Sergio Ramos, alma mater

Un equipo se construye desde atrás, con jerarquía y autoridad. De esto en la casa blanca saben bastante y en el presente Sergio Ramos, actual primer capitán madridista, es el máximo exponente de esta estirpe de centrales de leyenda que han pasado por el Real Madrid.

El 30 de marzo de 1986 nace en Camas Sergio Ramos García. 31 años más tarde está empezando su decimotercera temporada de blanco y la tercera como capitán merengue.

Su carrera deportiva empieza en el equipo de Camas, antes de incorporarse a las categorías inferiores del Sevilla Fútbol Club. Una de las joyas de la cantera de Nervión debuta con el primer equipo el 1 de febrero de 2004 de la mano de Joaquín Caparros en Riazor. Aquí empezaba la historia en Primera División de nuestro protagonista. Apenas con 18 años Sergio ya destacaba, demostraba una madurez y un liderazgo impropios de un chaval de su edad.

Casi dos temporadas en el Sevilla le valieron su fichaje por el Real Madrid en el verano de 2005. En el último momento del mercado, casi 30 millones de euros después, llegaba al Bernabéu una de las mayores promesas de nuestro fútbol. Heredó el dorsal 4 de Fernando Hierro y a sus 19 años no tardó en ganarse la titularidad en medio de tanto ‘’galáctico’’.

Si por algo destacó en sus comienzos, era por su imponente personalidad para liderar a un equipo tan grande desde el centro de la defensa. Central contundente, con calidad y gran manejo del balón, rápido al cruce y un juego aéreo que impresionaba. La situación del equipo no acompañaba, ya que el Madrid estaba inmerso en una crisis deportiva importante. A pesar de eso, Sergio seguía creciendo día a día.

Sergio Ramos en su presentación con el Real Madrid.

Sergio Ramos en su presentación con el Real Madrid.

Con solo 20 años se asienta también en el carril diestro de la Selección Española y disputa su primer mundial en Alemania, año 2006. Durante los primeros años de su carrera alterna el centro de la defensa con el carril derecho.

De la mano de Capello y Schuster gana sus dos primeras ligas con el Real Madrid, en 2007 y 2008. Ramos ya no es ninguna promesa, es una realidad más que contrastada pese a su juventud. Cada vez más asentado y más maduro en el campo, también saca a relucir su espíritu de delantero y en sus primeras tres temporadas en el Bernabéu consigue 18 goles, nada mal para ser un central.

En 2008 llega uno de los momentos más importantes de Sergio y de la Selección Española. Se consigue la 2ª Eurocopa en la historia de España con Luis Aragonés en el banquillo. Un hito que por esos momentos nos parecía una odisea a todos los españoles, pero un gran grupo de futbolistas, entre ellos el camero en el lateral derecho, nos traen la copa para España.

Tras dos temporadas sin títulos en el Madrid, en 2010 asistimos a la mayor gesta de la historia de la Selección Española, conseguimos nuestro primer mundial de la historia, en Sudáfrica.

Sergio Ramos celebrando en Sudáfrica del primer mundial en la historia de nuestra selección.

Sergio Ramos celebrando en Sudáfrica del primer mundial en la historia de nuestra selección.

Seguía el ciclo triunfal de La Roja y Sergio Ramos era partícipe activo de esta generación que no paraba de superarse.

Ese mismo verano José Mourinho aterriza en el banquillo merengue y con él Sergio Ramos se olvida cada vez más del carril y se asienta en el centro de la defensa. Esa campaña el camero gana su primera Copa del Rey, en Valencia, frente al Fútbol Club Barcelona. La celebración de esta copa nos dejó una de las imágenes más curiosas en la carrera de Ramos. Subido al autobús por las calles de Madrid, se eleva en la parte trasera para aupar el tan ansiado título a todos los madridistas, pero la copa se escapa de las manos del central y acaba destrozada debajo del autobús.

