Draft 2022: cómo juegan los 3 jugadores candidatos a nº1

Con las Finales de la NBA entrando ya en su fase más decisiva, quedan apenas días para que el foco mediático de la mejor competición del planeta vire en busco de los mejores jugadores del Draft 2022 candidatos al nº1.

Al contrario que en años anteriores, como 2019 (Zion Williamson) o 2021 (Cade Cunningham), no hay un nombre que destaque por encima de los demás. Orlando Magic contará con el privilegio de seleccionar en primera posición y, por el momento, parece que hasta tres jugadores aspiran a ser los elegidos por la franquicia de Florida.


Mejores jugadores del Draft 2022:

Los nombres de Jabari Smith, Paolo Banchero y Chet Holmgren no dejarán de ser mencionados en las próximas semanas. Pero, ¿cómo juegan?

Cómo juega Jabari Smith

Con 19 años recién cumplidos, Jabari Smith está posicionado como uno de los grandes candidatos a ser el próximo número uno del Draft. El ala-pívot, formado esta última temporada en la universidad de Auburn, cuenta con un físico privilegiado para practicar este deporte. Con 208 cm de altura y 216 cm de envergadura, se desplaza a una velocidad mayor a la de la mayoría de jugadores de su tamaño. Con 100 kg de peso, y todavía con cierto margen para ganar músculo, es capaz de aguantar contactos a un nivel ligeramente superior al de algunos proyectos de características similares.

Cómo juega Jabari Smith en defensa

Sus condiciones atléticas le otorgan un techo defensivo muy alto, siendo de los mejores jugadores del Draft 2022 en ese sentido. Su tamaño y movilidad le han permitido sostener prácticamente cualquier emparejamiento en la NCAA. Y, por si fuera poco, también cuenta con buenas manos para molestar el bote rival y robar la pelota. Ha sido capaz de provocar malos lanzamientos y pérdidas a exteriores destacados en la competición.

Cómo juega Jabari Smith

Si consigue pulir su posicionamiento en determinadas acciones de uno contra uno, logrará trasladar esa capacidad a la NBA. Además, cuenta con el instinto suficiente para convertirse también en un gran defensor desde el lado débil. Aunque no realiza la lectura correcta en algunas ocasiones –ha pecado de falta de comunicación, decisión o concentración en el lado opuesto al balón durante su año universitario-, su habilidad para recuperar distancias a gran velocidad e intimidar cerca de canasta han evitado muchas canastas rivales a lo largo de su temporada con los Tigers.

Con poca tendencia a atacar el rebote ofensivo, Smith ha conseguido evitar contraataques exitosos del rival. Ahora bien, este tipo de situaciones también le han provocado alguna que otra confusión, no siendo capaz de realizar buenas transiciones a la defensa en estático o de entenderse con sus compañeros a la hora de cubrir ciertos espacios.

En cinco contra cinco, le hemos visto algo lento en los cambios –es rápido, pero no excesivamente explosivo- y algo desubicado en la defensa de los bloqueos directos. Pese a no ser una tendencia preocupante, ha cometido una serie de faltas totalmente innecesarias. Normalmente, atacando el bote rival o invadiendo el espacio del tirador al tratar de puntear. Con trabajo y disciplina, no tardará demasiado tiempo en corregir estos pequeños defectos en su juego.

Los números en rebotes defensivos no lo indican, pero suele estar poco concentrado y algo falto de energía en este aspecto. En ocasiones, va a por la pelota sin bloquear o ni siquiera saber qué posición ocupa su par. De cara a un futuro en la mejor liga del mundo, su tamaño no le será suficiente para evitar segundas opciones ante jugadores mucho más grandes y fuertes que sus rivales en la NCAA.

Cómo juega Jabari Smith en ataque

Si bien genera algo más de dudas, su potencial ofensivo es tan grande como el defensivo (¿el más completo de los jugadores del Draft 2022?). Su ya mencionado tamaño le permite lanzar por encima de la gran mayoría de defensores. Domina los lanzamientos sobre bote desde el poste bajo, medio e incluso desde más allá de la línea de tres. Para él, especialmente cuando llega a la media distancia, prácticamente cualquier tiro es bueno.

Su mecánica es rápida y fluida, por lo que también está muy cómodo en lanzamientos en catch & shoot. No ha lanzado mucho desde el rango NBA, pero no debería tener problemas para adaptarse a una distancia un poco más lejana. También es un buen lanzador de tiros libres. Con Auburn, ha convertido el 80% de sus intentos (9’4 cada 100 posesiones).

