,

Gonçalo Guedes: la pólvora que le faltaba al Valencia

El Valencia está viviendo una temporada con grandes altibajos. Inició la campaña centrado en la Champions League. Con las expectativas por todo lo alto, el equipo no funcionaba. Uno de los motivos era que se echaba de menos a Guedes. Pero el portugués ha aparecido cuando más se le necesitaba.

El equipo ché quedó encuadrado en uno de los grupos de la muerte, enfrentando a equipos como la Juventus o el Manchester United. Aún compitiendo a buen nivel, el equipo no logró la clasificación para los octavos de final. Pero, su clasificación en el tercer lugar del grupo le dio acceso a seguir en la disputa de competiciones europeas, la Europa League.

Mal inicio para el Valencia, con Guedes como gran ausente

Los cantos de sirena de la Champions League descentraron al equipo en los primeros meses de la competición doméstica, llegando a coquetear con los puestos de descenso. Mestalla era un polvorín. La afición se rebeló contra los máximos accionistas del club. Marcelino parecía estar en la cuerda floja. E incluso la plantilla, que tantas alegrías les había dado la temporada anterior, tenía que escuchar murmullos y pitos en cada uno de los partidos disputados en el feudo valencianista.

Mestalla no vio ganar a su equipo hasta la jornada 13. Llegados al mes de diciembre, el equipo vivía una situación crítica. Tan solo contaba con 15 goles a favor, el peor registro de toda la historia del club a estas alturas de la competición. Dentro de toda esta vorágine, Gonçalo Guedes quiso ayudar al equipo en todo momento. De hecho, disputó varios partidos con una hernia en la zona pélvica, la cual le impedía mostrar su mejor nivel.

Marcelino entrenador Valencia

 

Mostrándose peor el remedio que la enfermedad, las ansias de querer ayudar de Guedes no llegaron a buen puerto. El joven extremo portugués que pisaba el césped no parecía el jugador desequilibrante por el cual el Valencia desembolsó más de 40 millones de euros al PSG, convirtiéndose en el jugador más caro de la historia de la entidad. Guedes no era veloz ni desequilibraba, encadenaba fallo tras fallo y se manifestaba impotente por un estado físico que le impedía ser útil para sus compañeros.

14 de diciembre, fecha clave para Guedes y el Valencia

Después de largas semanas de deliberación entre Marcelino, los servicios médicos del club y él, Guedes fue intervenido el 14 de diciembre para extraer la hernia. Después de más de 50 días de baja, el luso volvió a Mestalla para revertir la situación. La Copa del Rey empezó a mostrar los primeros rayos de luz para el conjunto de Marcelino, después de aquella loca remontada frente al Getafe. En LaLiga también parecía que el equipo retomaba el rumbo, encadenando victorias que hacían que el Valencia fuera escalando posiciones.

Guedes ha llegado para los momentos decisivos de la temporada

Poco a poco, Guedes fue tomando su mejor forma. La banda izquierda de Mestalla ardía de nuevo con las carreras vertiginosas del jugador formado en el Benfica. Como un volcán en erupción, la vuelta de la mejor versión de Guedes coincidió con la vuelta del Valencia. Aquel equipo sólido y vertical de la temporada pasada había vuelto. La situación actual no tiene nada que ver con la del inicio de temporada, ni en el plano individual ni en el colectivo.

El cuadro de Marcelino ha pasado de pisar posiciones de descenso a rozar de nuevo plazas de Champions League. Además, el cuadro ché vuelve a estar en una final de Copa del Rey, después de la última en el año 2008. Por último, el Valencia también sigue en liza en la Europa League, presente en las semifinales de la competición.

Rodrigo Moreno Valencia

En el apartado individual, Gonçalo ha pasado de ser uno de los jugadores más cuestionados de la plantilla, a ser uno de los más determinantes de este tramo final de temporada. Después de su gol agónico en Krasnodar, el cual permitió el pase del equipo a cuartos de final, todo han sido aplausos para el luso. De hecho, en los últimos 6 partidos disputados por el Valencia, Guedes ha anotado 6 goles y ha facilitado 2 asistencias.

Lo que está claro es que es y será un jugador determinante para el desenlace de la temporada del Valencia. En el sistema de juego de Marcelino, destacado por la verticalidad y las ansias de atacar los espacios en transición, Guedes se convierte en una arma letal para cualquier rival. Ya en plenitud de condiciones, físicas y psicológicas, el portugués vuelve a sonreír. Y cuando el luso sonríe Mestalla se lo pasa en grande.

Apenas queda un mes de competición, donde el cuadro valencianista deberá afrontar unas semifinales europeas, una final de Copa y una lucha fratricida por acceder a los puestos de Champions League. Un último mes apasionante, y también agotador. Dentro de una fase de la temporada donde las piernas empiezan a fallar, disponer de un jugador de estas características en plena forma es siempre una ventaja para cualquier equipo. Veremos si la decisión tomada en diciembre acaba siendo clave para la llegada de títulos a Valencia, una plaza siempre ansiosa de metal y gloria.

Quién escribe
Oriol Nieto

Lee más artículos míos

1 comentario
  1. Alex
    Alex Dice:

    Está bien explicado. El Valencia remontó el vuelo a partir de enero después de aquella remontada ante el Getafe. Aún no estaba Guedes, que en los primeros partidos tras su vuelta marcaba de vez en cuando pero seguía bastante desconectado del juego. No obstante, en cuanto volvió a coger el ritmo volvimos a ver al Guedes que encandiló la temporada pasada. Pero con la diferencia de que ahora Marcelino está ubicándole bastante como delantero y no tanto en la banda izquierda. En cualquier posición, Guedes vuelve a ser ese futbolista eléctrico, vertical y con un golpeo de balón potente que resulta decisivo. Eso demuestran sus dos goles contra el Betis.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.