,

Cómo juega Zion Williamson: el nº1 del draft 2019 de New Orleans Pelicans

Cómo juega Zion Wiliamson

Ya han pasado más de dos semanas desde el final del March Madness. Después de sorpresas, emociones y, sobre todo, mucho baloncesto, se ha acabado la locura en la NCAA. El colofón a este gran torneo lo ha puesto la Final Four de Minnesota, que coronó a la universidad de Virginia como campeona nacional. Ahora la atención la centra el draft. Por ello analizamos cómo juega Zion Williamson, el gran candidato al número 1.

En la mencionada Final Four no estuvo, por sorpresa para muchos, Duke. Los Blue Devils han sido el equipo preferido de la mayoría del público durante esta temporada. Eran los grandes favoritos para hacerse con el campeonato. Sin embargo, cayeron en el Elite Eight ante Michigan State. Este fue el último partido en la liga universitaria de R.J. Barrett, Cam Reddish… y Zion Williamson.

Williamson será, salvo sorpresa, el próximo número uno del Draft. Su impacto en su único año en la NCAA ha sido inmenso. Sus highlights han dado la vuelta al mundo y se ha generado una gran expectación acerca de su futuro en la NBA. El alero de todavía 18 años (tendrá 19 cuando debute en la liga) es una de las mayores sensaciones adolescentes que ha habido en mucho tiempo en Estados Unidos.

Cómo juega Zion Williamson

De hecho, hay quien compara su impacto en los medios y en los aficionados al ocasionado por LeBron James en sus años de instituto. No obstante, Zion no es solo un fenómeno de masas. Es un jugador de baloncesto con unas grandes condiciones para triunfar entre los mejores. Y también, por supuesto, con varios aspectos que necesita mejorar. Y es precisamente de eso, de sus virtudes y defectos, de lo que hablaremos hoy, analizando cómo juega Zion Williamson.

RJ Barrett y Zion Williamson en los Duke Blue Devils

Sin duda, lo que más destaca de Zion Williamson es su físico sobrenatural. Es un alero/ala-pívot de 201 cm y 129 kg con la explosividad de un base de 190 cm. Pese a todo el peso que tiene que mover, es sorprendentemente rápido y hábil. Además, cuenta con un gran salto vertical, tanto a un pie como a dos. Esto es algo excepcional entre jugadores de su peso, que suelen tener un salto muy limitado. Por si fuera poco, es capaz de saltar mucho sin necesidad de tomar carrera, lo que hace que sea muy difícil de parar cuando entra en la zona. En definitiva, su físico es algo que jamás habíamos visto antes sobre una cancha de baloncesto.

Cómo juega Zion Williamson en ataque

Precisamente, su capacidad atlética lo convierte en un verdadero peligro cuando se acerca al aro. Aprovecha el mínimo espacio para hundir la pelota en la canasta con mucha fuerza. Posee un primer paso muy rápido que le permite desbordar a su defensor en las penetraciones. Cuando finaliza con oposición, puede mantenerse en el aire para evitar el tapón del rival. El control que tiene de su cuerpo juega un papel muy importante en sus fantásticos porcentajes de lanzamientos dentro de la zona.

Pese a su potencia y explosividad, tiene un buen tacto para anotar bandejas con efectividad. No teme el contacto. De hecho, es muy agresivo en las entradas a canasta. Gracias a ello, provoca muchas faltas a su favor. Visita la línea de tiros libres 6,2 veces por encuentro.

Williamson tiene potencial para convertirse en un gran anotador. En su primer y único año en la NCAA ha promediado 22,6 puntos por partido. Además, lo ha hecho con un porcentaje de acierto en tiros de campo del 68%. Es difícil que estos números se trasladen de la noche a la mañana a la mejor liga del mundo. Sin embargo, Zion ya ha demostrado tener recursos más allá de su poderoso físico. Puede anotar por elevación sin necesidad de llegar hasta el aro. También ha sumado algunos puntos desde la media distancia y, aunque aún no es muy eficiente, ha logrado ser una amenaza desde la línea de tres. ¿Cómo juega Zion Williamson? Como un jugador total.

Físico explosivo con mucha técnica

Durante su año en Duke, ha mejorado de forma considerable tanto técnica como tácticamente. A día de hoy, cuenta con un buen manejo de balón para su tamaño. Esto le ha permitido, junto a sus cualidades atléticas, ser letal en transición. Además, ha añadido a su arsenal un rápido reverso que le ayuda a zafarse de sus defensores en las penetraciones.

Zion Williamson con Duke

Ha dado un paso adelante en la toma de decisiones, convirtiéndose en un buen pasador y mejorando en sus habilidades como playmaker. Lee bien las defensas rivales, no se agobia cuando se le presiona mucho y no le cuesta soltar la pelota. En definitiva, no es egoísta e involucra a sus compañeros en el juego del equipo.

