Jordi Ribera

Los ingredientes de mi felicidad: Un balón de baloncesto, una canasta y un ordenador para escribir mis artículos.

Esta web usa cookies.