a soldar un equipo ganador. Su primera frase fue «Correré como un negro para vivir como un blanco», había llegado un jugador diferente al Camp Nou. El traspaso se fraguó por unos 24 millones de euros, 12 para cada club propietario. En su primer curso compartió premio Pichichi con Diego Forlán y marcó el gol decisivo para la consecución del título de Liga, fue llegar y besar el santo.

Era uno de los delanteros más completos de Europa, velocidad, potencia, voracidad, gran disparo y hábil con el balón, además de un auténtico «killer». Asombró a propios y extraños, todos le amaban en Barcelona, sobre todo por su odio al eterno rival. Su rendimiento daría paso a una de las temporadas más exitosas del club azulgrana, la 2005-2006.

Pichichi de LaLiga con 26 tantos y clave en la final europea de París ante el temido Arsenal de Wenger. Cuando los ingleses se veían campeones a falta de 15 minutos, paró el tiempo, encontró el hueco entre Almunia y el palo y le otorgó un giro a la historia del Barça, quien acabaría ganando por 2-1. Fue nombrado el mejor de la competición y fue un año inolvidable.

Pep Guardiola puso fin a su estancia en Barcelona

En Barcelona su temperamento se la jugó varias veces, y sumado a las lesiones hizo bajar su rendimiento, hasta que llegó Pep Guardiola. Era verano de 2008 y el joven técnico catalán quería deshacerse de él. Pero tras una buena pretemporada convenció a su entrenador, y con razón. Eto’o realizaría la mejor campaña de su carrera deportiva y junto a Messi completó el primer triplete del club. Un total de 36 goles, uno de nuevo en la final de Roma, junto al argentino el único en marcar en 2 finales europeas vestido de blaugrana. El nivel más alto del camerunés se había visto en Barcelona, 129 goles en 199 partidos que le valieron para ganar 8 títulos. Pero la euforia acabaría en el momento en el que Guardiola rompió su «feeling» con el delantero.

El paso de Eto’o por el Inter

Llegó Ibrahimovic a Barcelona y el africano marchaba dirección Milán, para jugar a las órdenes de José Mourinho. El cambio de entrenador y de estilo le vinieron bien, pues consiguió una nueva Champions League y con ella un nuevo triplete. Solo él tiene 2 seguidos en la historia del fútbol, 2009 y 2010. Ese mismo año conquistó el Mundialito de clubes, anotando en la final y logró su mejor marca personal (37 goles) junto con la Coppa Italia.

Eto’o con Camerún

Eto’o es toda una leyenda en su país, internacional en 118 ocasiones y la friolera de 56 balones a la red. Debutó en 1997 y en el 2000 ya tenía un Oro Olímpico, en Sidney, ante España, país del que más tarde se nacionalizaría. Ha conquistado la Copa Africana de Naciones en 2 ocasiones (máximo anotador con 16 goles) y quedó subcampeón en la Copa Confederaciones en 2003. Un equipo histórico formado por los Geremi, Lauren, Wome y el meta Carlos Kameni que, sin embargo, no pasó más allá de fase de grupos en los Mundiales.

Samuel Eto'o con la Selección de Camerún
Samuel Eto’o con la Selección de Camerún. Imagen de mustapha_ennaimi.

Del éxito al dinero y al nomadismo

A partir del verano de 2011 Samuel Eto’o pasaría a convertirse en un trotamundos, lejos del nivel de antaño. Firmó por el Anzhi de la Liga Premier Rusa, siendo el jugador mejor pagado del momento, 20 millones anuales. Pero su etapa rusa no daría muchos frutos.

Dos años más tarde llegaría al Chelsea, un equipo consagrado tras la Champions de 2012, pero apenas tuvo protagonismo. Y dando continuidad a su estancia en Inglaterra firmó por el Everton, pero marcó 4 goles en 20 partidos completando una temporada decepcionante, duró media temporada.

En enero de 2015 se anunció su retorno a Italia, en este caso a la humilde Sampdoria y no empezó con buen pie tras una fuerte discusión con el entrenador de aquel momento, Mihajlovic. Sin embargo, y pese a no anotar muchos goles, pasó a ser uno de los ejes más importantes del ataque de su equipo, su experiencia le ayudó. 2 tantos en 18 partidos, pero una séptima posición de UEFA Europa League, eso sí, de nuevo aguantó media temporada.


La Superliga Turca anunciaba un fichaje estrella en junio de 2015, llegaba al Antalyaspor el mejor Eto’o, y así fue. Protagonista en los partidos clave y hombre referencia ya con 34 primaveras. 20 goles en 32 partidos, aunque ningún título, se marcharía en agosto de 2018 a su último club, el Qatar SC. Un sumario de 359 goles en 718 partidos, una barbaridad de un delantero de época, una figura atípica en el fútbol pero no por ello menos amada, un regalo del fútbol.

Equipos y estadísticas de Samuel Eto’o

  • Real Madrid: 3 partidos.
  • Leganés: 28 partidos y 3 goles.
  • Espanyol: 1 partido.
  • Mallorca: 154 partidos, 66 goles y 7 asistencias.
  • Barcelona: 199 partidos, 130 goles y 40 asistencias.
  • Inter de Milan: 102 partidos, 53 goles y 25 asistencias.
  • Anzhi: 73 partidos, 36 goles y 16 asistencias.
  • Chelsea: 35 partidos, 12 goles y 7 asistencias.
  • Everton: 20 partidos, 4 goles y 2 asistencias.
  • Sampdoria: 18 partidos, 2 goles y 2 asistencias.
  • Antalyaspor: 77 partidos, 44 goles y 14 asistencias.
  • Konyaspor: 14 partidos, 6 goles y 2 asistencias.
  • Qatar SC: 18 partidos, 6 goles y 1 asistencia.

Deja un comentario