Mourinho continúa en el Madrid y a Sergio no hay quien lo discuta en el centro de la defensa. Con esta combinación llega ‘’la liga de los récords’’. Tras 3 títulos ligueros culés, la liga vuelve a Cibeles, la tercera en el palmarés de Ramos que sigue escribiendo su historia a modo de leyenda en el club que apostó por aquel chico de 19 años.

Siempre con carácter y personalidad por encima de todo, esto le lleva a tener algún que otro roce con Mourinho en la última temporada del portugués en Madrid. Con Mourinho OUT y Ancelotti IN llega el mejor momento de la carrera del camero. Estamos en el año 2014 y el Madrid gana de nuevo la copa del Rey en Valencia frente al Barcelona, como 3 años atrás. Esta vez la copa no voló de las manos de Sergio, al revés, la levanta junto al capitán Iker Casillas. Pero esta temporada aún tenía otra guinda más dulce para Sergio.

24 de mayo de 2014, Lisboa, primera final de la Champions Legue entre los dos grandes de la capital española. Llegamos al minuto 93 con el Atlético ganando 1-0 y Modric dispuesto a sacar un córner que podría ser la última oportunidad de aferrarse a la orejona. Ramos no siempre ha sido idolatrado por todo el madridismo, también tuvo momentos de duda, de fallos, de renovaciones que estaban en el aire… Y eso no suele sentar bien en Chamartín. Pero daba igual, en aquel momento todo daba igual. Modric pone un ‘’platanito’’ al punto de penalti donde Ramos libre de marca se eleva girando el cuello hacía el palo largo y forzando la prórroga en el último suspiro para aferrar el Madrid a la Champions, ante un Atlético mermado físicamente. Aquella carrera de Sergio por el fondo de los aficionados madridistas celebrando aquel gol confirmó, para quien dudaba, que estábamos ante unos de los centrales de leyenda que el madridismo siempre ha idolatrado. La empujó con la cabeza pero la metió con el corazón, con el corazón de quien se sabe líder y se eleva por encima de todos en los momentos de debilidad. No fue un simple gol, no fue solo una Champions, fue la demostración de garra, lucha y pelea que siempre ha demostrado el Real Madrid personificada en su número 4. 12 años después, Ramos abría el camino hacia una nueva Champions. La primera Copa de Europa de su carrera.

El gol más importante en la carrera de Sergio Ramos, el gol de la décima.

El gol más importante en la carrera de Sergio Ramos, el gol de la décima.

Una segunda temporada de Ancelotti sin títulos le cuesta el puesto, llega Benítez en 2015 para ser sustituido a mitad de temporada por Zidane, y este mismo verano tras la marcha de Casillas, Sergio Ramos se convierte en el primer capitán del conjunto blanco. Ya era el líder espiritual en el campo, pero ahora con brazalete. Temporada convulsa, con cambios, pero el Madrid se vuelve a meter en la final de la Champions contra el Atlético de Madrid, esta vez en Milán. ¿Y quién abriría el marcador? De nuevo Ramos, dos finales, dos goles. Tras la tanda de penaltis, con gol de Sergio incluido, el camero levanta su segunda Champions y su primera como capitán.

La temporada 2016/2017 seguiría la misma tónica, llega la 4ª liga para Sergio y la 3ª Champions, convirtiéndose el sevillano en el primer capitán que levanta dos ligas de campeones seguida en la historia.

4 ligas, 3 Champions, 2 Copas del Rey, 3 Supercopas de España, 3 Supercopas de Europa, 2 Mundialitos de Clubes, 2 Eurocopas y 1 Mundial. Este es el palmarés de Sergio Ramos, unos de los mejores centrales de la historia, el alma mater del Real Madrid, capitán desde hace 3 años y líder desde la primera vez que se calzo una botas de fútbol.

Sergio Ramos. Alma de delantero en cuerpo de defensa.

Sergio Ramos. Alma de delantero en cuerpo de defensa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *