Michael Owen, ‘The Golden Boy’ (II)

Fichado como una estrella, Michael Owen no pudo mostrar su valía en el Newcastle por las lesiones
The following two tabs change content below.

Michael Owen: Real Madrid (2004-05)

Michael Owen llega al Real Madrid siendo todo un veterano con sólo 24 años. A su llegada a la Casa Blanca, es recibido con todos los honores como una estrella más para la colección de Florentino Pérez, que ha reunido en un solo equipo a la mayoría de los mejores jugadores del mundo: Zidane, Ronaldo, Figo, Beckham, Raúl, Guti, Roberto Carlos…

Michael Owen acompañado en su presentación por Alfredo Di Stéfano

Michael Owen acompañado en su presentación por Alfredo Di Stéfano

Pero no es oro todo lo que reluce, cuando Michael llega al Bernabéu, el equipo de los galácticos está comenzando a entrar en una imparable decadencia que comenzó a vislumbrarse en el último tramo de la temporada anterior.

Desde el primer momento, a Michael Owen le cuesta adaptarse al Madrid y a España, no le gusta pasarse meses en un hotel y es tímido por naturaleza, lo que le perjudica a la hora de integrarse en un vestuario con tantos egos y para hacer frente a la presión mediática de jugar en el Real Madrid. En lo futbolístico, no juega lo esperado, ya en octubre amenaza con dejar el club si sigue sin contar con más oportunidades. En septiembre, Camacho había abandonado el club, era un síntoma de que las cosas no iban bien. La llegada al banquillo de García Remón tampoco beneficia a Owen, de hecho en alguna ocasión entra para sustituir a Morientes, lo que deja claro las preferencias del técnico, aun así Owen aprovecha las oportunidades que se le da, y en el tiempo que tiene marca bastantes goles.

En diciembre, García Remón es cesado y llega al banquillo el brasileño Luxemburgo, que parece contar más con Owen. El inglés marcará con bastante frecuencia, siendo su gol ante el Barça uno de los más recordados, pero el Madrid va a la deriva y para marzo ya está fuera de Europa y de la Copa del Rey. La Liga es para el Barcelona de Ronaldinho, que gana el campeonato haciendo un gran juego. El Real Madrid ha fracasado por segundo año consecutivo.

Michael Owen, junto a Zidane, Beckham y Ronaldo antes de empezar un partido.

Michael Owen, junto a Zidane, Beckham y Ronaldo antes de empezar un partido.

Son muchos los que hablan de Michael Owen como uno de los mayores fiascos de la historia reciente del Real Madrid. Algo que es muy matizable por dos motivos, en primer lugar nunca gozó de la total confianza de ninguno de sus tres entrenadores, y además la cifra de goles que anotó es muy estimable, podríamos decir más, es uno de los delanteros más efectivos de Europa. Para ello baste con decir que en su año en el Real Madrid presentó una media de gol cada 131 minutos, es decir, para anotar un gol necesita 2,9 remates. Si lo comparamos con las cifras de Samuel Eto’o, encontramos que el camerunés necesitaba de una media de 6,1 remates para marcar gol; Thierry Henry 5,4. Owen, que apenas juega partidos como titular deja en su único año con la camiseta blanca 16 goles en 46 partidos. El segundo motivo es el económico, ya que cuando se va deja en las arcas blancas casi 25 millones de euros, más del doble de lo que costó.

Las causas de que Owen no triunfase en el Real Madrid son muchas, como ya habíamos comentado nunca se adaptó a la vida en España ni a un club como el Real Madrid. Era por naturaleza un chico tímido, serio, que no llegó a integrarse del todo en el vestuario. Además, como todo futbolista inglés el cambio del fútbol de las islas al del continente le pasa factura. Por otro lado su juego no encaja en el Madrid, en el que no encuentra tantos espacios –aquellos que tan bien sabe utilizar- como en el Liverpool. Y por otro lado la competencia, no hay que olvidar que por delante estaban Ronaldo, Raúl e incluso Fernando Morientes. Por no mencionar las lesiones que no dejan de pasarle factura. En verano, Owen ficha por el Newcastle contra sus deseos, él quería quedarse en Madrid o volver a Liverpool, pero en Anfield tienen bien cubierta esa posición y no mueven un dedo para recuperarle.

Michael Owen: Newcastle (2005-2008)  

La historia de Owen en el Newcastle es la del comienzo de su decadencia, siendo la causa principal las lesiones. Una lesión le impide estar a punto para el inicio de la Premier, en diciembre se rompe el hueso metatarsiano, que le deja en el dique seco durante la práctica totalidad de la temporada, reapareciendo únicamente en el último partido del campeonato. Ese año el Newcastle acaba séptimo y Owen marca 7 goles en 11 encuentros.

Fichado como una estrella, Michael Owen no pudo mostrar su valía en el Newcastle por las lesiones

Fichado como una estrella, Michael Owen no pudo mostrar su valía en el Newcastle por las lesiones

Es convocado para el Mundial de Alemania, pero la mala suerte se ceba con él de nuevo. En el primer minuto del partido de la fase de grupos ante Suecia tiene que retirarse debido a unos daños en el ligamento cruzado, que le obligarán a permanecer en el dique seco hasta abril de 2007, jugando tres partidos en toda la temporada.

La temporada 2007-08 es muy mala para el Newcastle, que llega a temer en el descenso, pero seis goles en los seis últimos partidos de Owen ayudan a que el equipo acabe en la mitad de la tabla. La temporada siguiente los temores se confirman, el Newcastle desciende de categoría más de 15 años después. Owen, que ha marcado 30 goles en 79 partidos, acaba contrato y se queda sin equipo.

