Wilt Chamberlain, registros para la historia

Wilt Chamberlain Harlem GlobeTrotters.
The following two tabs change content below.

“No fue tan asombroso. Si no hubiera salido la noche anterior y hubiera dormido un poco más, podría haber llegado a los 140”. Wilt Chamberlain.

Así definía Wilt Chamberlain sus sensaciones acerca del mejor partido de su carrera. Y el mejor de la de cualquiera en la historia del baloncesto. En ese encuentro, anotó 100 puntos en un mismo partido, con 59 en la segunda mitad del partido. Ese también es un récord de anotación a día de hoy.

En este mismo partido (Philadelphia Warriors 169 – New York Knicks 147, el 2 de marzo de 1962), Wilt Chamberlain consiguió otro hito importante. Anotó un 87’5% en tiros libres, encestando 28 de 32 intentos. Su media esa temporada fue de un 61,3%. Durante su carrera, un 51,1%. Sin embargo, el pívot también declaró sentirse avergonzado acerca del porcentaje de acierto (un 57,1%) en tiros de campo. “Solamente” encestó 36 tiros de 63 posibles. Esos 36 tiros de campo anotados en un partido son también récord absoluto hoy en día. Estos registros, que pueden parecer bajos para un pívot, han de ser correctamente interpretados. La línea de 3 puntos no se introduce en la NBA hasta la temporada 79-80 (en la ABA existía desde la temporada 68-69), por lo que no tenemos una percepción real de la dificultad de los mismos.

Récords de Wilt Chamberlain

Sin embargo, este partido no es la única vez que Wilt Chamberlain estableció récords individuales que parecen ser eternos. Entre sus muchos otros logros, están el ser el único jugador de la historia del baloncesto profesional en conseguir un doble-triple-doble. Es decir, más de 20 en tres figuras estadísticas distintas. Lo hizo frente a Detroit Pistons el 2 de febrero de 1968. Sus números: 22 puntos, 25 rebotes y 21 asistencias. También posee los tres mayores promedios de anotación por partido en una temporada. En la temporada 61/62 promedió 50,4, en la 62/63, 48,8 y 60/61, 38,4.

Chamberlain ha sido el único pívot que consiguió liderar la clasificación de asistencias en una temporada en toda la historia de la NBA (1968). También es el jugador que más veces ha superado la barrera de los 50 y los 60 puntos. En su haber también destaca el récord de más rebotes en un partido (55) y en una temporada (2149, con un promedio de 27,2 por partido).

Además, hay que tener en cuenta que hay categorías estadísticas reconocidas en el baloncesto actual que no se contabilizaban en los 60’s y 70’s. Por ejemplo, los tapones y los robos. Por eso, muchos estadistas polemizan acerca de si Wilt Chamberlain habría sido capaz de alcanzar en alguna ocasión figuras estadísticas tales como los cuádruples o quíntuples dobles.

Wilt Chamberlain según sus detractores

Sus detractores, sin embargo, acusan a Wilt Chamberlain de haber sido un jugador excesivamente individualista. Le acusaban de mirar en exceso por sus números y de importarle más bien poco el resultado de su equipo. Esto podría explicar el que sólo tenga 2 anillos de campeón de la NBA. Otros momentos de su carrera podrían reflejar lo mismo. Por ejemplo, el séptimo partido de las finales de la NBA 1970, ante los New York Knicks. Willis Reed, pívot estrella de los neoyorkinos, estaba lesionado. Pero Wilt no lo aprovechó y se conformó con anotar 21 puntos. Esta actitud puede ser derivada de su paso pre-NBA por el equipo de exhibición Harlem Globetrotters. Allí funcionó como base al coincidir con otro pívot de perfil dominante, demostrando su versatilidad para adaptarse a cualquier posición dentro del terreno de juego.

Además de las aportaciones realizadas al baloncesto de manera directa con su juego y sentido del espectáculo, la aparición de un jugador como Wilt Chamberlain obligó a introducir cambios en el reglamento, como un mayor ancho de la cancha de juego o la aparición del goaltending (conocido en España como el tapón ilegal).