Los MPV y estadísticas de Steve Nash, una leyenda sin anillo de la NBA

Aunque se puede alegar que el mejor base de la historia de la NBA sin anillo es John Stockton, el repaso de la trayectoria y las estadísticas de Steve Nash le hacen merecedor más que de sobras para estar en esa lucha.

Steve Nash es uno de esos jugadores que han trascendido más allá de lo logrado en la cancha. Otros han tenido más éxito, han llegado más lejos, han logrado más. Y son, también, más olvidables. Porque al eterno debate de contar anillos para medir grandezas, Nash no llega. Pero si dentro de 20 años preguntamos a alguien quien fue más importante, Nash, o Mario Chalmers y sus dos anillos, no habrá color.


Algunos jugadores dejan para siempre una huella indeleble. Un ramillete de jugadas, de esencias, que no se olvidan. Jason Williams y su pase con el codo, por ejemplo. Steve Nash es, sin duda, uno de ellos. Sus pases sin mirar, su forma de botar y mantener vivo el bote y la jugada, su particular forma de finalizar las bandejas a pie cambiado, son parte ya de la historia del juego. A jugar el base a lo largo de la línea de fondo se le llama «nashing». Un legado que perdurará siempre.

Breve repaso a los equipos en los que jugó Steve Nash

No le escogió ninguna de las 30 grandes universidades de la NCAA, sino Santa Clara. En ella, logró que le retiraran el número. Tras ser el máximo asistente, mejor tirador de libres, triples anotados… Y llevar a su equipo dos veces al NCAA Tournament (y ganar su división).

Después de esto, y con abucheos de los fans de Phoenix, fue escogido en la 15ª posición del Draft de 1996. El mismo donde fueron escogidos un tal Kobe Bryant con el 13, un tal Peja Stojakovic con el 14, y un tal Allen Iverson con el número 1.

Tras dos malas temporadas en las que no tuvo mucha presencia, se marchó a Dallas. Allí fue elegido para dos All-Star’s. Durante esos años, promedió 14 puntos y 7 asistencias, y llegó a una Final de Conferencia.

Steve Nash y Dirk Nowitzki en Dallas Mavericks

Después se marchó nuevamente a Phoenix, donde elevó su juego hasta ser MVP dos años seguidos. Durante esa época, llegó a 3 Finales de Conferencia. Y fue líder de asistencias (tanto por partido como totales) en 4 temporadas.

A pesar de este éxito personal, Nash, que era ya mayor, y veía su retirada acercarse cada vez más, decide ir a los Lakers a pelear por un anillo (sin lograrlo).

Los logros de Steve Nash en la NBA

Hay jugadores dejan una carrera longeva, plagada de récords, de reconocimientos individuales. Steve «two-time» Nash, el dos veces MVP, también es uno de ellos. Vamos a repasar algunos de los más increíbles:

  • Posee 5 temporadas 50-40-90 (50% de tiros de campo, 40% de triple, 90% de tiros libres). En toda la historia, solo otros 6 jugadores lo han logrado, pero solo 1 vez cada uno (Larry Bird, Kevin Durant, Dirk Nowitzki, Mark Price, Reggie Miller y Malcolm Brogdon).
  • Es tercero en asistencias totales.
  • Recordman absoluto en porcentaje de tiros libres.
  • 7 veces miembro de uno de los mejores quintetos NBA.

¿Por qué Steve Nash nunca ganó un anillo de la NBA?

Hay diversas razones para explicarlo. Analicemos todas estas razones. Empecemos, por su retirada. Steve Nash llega a los Lakers desde Arizona en el verano de 2012. Allí se une a Dwight Howard, Pau y Kobe en un proyecto colosal con el único objetivo de ganar el anillo. Tiene ya 38 años a sus espaldas, y 16 en la NBA.

Steve Nash Los Angeles Lakers

Y serán precisamente sus espaldas las que, tras un fracaso estrepitoso del intento de formar un «súper-equipo» (Howard se irá a Houston al año de llegar a Los Ángeles, tras perder 4-0 en la primera ronda de los PO contra San Antonio), le empezarán a poner frenos e inconveniencias para seguir en el baloncesto. En la temporada 2013-14 jugó solo 15 partidos y la 14-15 se la perdió por completo. Con este motivo, anunció su retirada en marzo de 2015, de manera triste para el baloncesto, y para el espectáculo.

La mala suerte de Steve Nash para no ganar nunca un anillo

Finalmente, toca hablar de su mala suerte. Y esta mala suerte, se puede ejemplificar con lo siguiente. Steve Nash llegó a los PO durante 8 años seguidos, a 4 Finales de Conferencia. Cuando se fue a Phoenix, le eliminaron sus ex Dallas Mavericks. Y las Finales de Conferencia que perdió fueron:

  • 2003, contra San Antonio, que sería el equipo Ganador de la NBA.
  • 2005, ante San Antonio otra vez, que volverán a ganar las Finales de ese año.
  • 2006, contra Dallas, que perdería en las Finales contra Shaquille, Wade y Jason Williams.
  • 2010, contra los Lakers, que volverían a ganar.

