Monchu: un nuevo cachorro en el Camp Nou

Dicen que dentro de toda oscuridad hay siempre un pequeño rayo de esperanza. Y lo cierto es que el Fútbol Club Barcelona está pasando por uno de los lustros más complicados de su historia reciente. En un momento donde los problemas deportivos y extra deportivos están a la orden del día en el «Mundo Barça», una de las principales alegrías para la afición blaugrana son las llegadas al primer equipo de jóvenes criados en la cantera. Y el último en aparecer es Ramón Rodríguez Jiménez, más conocido como Monchu. Hoy vamos a analizar cómo juega Monchu, su posición y su futuro.

En una campaña muy atípica, se ha consagrado como una de las promesas más reales del club catalán. Como capitán del equipo, se ha echado a la espalda al Barça B, presente en el grupo tercero de la Segunda División B. Desde el punto de vista colectivo, la temporada fue muy positiva. El filial del Barça llegó a la última ronda de los «playoff exprés«, disputados en Andalucía. Lamentablemente para los intereses del Barça, el equipo de García Pimienta perdió la final ante el CE Sabadell por un ajustado 2-1.


Los equipos actuales de Monchu

Nacido en Palma de Mallorca en el año 1999, sus primeros pasos en el fútbol fueron en el CIDE, un equipo de barrio de la capital balear. Tras destacar de forma evidente, el RCD Mallorca lo incorporó a su fútbol formativo.

Antes de cumplir los 12 años, el FC Barcelona decidió firmarlo para reforzar su Infantil A. Sus inicios en Barcelona no fueron fáciles, pero después de una adaptación progresiva empezó a demostrar los motivos por los cuales los ojeadores del Barça se fijaron en él. Tras destacar en las etapas de cadete y juvenil, su debut con el Barça B llegó a sus 17 años. En un estadio mítico, el Ramón de Carranza de Cádiz.

De hecho, sus convocatorias con el filial blaugrana le privaron de disputar la final de la Youth League de ese mismo año, donde el Juvenil A blaugrana se hizo con el título tras ganar al Chelsea FC. Cabe destacar que Monchu es uno de los pocos jugadores del Barça que ha disputado esta bonita competición juvenil en tres ocasiones, llegando a la Final Four en cada una de ellas.

Debut pendiente con España y una más que probable cesión

Al contrario que otros compañeros de generación, como Riqui Puig o Juan Miranda, Monchu no ha sido internacional con la Selección Española en ninguna de sus categorías. Tan solo ha podido disputar encuentros de fútbol formativo con la Selección Catalana. Veremos si su gran campaña con el filial blaugrana y sus primeras apariciones con el primer equipo le abren la puerta de la Selección Española Sub-21, etapa a la que debería pertenecer.

Monchu fue el mejor jugador del Barça 2019-2020

El futuro más inmediato de Monchu parece estar lejos del FC Barcelona, ya que no seguirá en el filial blaugrana y no parece tener hueco en el primer equipo, con muchos jugadores en las posiciones que él ocupa. Por lo tanto, parece que la cesión será la fórmula que buscará el Barça para ofrecerle el crecimiento y la experiencia que no podrá encontrar en la ciudad condal. Antes del final de temporada, Monchu hubiera firmado con los ojos cerrados cualquier cesión a un equipo de garantías de la Segunda División.

Pero después del tremendo playoff que disputó, muchos clubes importantes de la Primera División parece que se han puesto en contacto con el Barcelona. Según prensa afín al club, equipos como la Real Sociedad, el Real Betis o el Villarreal (además de varios equipos de la Premier) ya habrían preguntado por el joven futbolista mallorquín. Actualmente, Monchu tiene contrato con el FC Barcelona hasta el 2021, ampliable dos años más. Su cláusula de rescisión es de 100 millones de euros.

Cómo juega Monchu

Monchu es un centrocampista polivalente, con unas características que le permiten desempeñar diferentes roles en la sala de máquinas. Cuenta con rigor táctico, comprensión del juego, gran lectura de las diferentes situaciones de juego y una altísima calidad técnica. Seguramente, como la gran mayoría de los centrocampistas criados en La Masía. Ahora bien, Monchu va más allá. Es un claro ejemplo de que carácter y talento no están reñidos.

Es un jugador muy completo, tanto en la vertiente ofensiva como en el apartado defensivo. A nivel psicológico, es un futbolista con una gran ambición, carácter ganador, espíritu de equipo y capacidad de trabajo puesto al servicio del colectivo. Por dichas características, en el vestuario del filial culé es un tipo muy querido y respetado. Todo un líder al que se le conoce con el sobrenombre del «Pitbull».

La llegada y el gol hacen de Monchu un jugador completísimo

Además de esto, también es un futbolista con una gran capacidad para pisar zonas adelantadas y espacios de remate. Cuando actúa de interior, cuenta con una gran capacidad para leer los espacios entre líneas, posicionarse en ellos y generar situaciones de ventaja a partir de dicho posicionamiento. En la zona de tres cuartos es un jugador determinante.

Monchu en su debut con el Barcelona en la Champions League

Tiene una gran capacidad de definición, como así lo avalan las cifras goleadoras de su última campaña en el Barça B. Por último, su buen trato con el esférico le permite ser un jugador fiable en el lanzamiento de jugadas a balón parado. Tanto de faltas laterales y córners, como de faltas destinadas al golpeo y los penaltis.

Temporada soberbia con debut en el primer equipo incluido

Además de los resultados a nivel colectivo, Monchu ha desarrollado un juego muy completo a lo largo de todo el año, erigiéndose como pieza clave en la sala de máquinas y siendo, además, máximo goleador del equipo. Casi con toda seguridad, Monchu ha sido el jugador más determinante en una campaña donde el filial culé se ha quedado a tan solo un paso de volver a la categoría de plata del fútbol español. A pesar de ello, en numerosas ocasiones ha quedado lejos de los focos mediáticos, más centrados en otros jóvenes como Ansu Fati, Riqui Puig o Ronald Araujo, estos dos últimos compañeros de Monchu durante una gran parte de la temporada.

Afortunadamente, en la mayoría de ocasiones el buen trabajo se ve recompensado. Y Monchu obtuvo el regalo más preciado el pasado sábado. Quique Setién decidió dar entrada al joven futbolista en el minuto 84 del partido ante el Nápoles. Aunque en unas circunstancias un tanto extrañas, Monchu debutó con el primer equipo del club de sus amores. En un escenario inmejorable, el Camp Nou y en una noche de Champions League. Veremos si el técnico cántabro sigue apostando por este maravilloso centrocampista y tenemos la oportunidad de seguir analizando su evolución en el fútbol profesional.

Posición de Monchu

A lo largo de su etapa en el fútbol formativo culé, Monchu ha ocupado diferentes posiciones de la sala de máquinas. En la mayoría de ocasiones se ha desempeñado como interior. En este escenario es donde él se siente más liberado para desatarse en ataque, explotando su capacidad para pisar el área rival y finalizar un gran número de jugadas. Por otro lado, si el partido demanda una mayor contención en la zona del medio campo, también es perfectamente capaz de actuar como pivote, tanto en solitario como emparejado a otro pivote.


A lo largo de todo el año, García Pimienta ha utilizado la figura del doble pivote en un gran número de ocasiones. Sobre todo fuera de casa, teniendo en cuenta las características de muchos de los equipos de la Segunda División B. En este contexto, Monchu ha sido pieza clave para garantizar el orden táctico del bloque en fase defensiva, y para ayudar en la fluidez de la salida de balón y progresión del conjunto blaugrana.

Deja un comentario