Los One Season Wonders de los últimos años

Hoy vamos a elaborar una lista de los jugadores que rindieron a un altísimo nivel durante una temporada y nunca más vimos este rendimiento en los años venideros. Es decir, futbolistas One Season Wonder (milagro de una temporada) de la década.

Luciano Vietto (Villarreal, 2014-15)

La dirección deportiva del Villarreal se fijó en un joven ratoncito de aérea que estaba dando que hablar en Argentina. Vietto llegó al Villarreal, y de la mano de Marcelino realizó una increíble campaña.

Un repertorio amplísimo de desmarques unido a un gran acierto goleador (20 goles), llamó la atención del Cholo, que lo firmó para el Atlético en un traspaso cercano a los 20 millones de euros. Sin embargo, en Madrid nunca llegó a encontrar su sitio. Tras nefastas cesiones a Sevilla, Valencia y Fulham, donde ha acusado una evidente falta de gol, hoy se encuentra en Portugal en las filas del Sporting.

Aleix Vidal (Sevilla, 2014-15)

El jugador catalán llegó a Nervión en 2014 y enseguida se convirtió en una pieza muy importante para Emery. Una potencia y velocidad espectacular hicieron que Aleix se hiciera fijo en la banda derecha, jugando el final de temporada de una manera espectacular en el lateral. Para recordar las semifinales de Europa League ante la Fiorentina, donde el velocista catalán dio una auténtica exhibición ganando prácticamente sólo la eliminatoria.

Aleix Vidal nunca demostró en el Barcelona su nivel de Sevilla.
Imagen de Олег Дубина.

Estas actuaciones le sirvieron para ir a la Selección, pero sobre todo para que el Barcelona se fijase en él. Es verdad que empezó con desventaja al no jugar hasta enero por la sanción que acarreaba el club, pero nunca se llegó a afianzar en el equipo. Probablemente el estilo de juego culé nunca le benefició, ya que se le notaban las carencias en un fútbol posicional. Tras volver sin suerte a Sevilla, hoy se encuentra en el Alavés, donde sí está teniendo más protagonismo, pero lejos de aquel nivel.

Tiémoué Bakayoko (Mónaco, 2016-17)

Todos fuimos muy aficionados de ese Mónaco de Jardim que enamoró a Europa en aquella edición de la Champions. Nombres como Mbappé, Falcao y Bernardo Silva creaban un fútbol total respaldados por dos hombres: Fabinho y nuestro One Season Wonder, Bakayoko.

El poderoso centrocampista francés reunía todas las capacidades de un buen pivote: fuerte, bueno tácticamente, gran juego aéreo… Unas características que le llevaron al campeón Chelsea, donde se juntaría con su compatriota Kanté. Sin embargo, nunca contó para Conte en un complicado año y fue incluso objeto de mofa ante una aparente falta de calidad con el balón. Tras una cesión al Milan sin pena ni gloria, actualmente se encuentra en Mónaco de nuevo, donde quiere recuperar su mejor versión que vimos en El Principado.

Michu (Swansea, 2012-13)

Miguel Pérez Cuesta, conocido futbolísticamente como Michu era un espigado segundo punta español que probó suerte en las islas, llegando a un club que estaba forjando una colonia española, el spanish Swansea.

Michu firmó una espectacular temporada 2014-15 con el Swansea City.
Imagen de Benjamin Blackler.

En el club galés, el asturiano hizo historia. Con el 9 en las espalda y tras 18 goles en 35 partidos durante su primera temporada, se convirtió en un héroe para la afición. Una leyenda que se incrementó al conseguir un título para el club, la Copa de la Liga. Sus testarazos y forma de jugar encajaban perfectamente con la indiosincrasia del fútbol británico. Este altísimo nivel provocó que su nombre empezase a aparecer en las convocatorias de la Selección, llegando a debutar en 2013.

Sin embargo todo se torció. Una lesión de tobillo que, como aseguró en una entrevista, aún hoy le duele, lastró su carrera. Tras no tener fortuna en Napoles aterrizó en Oviedo, club del que se retiró con tan solo 31 años y del que pasó a formar parte de la dirección deportiva.

Danny Drinkwater (Leicester, 2015-16)

Uno de los héroes del milagro del Leicester. Drinkwater sobresalió el año del título de los foxes, formando pareja de baile con Kanté. Fuerte y expeditivo, creaba una muralla en el centro del campo de la que pocos rivales lograban sobrepasar. Aunque su nivel fue decreciendo, desde la directiva del Chelsea pensaron que sería una gran idea la de incluirlo en sus filas.

No obstante, Drinkwater no dio el nivel esperado, contando con escasas oportunidades en el conjunto blue. Actualmente se encuentra cedido en el Burnley, un club que lucha por la permanencia en Premier, siendo el caso de Drinkwater uno de los más evidentes de jugador flor de un día.

Deja un comentario