Louis Van Gaal: historia de un entrenador de época

Equipos entrenados por Louis van Gaal

Louis van Gaal es, sin duda, un personaje especial en el mundo del fútbol, que no dejó a nadie indiferente y cuya trayectoria habla por sí sola. Sus títulos le avalan, su forma de ser, sus opiniones, sus discursos y su pasión por este deporte.

Si bien de jugador no triunfó como de técnico, curtirse en la Holanda de los 70 le ayudó en su forma de jugar y de pensar, qué mejor lugar que ahí para aprender. Se retiró en 1987, sin haber debutado en el Ajax de sus amores y sin haber llegado a la selección.

La esencia de Van Gaal

Como todo holandés, el carácter ofensivo predominaba sobre el resto, y así se veían plasmados sus planteamientos. Sus equipos tienden a llevar la iniciativa, es partidario de usar 2 extremos para abrir y ampliar el campo y la posesión. En muchas ocasiones, ha sido criticado por ser excesivamente estricto e inflexible, fuera y dentro del campo, lo que le ha llevado a protagonizar numerosas polémicas con la prensa. A veces era un témpano de hielo y al día siguiente una olla hirviendo. Sin duda, poseía un carácter singular, pero los jugadores le respetaban y también le querían, por su fuerte cercanía y compromiso.

Como bien indicó el propio Louis, su ídolo y referencia siempre ha sido Rinus Michels, como la mayoría de técnicos holandeses. Al igual que con Johan Cruyff, el 3-4-3 era uno de sus modelos predilectos, y es uno de los principales exponentes del juego de posición, que a día de hoy siguen practicando Barça y Ajax.

El carácter de Van Gaal, un técnico prematuro

La idea de entrenar a un equipo ya rondaba en la cabeza del joven Louis antes de retirarse de corto, y nada más colgar las botas recaló en las inferiores del AZ Alkmaar. Fue tal su impacto que pronto se convirtió en el técnico asistente del primer equipo, dirigido por Hans Eijkenbroek.

Louis van Gaal entrenando a niños en Holanda

Louis van Gaal entrenando a niños. Imagen de ING Nederland.

Cambiaba los entrenamientos, se involucraba de lleno en la táctica, e iba imponiendo poco a poco su fuerte personalidad. Todo ello le valió para volver al seno de sus pasiones, en Amsterdam, llegando a ser asistente del gran Leo Bennhakker.

Equipos entrenados por Louis Van Gaal

Tras dos buenas temporadas de segundo técnico, Beenhakker fichó por el Madrid, y el turno era para el joven Van Gaal, sin apenas experiencia, pero con las ideas muy claras. Era 1991.

Van Gaal y su histórico Ajax

Su primera temporada no fue más allá de una Copa de la Uefa, lo suficiente para darle tiempo al equipo en adaptarse a un técnico tan exigente. Sus tres pilares tras un año en la capital holandesa eran la comunicación, el trabajo físico y la idea del colectivo. El sistema siempre estaba por encima de cualquier jugador o súperestrella.

Su plantilla era joven, pero jugadores como Clarence Seedorf o Edgar Davids empezarían a sumar minutos, acompañados de los fichajes de Overmars y Litmanen. En los siguientes años el fútbol desplegado y el atractivo de este le llevaron a lograr 3 Eredivisies seguidas (94-95-96) rompiendo así con el dominio del PSV.

Un Ajax legendario

Uno de los puntos de inflexión de este Ajax ocurrió en la 93-94, cuando Frank Rijkaard regresó de Milán. Fue clave en el desarrollo del 3-4-3, ejerciendo de timón en el mediocentro. Un dibujo que se asentaría en la 94-95, con Clarence Seedorf y Patrick Kluivert. Ganaron la Eredivise sin perder ni un solo partido, su exquisito fútbol maravilló a toda Europa.

Alineación del Ajax en la Final de la Champions League 1995-96.

Alineación del Ajax en la Final de la Champions League 1995-96.

Entonces llegaría el clímax del Ajax de Van Gaal con la Champions de 1995.  Fue ante el Milan de Capello en Viena, al que había ganado esa misma edición por partida doble en fase de grupos. Fue un partido de matrícula que le otorgaba al Ajax su cuarta y hasta el momento última orejona. Louis van Gaal era el mejor entrenador del mundo.