Su presencia, tanto con balón como sin él, genera una buena cantidad de ventajas a sus compañeros. Además, suele leer bien esas situaciones. Se equivoca poco ocupando espacios y, aunque la ejecución puede ser mejorable, sabe los pases que debe realizar cuando atrae a más de un defensor. Tiene un buen manejo del balón pese a su estatura, lo cual le convierte en una amenaza a campo abierto. Sin embargo, no tiende a precipitarse y busca al principal manejador del equipo cuando se cierran las opciones de atacar el aro en transición.

Necesita muy poco para levantar sus tiros, pero le cuesta mucho generarse esos espacios. Tal y como se ha mencionado anteriormente, no es especialmente explosivo, por lo que sus movimientos con balón en estáticos son algo lentos. Este es, sin duda, su mayor obstáculo de cara a marcar grandes diferencias en ataque en la competición de más alto nivel físico y técnico del planeta. Si no aumenta la velocidad de su primer paso, corre el riesgo de quedarse en un fantástico complemento ofensivo.

Otro aspecto a mejorar para el joven de 19 años es la finalización cerca del aro. Pese a sus enormes capacidades físicas y técnicas, le cuesta encontrar tiros cómodos en las inmediaciones de la canasta. Necesita algo más músculo para encontrar el equilibrio en bandejas que deberían ser sencillas para él. Y, por supuesto, necesitará reforzar su ya mencionada explosividad para alcanzar la zona con más frecuencia.

Cómo juega Paolo Banchero

Otro ala-pívot en la lista de mejores jugadores del Draft 2022. Este joven jugador ítalo-estadounidense está preparado para tener impacto en la mejor liga del mundo desde su llegada. Al igual que Smith, el ya ex pupilo de Mike Krzyzewski alcanza los 208 cm de altura y 216 cm de envergadura. Algo menos móvil, su cuerpo está algo más preparado para dar el siguiente paso. Con 113 kg de peso, está capacitado para aguantar contactos cerca del aro sin condicionar demasiado sus lanzamientos.


Cómo juega Paolo Banchero

De cara a ser el próximo número uno del Draft, juega en su contra el hecho de tener un físico menos especial que los otros dos proyectos que analizamos en esta pieza. Sin un atletismo brillante –siempre en comparación al mundo repleto de superdotados del que está a punto de formar parte- y sin demasiado instinto natural, parece muy improbable que llegue a ser una pieza extremadamente diferencial en el apartado defensivo en la NBA.

Durante su corta etapa universitaria, ha cometido muchos errores a nivel de posicionamiento, concentración y esfuerzo. Además, cuenta con un desplazamiento lateral algo lento. Sus largos brazos han sido útiles como arma de intimidación en diversas ocasiones, pero no serán suficientes en un terreno de juego más grande y ante jugadores más físicos.

Cómo juega Paolo Banchero en defensa

En tramos muy concretos, se ha vislumbrado un potencial buen comunicador en tareas defensivas. También, pese a no contar con un paso lateral muy rápido, ha sido capaz de realizar un buen trabajo ante exteriores más rápidos y explosivos que él. Como en el caso de Smith, sus manos ágiles le son de gran ayuda a la hora de castigar un mal uso del bote rival. Por lo tanto, no será un problema defensivo si adquiere una serie de buenos hábitos una vez llegado al profesionalismo.

Cómo juega Paolo Banchero en ataque

A nivel realidad ofensiva, Paolo Banchero es uno de los mejores jugadores del Draft 2022. De hecho, ese es el principal motivo por el que será elegido tan arriba. Puede crearse sus propios lanzamientos sobre bote sin demasiados problemas. Además, es capaz de encontrar sus zonas de confort de forma sencilla gracias a su buen manejo del balón e inteligencia sin él.

Su nivel de ejecución desde la media distancia es más que destacable, aunque suele recurrir demasiado a ella. Para no depender tanto de estos tiros, necesitará trabajar en el triple. Huye de él en ocasiones, lo cual disminuye notablemente su imprevisibilidad. Sus porcentajes desde más allá del arco (33’8% en 5’9 intentos cada 100 posesiones) son muy pobres. Cerca del aro, gracias a su fortaleza física, casi siempre finaliza con éxito.

Se encuentra muy cómodo en acciones de uno contra uno y aclarados, especialmente si parten del poste medio. Su juego de pies y fintas en esa zona le generan una gran cantidad de buenos tiros. Cuando la defensa rival ayuda en ese tipo de situaciones, es perfectamente capaz de identificar la ventaja y dar el pase correcto. Su capacidad para leer el juego, sumada a su amenaza en el lanzamiento de media distancia, le ha permitido ser utilizado como generador desde el poste alto.