Cómo juega Zion Williamson en defensa

Si ya hemos dicho que el potencial de Williamson en ataque es inmenso, su defensa no es para menos. Se anticipa muy bien a lo que va a hacer el rival, logrando de esa forma un gran número de robos (2,1) y tapones (1,8) por encuentro. Su desplazamiento lateral es realmente rápido, por lo que es muy difícil rebasarle en el uno contra uno. Además, gracias a sus fantásticas condiciones físicas, supone una amenaza intimidatoria para cualquier jugador que ataque el aro.

¿En qué debe mejorar Zion Wiliamson?

Pese a que está mejorando progresivamente en este aspecto, Zion necesita convertirse en un tirador mucho más fiable. Su mecánica es muy poco ortodoxa y su tiro demasiado plano. Le cuesta mucho convertir tiros en movimiento. Desde el triple NCAA (6,32 metros), solo ha conseguido anotar un 33,8% de sus lanzamientos. Lo ha hecho con un volumen de tiro muy bajo, probando suerte 2,2 veces por partido.

Si le ha costado anotar en la liga universitaria, lo lógico es que lo veamos convirtiendo pocos tiros la próxima temporada desde el 7,24 de la NBA. Además, no le es nada fácil crearse sus propios lanzamientos a través del bote. Otra cosa en la que necesita mejorar es en su efectividad en los tiros libres. Ha anotado solo un 64% de los intentos que ha tenido desde la línea de 4,60.

Es cierto que Zion tiene potencial para convertirse en un defensor magnífico. No obstante, también es cierto que no siempre se muestra tan concentrado en este lado de la cancha como debería. Aunque muchas veces compensa su falta de esfuerzo con sus habilidades atléticas, hay acciones en las que su falta de esfuerzo acaba perjudicando a sus compañeros. Su ansia por robar y taponar balones ha hecho que, en más de una ocasión, la defensa de su equipo se haya visto en desventaja. Además, se ha llegado a apreciar una falta de intensidad por su parte a la hora de rotar, llegando tarde a puntear algunos tiros.

Tacko Fall vs Zion Williamson

La ventaja de su físico se reducirá en la NBA

A pesar de haber dado un paso adelante, el forward aún necesita mejorar sus dotes como creador de juego. Durante su año en Duke, en ocasiones ha perdido el control del juego debido a sus limitaciones en este aspecto. Necesita ser menos predecible para que la tarea de defender a él y a su equipo sea todavía más complicada. A lo largo de su carrera, siempre se ha enfrentado a físicos muy inferiores al suyo. Pero esto cambiará a partir del año que viene. Tendrá que empezar a lidiar con algunos de los jugadores más atléticos del planeta y no le será tan sencillo anotar ante ellos.

¿Cuál es el verdadero potencial de Zion Williamson?

El mayor temor acerca del futuro de Zion Williamson en la NBA es su alto riesgo de sufrir lesiones. Para una persona de 201 cm y 130 kg, jugar 82 partidos en menos de seis meses puede suponer una gran carga para sus piernas. La gran incógnita respecto a esto es saber si podrá hacer una larga carrera en la liga sin sufrir percances graves. La lógica nos dice que es muy improbable. Sin embargo, también nos decía que no podría existir jamás alguien de sus características. Lo ideal sería que intentara bajar algo su peso, aunque su poderío físico podría verse ligeramente reducido.

Exceptuando las lesiones, este análisis de cómo juega Zion Williamson le presenta como casi estrella sí o sí. Vive al máximo cada segundo de baloncesto. Es muy competitivo y no para de luchar en ningún momento excepto, como ya hemos dicho, en algunos tramos defensivos. Dejarse la piel en la pista es necesario para cualquier jugador que aspire a ser una estrella. Sin embargo, la temporada NBA consta de 82 partidos, en los que deberá ir gestionando sus esfuerzos para evitar un cansancio que pueda desembocar en lesiones. El hecho de jugar todos los encuentros como si fuera el último puede pasar factura hasta al físico más privilegiado.

Nº1 del draft, ¿y después?

Zion Williamson será número uno del Draft. No hay casi ninguna duda al respecto. La expectación generada alrededor de su figura va a generarle una presión que, tal vez, no ha tenido ningún recién llegado a la liga en la última década. Por otro lado, sus condiciones para jugar a este deporte serán su mayor arma en la lucha por no decepcionar a nadie o, quién sabe, incluso sorprendernos a algunos. Poca gente esperaba que rindiera al nivel en que lo ha hecho en la NCAA. Hace un año, había quien no lo colocaba en el top 3 del sorteo universitario. Así que él ya sabe lo que es superar las expectativas de millones de personas. Aunque el listón está ridículamente alto en esta ocasión. ¿Logrará pasar por encima de él?

Estadísticas 2018-19 de Zion Williamson en la NCAA

  • 30 minutos.
  • 22.6 puntos.
  • 8.9 rebotes.
  • 2.1 asistencias.
  • 68% en TC.
  • 34% en T3.

Mejores jugadores que se presentan al draft 2019 de la NBA

Bol BolRomeo LangfordCam ReddishNassir Little
Ja MorantR.J. BarrettSekou DoumbouyaCoby White
Zion WilliamsonGoga Bitadze
Quién escribe
Jordi Ribera

Lee más artículos míos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.