Nico Mannion: un líder de sangre mediterránea

En todos los Drafts, siempre encontramos a una serie de jugadores con un perfil muy mediático. En el caso del último, Zion Williamson es el mejor ejemplo de ello. Sin embargo, otros prospects como su compañero en Duke R.J. Barrett o Bol Bol también han tenido mucho seguimiento en las redes sociales. En el próximo sorteo universitario, LaMelo Ball será la figura más conocida por el público general. Pero además de él, jóvenes promesas como Cole Anthony o Nico Mannion son muy seguidas. Precisamente de cómo juega Nico Mannion hablaremos hoy.

Este base italiano-estadounidense ha sido una de las grandes sensaciones del baloncesto de instituto de Estados Unidos en los últimos años. Ahora, con algo menos de expectación alrededor de su figura que hace unos meses, afronta su primera (y probablemente única) temporada en los Arizona Wildcats. Hoy por hoy, aspira a ser top 10 del Draft 2020.

Cómo juega Nico Mannion

Nico Mannion es un base de 191 cm (al igual que con Cole Anthony, siendo generosos) y 79 kg. Lo más destacable de su juego es su innegable talento ofensivo. Cuenta con un buen manejo de balón que, sumado a un buen cambio de ritmo, le ayuda a rebasar a sus defensores en penetraciones a canastas. Es muy creativo a la hora de generar, tanto para él como para sus compañeros.

Nico Mannion triunfa en la NCAA con los Arizona Wildcats.

Controla bien los tiempos del partido, siendo agresivo sin forzar demasiado en ciertas ocasiones. Toma buenas decisiones, pues es consciente de cuándo debe buscar el aro y cuándo buscar ventajas para sus compañeros. Tiene una fantástica visión de juego, por lo que suma un buen número de asistencias por encuentro. Es productivo tanto en transición como en estático. Además, no solo produce con el balón en sus manos, sino que también lee el juego a la perfección sin él.

Cómo juega Nico Mannion en ataque

El nuevo base de los los Wildcats tiene potencial para convertirse en un buen anotador. A lo largo de su etapa en high school ha demostrado ser capaz de sumar puntos de muchas formas distintas. Como ya hemos dicho, su buen manejo de balón y su potente cambio de ritmo le ayudan a la hora de romper a sus defensores y finalizar cerca del aro. Además, es muy habilidoso con ambas manos, lo cual le facilita las mismas finalizaciones.

En cuanto al tiro, puede encestar desde prácticamente cualquier sitio y de cualquier manera. Anota tanto en catch & shoot como sobre bote, lo que le convierte en una seria amenaza desde más allá del arco. Todo parece indicar que se adaptará bien a la línea de 7,25 de la NBA pese a su 34% de acierto en la NCAA. También suele ser efectivo desde la media distancia y bastante fiable desde el tiro libre, desde donde anota un 81% de sus lanzamientos.

Cómo juega Nico Mannion en defensa

Pese a que no es, ni mucho menos, su mejor virtud, Nico Mannion siempre se implica en tareas defensivas. Sin tener un físico brillante, utiliza la anticipación como su mejor arma en este lado de la cancha. Cubre realmente bien las líneas de pase. Por esa razón, rara vez se marcha de un partido sin haber robado, al menos, una pelota. Promedia 1,1 recuperaciones en Arizona.

Su agresividad (controlada) y competitividad le ayudan tanto en este aspecto como en otros. Por ejemplo, esa energía acaba provocando muchas faltas a favor en ataque. Pese a su juventud, ha demostrado ser un buen líder, pues tiende a anteponer el éxito colectivo al individual. Algo que, precisamente, brilla por su ausencia en muchos jugadores de su edad.

¿En qué debe mejorar Nico Mannion?

El físico de este jugador no es el ideal para competir en la mejor liga del mundo. No es especialmente alto y, además, su envergadura es de solamente 190 cm. La poca longitud de sus brazos le obliga a crear algo más de espacio para lanzar que la gran mayoría de los jugadores a los que se enfrenta. Es un buen atleta, pero no es tan explosivo como un base promedio en la NBA.

Su cambio de ritmo es fantástico. Sin embargo, no es especialmente rápido, por lo que no puede ser letal en contraataques y penetraciones al aro. Como ya hemos dicho antes, Mannion pesa solamente 79 kg. Por lo tanto, necesita más músculo. Se verá obligado a ganar fuerza de cara a su llegada a la competición norteamericana. Tendrá que mejorar físicamente si quiere que su éxito no dependa exclusivamente de su talento.

Como hemos matizado anteriormente, Nico Mannion no brilla precisamente por sus cualidades defensivas. Ha crecido algo en este aspecto en los últimos años, pero todavía tiene mucho por mejorar. Una mejora que va ligada, de hecho, a lo que hemos comentado en el párrafo anterior. Si no mejora a nivel físico, difícilmente logrará convertirse en un buen defensor. A día de hoy, es un defensor perimetral mediocre, especialmente cuando se encarga del jugador con balón. Suele ser rebasado con cierta facilidad pese a que él pone interés y entrega en esta faceta del juego. La principal razón por lo que esto ocurre es su ya comentada falta de rapidez. Su desplazamiento lateral es lento para un jugador de su tamaño, lo cual aprovechan los bases rivales.

Las opciones de Nico Mannion en el Draft 2020 y en la NBA

Este base nacido en la ciudad italiana de Siena puede tener un gran futuro por delante. En un Draft lleno de talento en su posición, puede acabar siendo una de las diez primeras elecciones. Nico Mannion ha demostrado que, con mucho trabajo y la calidad que atesora, puede llegar a ser un titular sólido en la mejor competición del planeta. Parece difícil que pueda llegar a ser una gran estrella, principalmente por sus limitaciones físicas. Sin embargo, cuenta con otras virtudes que le pueden hacer triunfar en el baloncesto profesional. Ah, y una capacidad de liderazgo con la que piensa comerse el mundo.

Mejores jugadores que se presentan al draft 2020 de la NBA

LaMello BallCole AnthonyAnthony Edwards
Jaden McDanielsIsaiah StewartJames Wiseman
Théo MaledonNico MannionTyrese Maxey

Deja un comentario