Michael Owen: Manchester United (2009-12)

Parece que la carrera de Owen está definitivamente estancada, pero entonces aparece Sir Alex Ferguson. El Manchester United había quedado muy debilitado por la salida ese mismo verano de Cristiano Ronaldo y de Carlos Tévez. Owen ya había iniciado las negociaciones con otros equipos, pero el técnico escocés, que lo considera un delantero de talla mundial, lo llama por teléfono y Owen ni se lo piensa.

Entre lesiones y la competencia, Michael Owen apenas pudo demostrar su valía en el United

Entre lesiones y la competencia, Michael Owen apenas pudo demostrar su valía en el United

Su debut se produce ante el Birmingham, pero el primer gol oficial con la camiseta del United lo hace ante el Wigan. Pero hay algo que atormenta a Owen, y es que parece que su etapa en la selección había pasado. Capello, el nuevo seleccionador inglés, prefiere tirar antes de Rooney, Defoe o Heskey, y Michael no parece entrar en sus planes. Para enero, es consciente de que no entra en los planes del técnico italiano, y tampoco es que esté jugando mucho en su nuevo equipo. En marzo, se rompe el tendón y dice adiós a la temporada y ya de forma definitiva a la Copa del Mundo. Esa temporada, el Manchester United gana la Carling Cup, pero la participación de Owen es modesta, y anota 9 goles en cerca de 30 partidos.

La temporada 2010-11 no es mejor para el de Chester, que en octubre vuelve a lesionarse y se ve obligado a permanecer varias semanas de baja. Aunque el Manchester gana la Premier y la Community Shield, cae en la final de la Champions ante el Barça, que Owen ve desde el banquillo. Su participación es cada vez menor, y juega menos de 20 partidos anotando 5 goles.

Michael Owen posa con el trofeo de la Premier League en compañía de dos leyendas del Manchester United: Paul Scholes y Ryan Giggs

Michael Owen posa con el trofeo de la Premier League en compañía de dos leyendas del Manchester United: Paul Scholes y Ryan Giggs

Para sorpresa de muchos, Ferguson anuncia que permanecerá una temporada más en el Manchester United. El técnico escocés también dijo que contaría con más oportunidades, pero a la hora de la verdad Owen juega únicamente cinco partidos en toda la temporada con un balance de tres goles. Su mal estado físico y la competencia de Rooney, Chicharito, Welbeck y Berbatov le cierran totalmente el paso. Ferguson le anuncia que el Manchester no le va a ofrecer un nuevo contrato, 52 partidos y 17 goles son su balance en sus tres años en Old Trafford. A sus 32 años, anuncia que se tomará unas pequeñas vacaciones para decidir su futuro.

Michael Owen: Stoke City (2012-13)

El 4 de septiembre de 2012, se anuncia que Owen ha fichado por el modesto Stoke City, además la prensa inglesa afirma que cobrará en función de los partidos jugados.

El Stoke City fue el último club de Michael Owen

El Stoke City fue el último club de Michael Owen

Pero las lesiones no le dejan en paz, esta vez es el muslo el que le impide participar activamente. No marca su primer gol hasta enero de 2013 –llevaba sin hacerlo desde 2011. En marzo, anuncia que se retirará al finalizar la temporada. Juega su último partido en mayo ante el Southampton y cierra su única temporada en el Stoke con un pobre balance de un gol en nueve encuentros disputados.

Michael Owen: ¿Sobrevalorado?

La verdadera categoría de Michael Owen ha sido muy discutida. Si analizamos su perfil como jugador, vemos en él a un jugador que no tenía unas condiciones físicas o técnicas especialmente buenas. Dos eran sus grandes virtudes: su inteligencia para leer cada jugada y descolocar a las defensas rivales, y su gran velocidad, todo ello acompañado de un insaciable instinto de gol.

Pero la carrera de este asesino con cara de niño empezó a decaer tan rápidamente como había empezado. Si con 18 años ya era un héroe para Inglaterra, a partir de los 25 comenzó una imparable caída, propiciada fundamentalmente por las lesiones. Lo cierto es que nunca volvió a tener la continuidad necesaria para recuperar su mejor nivel de juego.

Pero lo que no se puede negar, es que el inglés ha sido uno de los mejores goleadores de los últimos 15 años, tal y como atestiguan las cifras: 266 goles en 573 partidos entre clubes y selección.

Se retiró como 5º máximo goleador de la historia de la selección inglesa, con 40 goles en 89 partidos

Se retiró como 5º máximo goleador de la historia de la selección inglesa, con 40 goles en 89 partidos

El Balón de Oro de 2001, tan discutido por tantos, es el reconocimiento a un chico de 22 años que supuso el renacer de la esperanza en Anfield en una de las épocas más oscuras del Liverpool, siendo decisivo en todos los títulos que los Reds ganaron durante su estancia. El legado que deja Owen, y por el que merece ser recordado, es por qué en una selección como Inglaterra constituyó un estandarte en una época de transición en que las opciones de aspirar a algún título eran bastante limitadas. Las lesiones mermaron demasiado pronto a un jugador que constituyó la antítesis a su compatriota David Beckham. En cierto modo, Owen parece un futbolista de otro tiempo, incómodo con la atención mediática y los focos de las televisiones, demasiado tímido y familiar. Su retirada en 2013, cuando ya llevaba muchos años lejos de su mejor nivel, no debe hacernos olvidar que durante mucho tiempo tiró con sus goles del Liverpool y de Inglaterra.