Historias de fútbol sudamericano. La chilena

The following two tabs change content below.

Vincenzo Lo Pinto

Amante del buen fútbol y de corazón blaugrana. Soy del país más bello del mundo.

Historias de fútbol sudamericano. La chilena

Se trata de uno de los símbolos más reconocidos del fútbol. Todos la hemos intentado en una cancha de niños. Futbolistas de élite sueñan con marcar un gol así y muchos, a pesar de ser grandes jugadores, no lo consiguen nunca (preguntar a Cristiano Ronaldo).

Consiste en golpear el balón alto, con el cuerpo que forma 90° con la vertical, elevando las piernas hacia adelante y empujando el balón sobre el cuerpo mientras se está suspendido de espalda en el aire, sin apoyarse en el suelo” (vía Wikipedia).

Es la chilena. Todos la conocen pero pocos saben su origen y porqué se llama así.

Messi haciendo una chilena en la temporada 11-12.

Messi haciendo una chilena en la temporada 11-12. Olé

Ramón Unzaga, vasco de nacimiento, se había mudado a Chile jovencísimo. Le apasionaban la natación y el atletismo pero luego había decidido jugar al fútbol después de que sus colegas trabajadores de la mina de carbón de Schwager le invitaron a hacerlo. A los 18 años empezó a jugar en algunos clubes, el más famoso de los cuales era la Escuela Chorera. Allí, con todavía la cabeza puesta en el atletismo, hizo este gesto clamoroso. Por esta razón, “Chorera” fue el primer nombre que se le dio a la chilena, en homenaje al equipo de Unzaga que mostró a todo el continente sudamericano sus capacidades en afrontar el noble gesto.

Ramón Unzaga, el inventor de la chilena.

Ramón Unzaga, el inventor de la chilena. Uomonelpallone

Desde el 1916 hasta a la Copa América jugada en casa en 1920, el vasco, ya naturalizado chileno, exhibió la chilena. Fue un gesto controvertido y mal entendido en principio por algunos. En 1918, por ejemplo, un árbitro le pitó falta a cada intento de chilena, como ya la llamaba todo el mundo, término inventado por los periodistas argentinos, genios que han inventado un verdadero lenguaje futbolístico. Unzaga intentó explicarle al árbitro que llevaba dos años haciendo este gesto raro en todas partes sin problemas. Al árbitro le irritó el tono y le expulsó. Unzaga se quedó efectivamente fuera del campo, pero para esperarle. Después del triple silbido final, volaron bofetadas y puños entre los dos. Tal vez la combativa origen vasca ayudó a Unzaga a terminar el “match” antes del límite de la bocina.

A pesar de todo, la chilena ya había obtenido la nacionalidad y Unzaga tuvo muchos sucesores, entre los cuales seguramente Arellano. Unzaga, que estuvo toda su carrera en Talcahuano (hay una estatua de él, delante del estadio de la ciudad, obviamente mientras está haciendo una chilena), murió jovencísimo, a tan solo 29 años, por un infarto. Unzaga y su chilena fueron los símbolos del camino al crecimiento futbolístico que ya había tomado Chile y que le habría llevado, años después, hasta a organizar una Copa del Mundo.

La estatua de Unzaga en Talcahuano.

La estatua de Unzaga en Talcahuano. Atuttocampo