Es decir, tras ver todo esto, 3 de las 4 Finales de Conferencia que jugó (y perdió) fueron contra los que serían a la postre los Campeones de la NBA. Es decir, él podría ser triple campeón de la NBA, si no hubiera sido porque Tejas y California se le pusieron de por medio.

La asociación Mike D'Antoni - Steve Nash cambió la forma de ver el baloncesto.

Los MVP de Steve Nash

Steve Nash ganó dos MVP de forma consecutiva con los Phoenix Suns.

  • 2004-2005, con promedios de 15.5 puntos, 3.3 rebotes y 11.5 asistencias.
  • 2005-2005, con promedios de 18.8 puntos, 4.2 rebotes y 10.5 asistencias.

Las estadísticas de Steve Nash

En la siguiente table puedes ver todas las estadísticas de Steve Nash a lo largo de su carrera en la NBA.


TemporadaEquipo
Partidos
MIN
REB
ASIST
PTS
1996-97
PHO
65
10.5
1.0
2.1
3.3
1997-98
PHO
76
21.9
2.1
3.4
9.1
1998-99
DAL
40
31.7
2.9
5.5
7.9
1999-00
DAL
56
27.4
2.2
4.9
8.6
2000-01
DAL
70
34.1
3.2
7.3
15.6
2001-02
DAL
82
34.6
3.1
7.7
17.9
2002-03
DAL
82
33.1
2.9
7.3
17.7
2003-04
DAL
78
33.5
3.0
8.8
14.5
2004-05
PHO
75
34.3
3.3
11.5
15.5
2005-06
PHO
79
35.4
4.2
10.5
18.8
2006-07
PHO
76
35.3
3.5
11.6
18.6
2007-08
PHO
81
34.3
3.5
11.1
16.9
2008-09
PHO
74
33.6
3.0
9.7
15.7
2009-10
PHO
8132.8
3.3
11.0
16.5
2010-11
PHO
75
33.3
3.5
11.4
14.7
2011-12
PHO
62
31.6
3.0
10.7
12.5
2012-13
LAL
50
32.5
2.8
6.7
12.7
2013-14
LAL
15
20.9
1.9
5.7
6.8
Total
1217
31.3
3.0
8.5
14.3

Un jugador que cambió el baloncesto

Hay jugadores que lo dejan todo en la pista, que no se rinden jamás. Steve Nash, con su físico de oficinista despistado, es uno de ellos. Capaz de volver a pista con la nariz desfigurada, de jugar con un solo ojo, y de, literalmente, partirse la cara por su equipo.

Sin embargo, Steve Nash es más que eso. Jugadores espectaculares, con un juego hermoso de ver, hay bastantes. Que compaginen eso con números históricos hay menos. Que lo dejen todo en la pista, algunos. Pero que transformen el baloncesto, muy poquitos. Steve Nash es uno de ellos.

La confluencia, como una tormenta perfecta, de Steve Nash, Mike D’antoni, la plantilla de Phoenix, y el cambio de normativa (la prohibición del hand-check en toda la cancha, que ya había sido reducido en los 90), hizo de aquellos Suns del «seven second or less» una fuerza transformadora del baloncesto. El baloncesto de 2015 no es como el baloncesto de 2005.

Frente a ese juego, de defensa, ritmo lento, y machaqueo constante en la zona y alrededores, Steve Nash propuso, como máximo representante de los Suns del 7SoL, un juego donde el base era mucho más protagonista que el pivot, donde el ritmo y la flexibilidad eran más importantes que la táctica prefabricada, donde la palabra clave era «espacio» y donde el triple era fundamental. Un juego en el que el alapivot era un alero reconvertido (Marion) y el pivot un alapivot reconvertido (Stoudemire), precursor del juego que luego llamamos «small ball» y que convirtió en campeón a Miami Heat.

Steve Nash, la asistencia hecha arte.

El impacto de Nash en el baloncesto actual

Las cosas que ahora son «trending topic» en la NBA, como los 4s abiertos, el triple, el ritmo «up tempo», el pick and roll lateral, etc, son consecuencia de un canadiense pequeñito que jugaba en los Suns (amén de otras fuerzas transformadoras, merecedoras de su propio artículo, como cierto alemán espigado que rompió en Dallas los moldes de como debería jugar alguien de 7 pies de altura). «Pace and Space», el leit-motiv de hoy en día de muchos equipos.

Habrá quien le tenga en cuenta ese último contrato con los Lakers. Sobre todo su sinceridad al reconocer que lo quería cobrar, porque lo tenía firmado (igual que los equipos obligan a los jugadores a formar parte de un traspaso, les guste o no, porque lo tienen firmado). Yo, en cambio, me quedo con todo lo demás.

Steve Nash es uno de los mejores bases de la historia, uno de los jugadores más agradables de ver, un guerrero en cuerpo de contable que optó por el baloncesto en lugar de por el fútbol para regocijo de todos. Pero sobre todo, un eslabón en la escala evolutiva, un hombre que contribuyó decisivamente a la forma de jugar. Y por ello, yo le doy las gracias, porque de no haber existido, hubiéramos tenido que inventarlo.

Deja un comentario