,

Darius Bazley… ¿Un nuevo pionero?

The following two tabs change content below.

David Sanchez

Apasionado del balón, sobre todo cuando es de color naranja y los partidos son de madrugada.

Tal vez su nombre no nos suene mucho. Darius Bazley es un joven jugador de baloncesto, All American, un talento por pulir que puede cambiar el baloncesto USA tal y como lo conocemos. Pero no sólo por sus capacidades baloncestísticas, si no por que puede ser un pionero para toda una generación.

Bazley había acordado ingresar el año próximo en Syracuse y empezar así su periplo universitario. Un éxito para la Universidad y un jugador muy prometedor que moldear bajo la mirada de Jim Boeheim. Todo esto suena muy bien ¿verdad?

Darius Bazley, del instituto a la G-League

Pues abróchense el cinturón que llegan curvas. Darius ha decidido romper su compromiso con Syracuse para dar el salto de manera directa al profesionalismo, a la G League, la Liga de Desarrollo de la NBA, y después presentarse al draft de 2019.

Anuncio de Darius Bazley de su paso a la G League

Así anunció Darius Bazley su decisión a través de las redes sociales. twitter.com

Alguno dirá que menuda novedad… Ya ha habido jugadores que fueron a ligas extranjeras antes de presentarse al draft y cumplir así con la regla del One and Done (para aquellos que no lo sepan, todo jugador que quiera presentarse al Draft debe hacerlo habiendo pasado un año desde su graduación en el instituto). A la memoria nos pueden venir nombres como Jennings (un año en Italia y elegido el numero 10 del draft) o Mudiay (fue a China y volvió a casa siendo el 7º pick). ¿Qué hace especial la historia de Bazley? Que ha elegido jugar en la G League.

Qué es la a G League

Logo de la NBA G League, a la que irá Darius Bazley.

Logo de la G League o Liga de Desarrollo. nba.com

Si usamos su nombre completo quizás nos suene más: NBA Gatorade League. La Liga de Desarrollo impulsada por su hermana mayor cada vez gana más, tanto en atención como en importancia. Y esto se ve en que muchos jugadores NBA actuales han pasado por ella, e incluso en algunos casos se ha visto jugadores que antes de volver de una lesión han tenido minutos en el equipo de esta liga al que está asociado su franquicia NBA. Darius Bazley ha declarado en algunos medios que para él “es lo más cercano a jugar en la NBA y que le servirá mucho más que yendo al extranjero”. Y, sobre todo, porque recibirá un salario, algo que muchos en la NCAA vienen reclamando (más abajo hablaremos de ello).

Otro jugador "conocido" que como Darius Bazley jugó en la G League.

Nate Robinson pasó de la NBA a la G League. hoopshype.com

Esto también es un espaldarazo a la Liga de Desarrollo, uno de los fetiches que más mimo recibe del comisionado Adam Silver, quien siempre ha tomado iniciativas por convertirla en algo parecido a lo que en su día fue la NFL Europa: un banco de pruebas de primer nivel y paso previo para futuras estrellas de la liga.

Qué ocurre con la NCAA

Es obvio que esto no supone nada a corto plazo para la NCAA, pero sí aviva aún más el debate sobre el amateurismo de los deportistas. Desde hace tiempo se viene pidiendo que los jugadores puedan no sólo tener una beca para sus estudios, si no ingresos por jugar al baloncesto, algo prohibido por el reglamento de la NCAA (no pueden tampoco aceptar ni regalos ni ningún tipo de beneficio económico, bajo riesgo de expulsión). Pero claro, algo chirría en este tinglado.

Y es que la NCAA se lucra con grandes contratos televisivos, explotando el merchandising de sus estrellas universitarias, entradas, contratos con marcas deportivas para sus indumentarias… hablando en plata una pasta (el torneo por antonomasia, el famoso March Madness, vendió sus derechos a las empresas CBS y TBS hasta 2032 por $8.800 millones).

El dinero que reciben los entrenadores, el que quiere Darius Bazley en la G League.

Mike Krzyzewski es el entrenador universitario mejor pagado. usatoday.com

¿A dónde va gran parte de ese dinero? Pues principalmente a pagar los sueldos de los grandes entrenadores, aquí podéis ver el Top 5 publicado por USA Today, encabezado, cómo no, por Coach K. Otras Universidades gastan ese dinero en “centros de alto rendimiento”, como por ejemplo Minnesota, que se ha dejado 166 millones de dólares en un moderno complejo deportivo para sus equipos. Pero… ¿Y los jugadores? Pues los principales protagonistas del cotarro no ven ni un sólo centavo. Nada. Y muchos no pueden permitirse jugar sin cobrar.

El caso de Ben McLemore

Para ilustrar esa situación de necesidad hablaremos un poco del actual jugador de Memphis. Él ha reconocido en entrevistas durante estos años que decidió dar el salto al Draft por los apuros económicos de su familia. Y no es el único, hay (y ha habido siempre) casos así en la NBA.

Un ejemplo de lo que Darius Bazley quiere evitar en la G League.

McLemore fue seleccionado por los Kings en 2013. gettyimages.com

Sin embargo, esta decisión de Darius Bazley puede hacer que muchos jugadores que apuntan a estrellas universitarias decidan pasar por la Liga de Desarrollo antes del Draft, lo que dejaría a la NCAA con un palmo de narices. ¿Ha llegado el momento de cambiar el modelo amateur en USA? El tiempo lo dirá.