Ve muy bien los cortes, los movimientos defensivos del equipo contrario y ejecuta muy bien los pases por encima de su defensor. Además, se suele mantener muy activo a nivel comunicativo. Aunque su tiro de tres no experimente una gran mejora, será capaz de tener un impacto ofensivo muy positivo desde su llegada a la liga.

Cómo juega Chet Holmgren

Este pívot de 20 años –es 12 y 6 meses mayor que Smith y Banchero, respectivamente- cumple con el perfil más prometedor e inquietante de todos los jugadores del Draft 2022. Sus 213 cm de altura y 229 cm de envergadura, entre otras muchas cosas, sitúan su techo más allá del cielo. Los 88 kg con los que cierra su único año en la universidad de Gonzaga son, por otro lado, un motivo de peso –peso pluma, en este caso- para tener muchas dudas con respecto a su adaptación al profesionalismo. Tampoco le ayuda, talento aparte, una explosividad de piernas no demasiado destacada.

Cómo juega Chet Holmgren en defensa

No hay nada que pueda potenciarse más en el juego de Holmgren que su impacto defensivo. Se trata de un prototipo prácticamente único, una rara avis que combina un cuerpo inusual con un instinto para la protección del aro digno de la élite defensiva mundial. Suele medir realmente bien las distancias a la hora de realizar ayudas y recuperar ante posibles pases extra.

En su curso con los Bulldogs, ha intimidado y condicionado una enorme cantidad de lanzamientos a sus rivales. Aunque su posicionamiento en la defensa del bloqueo directo es mejorable y en ocasiones ayuda demasiado desde el lado fuerte, cubre muy rápido los espacios. También ha sido capaz de sostener relativamente bien a exteriores en uno contra uno. Sin embargo, el uso excesivo de las manos le ha costado alguna que otra falta personal en este tipo de emparejamientos.

Cómo juega Chet Holmgren

Algunas de sus mayores virtudes defensivas en el baloncesto universitario no se verán trasladadas de inmediato a la NBA. Su poca fortaleza física le jugará malas pasadas ante interiores mucho más fuertes y exteriores con un gran control corporal. Durante este proceso de adaptación al máximo nivel, tendrá en su concentración y disciplina a su mayor aliado.

Bajo las órdenes de Mark Few, y exceptuando alguna desconexión muy puntual, su impacto defensivo ha sufrido muy pocos altibajos. Bien se ve esto reflejado en el rebote. Pese a su delgadez, siempre se ha mostrado comprometido en el defensivo y agresivo en el ofensivo. Si gana músculo, lo veremos en cifras muy altas de rechaces por encuentro.

Cómo juega Chet Holmgren en ataque

Su impacto ofensivo en la NCAA ha llegado a través de la amenaza exterior, el rebote y las buenas lecturas. Sin demasiada capacidad para autogenerarse ventajas desde el bote –demasiado grande para hacerlo desde el perímetro y muy débil para hacerlo cerca del aro-, la mayoría de sus puntos han llegado en triples en catch & shoot y en lanzamientos cercanos a la canasta.

Con una mecánica fluida y rápida para su tamaño, está perfectamente capacitado para anotar desde más allá de la línea de 7’25. Con su tamaño, eso le pone a la cabeza de los jugadores del Draft 2022. Su amenaza exterior facilita muchos espacios a sus compañeros, que también encuentran buenas posiciones de tiro gracias a la buena visión del pívot con el balón en las manos. Ante presiones y ayudas, suele hacer llegar el esférico al jugador liberado. Con la pelota lejos de él, casi siempre ocupa los espacios que le corresponde.

Rara vez lo hemos visto recorrer la cancha de costa a costa, pero es capaz de salir botando desde su propio aro, lo cual dota de más ritmo y opciones de romper defensas a su equipo. También lo hemos visto poco de espaldas al aro o finalizando con contacto cerca de la canasta. Debido a su ya mencionada falta de músculo, no ha sido capaz de castigar a defensores mucho más pequeños. Por ese motivo, tampoco ha lanzado una gran cantidad de tiros libres en su corta etapa en Gonzaga.

Otros jugadores del Draft 2022 a seguir

Más allá de Smith, Banchero y Holmgren, estos son algunos de los candidatos a elección de lotería (top 14) en la ceremonia del próximo 23 de junio:

  • Shaedon Sharpe.
  • A.J. Griffin.
  • Jaden Ivey.
  • Bennedict Mathurin.
  • Keegan Murray.
  • Jeremy Sochan.
  • Johnny Davis.
  • Jalen Duren.
  • Dyson Daniels.
  • Ousmane Dieng.
  • Ochai Agbaji.