La 95-96 empezó con una Supercopa de Europa y una Intercontinental, y las sensaciones eran de poderío absoluto. Y de nuevo ahí estaba el Ajax de Van Gaal, en la final de la Champions, pero esta vez esperaba la Juve de Marcello Lippi. Los holandeses no pudieron desplegar su mejor juego y la táctica de los italianos les desesperaban por momentos. Todo se decidió en la tanda de panaltis, donde la suerte acompañó a los «bianconeri». A partir de ahí, todo cayó en picado, Van Gaal se quedó sin medio equipo. La 96-97 fue desastrosa en cuanto a títulos, no en cuanto a juego, pero Europa jamás olvidaría el fútbol que los de Van Gaal le había regalado.

El Barça más holandés

Siguiendo los pasos de Johan Cruyff, el holandés no tardó en llamar la atención de la directiva azulgrana, y en 1997 aterrizó en la Ciudad Condal. Sus ideas estaban muy claras, llenar el club de compatriotas, que ya en el Ajax habían comprendido su forma de pensar y que podrían ayudar al equipo. En su primer año, doblete nacional, con estrellas como Figo, Rivaldo, Guardiola o Luis Enrique. En la segunda temporada llegaron aún más holandeses. Kluivert, Cocu, Zenden y los hermanos De Boer, quienes ayudaron a conseguir otro título de Liga.

Sin embargo, a la tercera fue la vencida, pero al revés. Se quedaron a 0 y tanto afición como prensa dejaron de creer en este proyecto, fue el propio Van Gaal quien dimitió en el año 2000. En este periodo hizo debutar a Xavi Hernández y Carles Puyol, y uno de sus asistentes fue José Mourinho.

El paso de Van Gaal con Holanda

En julio del 2000 fue nombrado seleccionador de su país, pero el sueño acabó pronto tras no clasificar a «los tulipanes» para el mundial de 2002, acabó dimitiendo. Volvería en 2003 a su país de origen como asesor del Ajax, pero una disputa interna con Koeman le hizo marchar. En 2005 entrenó al AZ Alkmaar, donde se clasificó un par de veces para la Copa de la Uefa y donde consiguió una Eredivise en 2009. Fue su relanzamiento a la élite.

Louis van Gaal, durante su etapa en el Bayern Munich.

Louis van Gaal, hablando con Lahm. Imagen de Grzegorz Jereczek.

Quién diría que las segundas partes nunca fueron buenas, pues en 2012 la federación holandesa volvería a contar con él, y le fue bastante mejor. No perdió ni un partido en el camino clasificatorio a Brasil. En ese Mundial perdió en semifinales desde los 11 metros ante la Argentina de Messi, pero dejó partidos memorables como el 5-1 a España. Tras obtener el bronce, dejó la «orange».

El regreso de Van Gaal a la Ciudad Condal

Volvió pisando fuerte deshaciéndose de Rivaldo, Abelardo y Sergi, pero no pudo fichar lo que quiso. Vinieron estrellas como Riquelme o Mendieta y debutaron Valdés, Iniesta, Sergio García y Fernando Navarro. Como ya ocurría en Amsterdam, la importancia de la cantera era vital, y más en Barcelona. La temporada fue un fracaso y no llegó ni a febrero. En Can Barça siempre se quedaron con ganas de ver levantar a otro técnico holandés la Champions, no pudo con la presión.

La etapa bávara de Van Gaal

Nada más llegar, doblete nacional de Liga y Supercopa, pese al zozobrante inicio de temporada, nada mal. Además, estuvo a muy poco de levantar su segunda orejona, pero se topó en la final de Madrid en 2009 con el Inter de Mourinho (2-0), su antiguo asistente. En las 2 siguientes temporadas el equipo no dio para más, cayendo en fases tempranas de Champions y sin clasificarse para esta misma en Bundesliga. Una destitución más para él en abril de 2011.

Van Gaal en el Manchester United

Llegó en la temporada 14-15 de la mano de grandes fichajes del club como Ángel Di María, Radamel Falcao o Ander Herrera. Sin embargo y pese a la gran plantilla que tenía, firmó su peor inicio de temporada en los últimos 28 años. Pero su experiencia en los banquillos se vio reflejada en sus propios jugadores, quienes le dieron la vuelta a la tortilla y consiguieron una merecida cuarta plaza.

Su segundo año no mejoraría mucho, fuera de los puestos de Champions y eliminados ese mismo año en fase de grupos. Consiguió la FA Cup al vencer 2-1 al Crystal Palace, Dos días después, el 23 de mayo, fue cesado como entrenador del Manchester United. Esta sería su última andadura en el fútbol profesional, al que tanto ha dado y al que tanto amaba.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *